Abrir menú principal

Discurso de Cristina Fernández en el acto de presentación del Digesto Jurídico Argentino

Esta página forma parte de los Documentos históricos contenidos en Wikisource.


Discurso de la Presidenta de la Nación Argentina, Dra. Cristina Fernández de Kirchner, en el acto de presentación del Digesto Jurídico Argentino. 12 de julio de 2011.



Muchas gracias, muy buenas noches a todos y a todas; señor presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación; señora vicepresidenta, que tambièn nos acompaña: la verdad es que hoy es un día en el cual me siento muy completa en todo lo que ha sido mi carrera, digamos, como abogada, como constituyente, como legisladora y ahora como Presidenta. ¿Por qué? Porque realmente, estas son - las que ustedes tienen aquí - las 32.204 leyes, que tenía el sistema jurídico argentino, no digamos en vigencia porque habían algunas que no lo estaban, pero lo cierto es que no había posibilidad cierta por parte de quienes requieren la aplicación de la ley – desde la carrera profesional de abogados, hasta obviamente la obligación de la administración de Justicia, por parte de magistrados – de contar con una norma fundamental que, inclusive, se había impuesto como obligación, y por eso digo como constituyente, en 1994.

La reforma de 1994 de la Constitución incluía esto como obligación del Congreso, en realidad ahí estuvimos un poquito lerdos los constituyentes, debo decirlo, porque muchos éramos legisladores y sabíamos que era imposible que el Parlamento – y por favor, esto no es ningún ataque al Parlamento – simplemente por la magnitud de la tarea que se pudiera hacer desde un cuerpo legislativo, es imposible, esto requiere de cuerpos ejecutivos y además de una sistematización y de un equipo de juristas, de asistentes, de técnicos que excede con amplitud las posibilidades que tiene el Parlamento.

De hecho era una obligación que se impuso en 1994 y recién la estamos cumpliendo en este año 2011, en el que me siento muy orgullosa de haber firmado el proyecto de ley, remitiendo a nuestro Congreso de la Nación el Digesto, el primer Digesto Argentino, desde que somos país, o sea este es el primer cuerpo normativo desde 1853 a la fecha y contempla las 32.204 que había, de las cuales solamente han quedado en píe 3.134 eran exactamente. ¿No, ministro? Para no olvidarme los números, menos del 10 por ciento. Algunas perlitas: vieron que estaba anotando Zanini, me estaba anotando una Ley 94, del año 1864, en la cual se penaba con prisión de hasta diez años a aquellos funcionarios públicos que azotaran gentes. Sí, parece ser que hubo, en algún momento, alguna costumbre de que los funcionarios públicos azotaran gentes. Miren como estamos de bien, veamos los avances maravillosos que hemos hecho y eso que algunos se enojan por ahí porque los critico nada más. Fíjense que hubo, en algún momento, alguien que por ahí tenía posibilidad de azotar o había azotado porque evidentemente si hubo una norma es porque antes hubo alguien que azotó, siento funcionario e hizo necesario que se sancionara una norma. Esto para la risa, ahora, que ha pasado tanto tiempo; otros no tanto para la risa, todavía estaba vigente el decreto ordenando los fusilamientos, del año 1956, en los cuales fueron fusilados los Generales Valle y el Coronel Cogorno y otros oficiales y suboficiales del Ejército Argentino, todavía estaba vigente, así que si por ahí a alguno se le hubiera ocurrido andar buscando alguno que no había sido fusilado andaba facultado entre comillas, por supuesto, para ejecutarlo.

Pero son algunas de las perlitas con las cuales nos encontramos y finalmente hoy estamos concretando esto, que además se ha sistematizado. Esto ha demandado una gran tarea porque en realidad no ha sido tan fácil. En el año 1999, el Gobierno de la Alianza contrató los servicios de la Universidad Nacional de Buenos Aires, luego hubo algunos problemas, hay una causa penal, pero no vamos a hablar de las cosas que no salieron bien, vamos a hablar de las que sí salieron bien y en las que trabajaron 200 profesionales, desde el año 2005-2009, que empezaron a trabajar cuando decidimos pedirle a la Facultad de Derecho finalmente todo lo que había sido el soporte digital, porque transcurría el tiempo, no se entregaba el trabajo, ya se había pagado buena parte del trabajo, si no todo y entonces pedimos el soporte digital para precisamente hacer el ordenamiento y lo hicimos aquí con personal contratado, pero con personal propio también del Poder Ejecutivo y hoy podemos decir, con mucho orgullo, porque esto es un inmenso acto de calidad y de orden institucional, esto es una verdadera y auténtica política de Estado, esto es el ordenamiento jurídico plasmado, remitido al Parlamento para su control y simplificación.

Porque, además, ustedes saben que uno de los principios básicos del Derecho es que ningún ciudadano puede alegar desconocimiento de la ley para poder intentar que no se le aplique tal o cual ley. Ahora convengamos que cuando uno tiene 32.204 leyes, es prácticamente casi un principio imposible de cumplir el conocer mínimamente. Yo creo que, además, no lo conoce tampoco ningún letrado ni ningún académico, estoy segura que tomo examen y ninguno puede aprobarlo. De hecho no tendríamos vigentes las normas que yo he relatado si alguno se hubiera dado cuenta…

Hubiéramos estado azotando, dice acá la Procuradora, la Procuradora del Tesoro, por favor, no el Procurador Fiscal que está ahí, me hizo así con las manitos, yo no dije nada…Se imaginan que el jefe de los fiscales…pongo esto en boca del jefe de los fiscales y mañana tenemos denuncias contra el jefe de los fiscales, no, bajo ningún punto de vista.

La verdad que yo estoy muy contenta y estoy muy orgullosa además y, además se ha sistematizado en 26 materias que si uno las lee, prácticamente son las materias de la carrera de Derecho.

Yo recién venía recordando que el plan con el que Néstor y yo nos recibimos de abogados, no sé cuántas tendrá ahora el de la facultad de La Plata, pero era un plan de 26 materias, el plan por el cual me recibí de abogada yo y él, eran 26 materias y, 26, por esas cosas de la vida, son las materias en las que ha quedado sistematizado esto, de modo tal que, cuando resulte aprobado, cualquiera va a poder ingresar por materia y allí le van a decir todas leyes, por ejemplo, penal, que están vigentes, en orden económico, en orden de derechos sociales. En fin, hay una clasificación muy extensa, repito, son 26 materias, con lo cual realmente nos pone muy contentos.

Realmente, es una tarea que nos debíamos los argentinos, es una tarea que marca una política de Estado. No es casual que hoy nos acompañen, precisamente, el Presidente y la Vicepresidenta de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, el otro poder del Estado y que ambos estemos remitiendo al tercer Poder, en este caso, el Poder Legislativo, también veo legisladores que me miran muy atentamente desde las primeras bancas, remitiéndoles, precisamente, para su tratamiento esto que constituye el primer digesto de la región latinoamericana y uno de los primeros, yo creo, en el mundo el tema de sistematización.

Así que, felicitar a todos los profesionales que trabajaron en esta tarea y también felicitarnos a los argentinos, porque esta es una tarea de los argentinos. Hemos logrado un Digesto del Bicentenario, si bien es en el año 2011, pero hemos estado trabajando en forma muy ardua, muy tenaz, muy profunda, como nos gusta hacer a nosotros las cosas, y hemos llegado al objetivo que parecía imposible, porque yo me acuerdo de las discusiones que hemos tenido con esto cuando era legisladora, tanto en la Cámara de Diputados, estuve también en ambas Cámaras, en la Cámara de Diputados y en la Cámara de Senadores. Con lo cual, como verán, estuve de todos lados del mostrador, menos de la Justicia, me falta ser jueza, pero creo que no. Aparte, por ahí me saldrían con una editorial acerca de la independencia, así, que, no, nada que ver.

Es que es una tarea muy importante la administración de justicia porque es, precisamente, el poder equilibrador cuando se afecta el equilibrio, entre los individuos entre sí o entre el Estado y los individuos o entre distintos intereses que se contraponen y allí está el poder de la Justicia para poder, como decía la balancita, hacer el equilibrio. Ese debe ser el objetivo al menos.

Así que, agradecerles a todos los que están presentes, hay profesionales de las facultades de Derecho de todo el país, hay también señores magistrados, les agradecemos a todos el esfuerzo y la colaboración que cada uno de ustedes puede haber prestado en esto. Realmente, reitero, esta es una obra de todos los argentinos y yo me siento muy orgullosa de haberla empezado como convencional constituyente en 1994 y haberla terminado como Presidenta en el año 2011.

Felicitaciones a todos, muchísimas gracias y muy buenas tardes.