Discurso de Carlos VII en la Junta de Vevey (1870)

Discurso en la Junta de Vevey de Carlos de Borbón y Austria-Este
Nota: La Tour de Peilz, 18 de abril de 1870


Precedido de dos gentiles hombres, entró S. M. al grito unánime y entusiasta de «Viva el Rey»; ocupó la presidencia, y teniendo á la derecha á su secretario el Conde de Samitier y subsecretario D. José Ros de los Ursinos, y á la izquierda los dos secretarios de la Junta Central de Madrid D. Joaquin Muzquiz y Conde de Canga Argüelles, pronunció S. M. discurso siguiente:

 Señores:

 Voy á deciros en breves y sencillas palabras porque he querido que estuvieseis hoy á mi lado.

 Habeis acudido á mi llamamiento, dándome una prueba mas de adhesion que agradezco.

 Quiero que conozcais los hechos que han precedido á la renuncia, no motivada, del General Cabrera, que no puedo menos de admitir en vista de su tenaz insistencia en mantenerla. Con sentimiento la recibí, y fué grande mi sorpresa, cuando supe que dicho General habia communicado su voluntaria separacion á los Juntas, antes de que yo admiriera su dimision.

 Quiero haceros saber mi resolucion de ejercer personalmente la autoridad que, por convenir á la causa, habia delegado en aquel General; y quiero que la convocacion de esta Junta sea tambien un testimonio de que el Rey, cuando se trata de asuntos graves, oye ante para resolver acertadamente, el dictámen de personas ilustradas.

 Os consultaré, por lo tanto, aprovechando vuestra presencia, la marcha que debemos seguir para continuar con fé y entusiasmo la obra enprendida, y con la ayuda de Dios llevarla á pronto y feliz término.

 La situation de nuestra pátria vosotros la conoceis; unámonos mas que nunca, y con patriotismo, abnegacion y disciplina, salvemos á España que perece, salvando á la vez el órden, el trono y el altar.

 Sentaos.

FuenteEditar