Abrir menú principal



En pos de la verdad, con ansia impía
corrí desatentado,
pero, alcanzada al fin, ¡cuánto daría
por no haberla alcanzado!