Del enemigo, el primer consejo