Del fiero Marte el canto numeroso

Del fiero Marte el canto numeroso de Fernando de Herrera


 Del fiero Marte el canto numeroso   
 y de la selva olvido, y verde prado   
 la avena, porque vuelvo al fin cuitado,   
 en gloria de quien turba mi reposo;   
 

 de aquel cruel, que fuerte y poderoso, 
 terror de hombres y dioses y cuidado,   
 me forzó a tolerar el mal de grado,   
 y en mi pasión me agrada estar lloroso.   
 

 El silencio, el semblante descontento   
 y el confuso gemido es muestra abierta 
 de mi penoso y luengo desvarío.   
 

 No me duele aunque inmenso, mi tormento;   
 duéleme que mi pena, a todos cierta,   
 no conozca quien causa el error mío.