Danza de la muerte: 03

Pág. 03 de 14
Danza de la muerte



Dice el PASTOR al PRÓLOGO, o la LOA.


Pastor

¡Oh, que en hora buena venga
mi mercé, y en tal estén,
soncas, aquí los que ven
a Pascual el de Revenga!
Señores, Dios vos mantenga
y os dé huerte gasajado;
sabed soy aquí aballado
para os her breve una arenga:
a lo cual, sin ser perplejo,
he venido, ciertamente,
por el más sabio y prudente
de todo nuestro concejo.
No burlés del zagalejo,
que aun debajo del sayal,
yo cuido, soncas, que hay ál
de lo que en cualquiera viejo.
Pues ¡a otras, juri a san!,
por el nuestro sabio, honrado
de todo nuestro poblado,
aquí enviado me han.
¡Ved los otros quién serán,
cuando yo soy el mejor!...
No pensés; que, aunque Pastor,
más sé que un buen sacristán.
Vengo, pardiós, aguijando,
a datos cuenta, señores,
de los interlocutores
que aquí estáis esperando.
Por eso estad muy callando,
honrada gente y de chapa;
verés luego entrar un Papa,
en vana gloria jatando;
y luego, muy prestamente
verés la Muerte cruel,
que viene, soncas, por él
de que no será paciente.
Muerto el Papa, lo siguiente
es qu'en muy poca destancia
un Rey está, con jactancia
de esforzado y muy valiente:
el cual ansí de tal suerte
tratando sus valentías,
para dar fin a sus días,
verés torna a entrar la Muerte;
y dejándolo, aunque fuerte,
cual Papa, o como se llama,
entrará luego una Dama
qu'en mil vicios se pervierte.
Y al mejor sabor que está
notando su gentileza,
la Muerte muy sin pereza
con ella, pardiós, será;
y muy poco tardará,
y haos, por vida de mi agüelo,
de dar con ella en el suelo,
do muerta la dejará.
Luego entrará un Pastor,
con un zurrón platicando,
para dar, por San Herrando,
a la obra gran sabor;
con quien tendrá sin rigor
la Muerte, según que siento,
sabroso razonamiento,
apacible al auditor.
Y luego, sin tardar nada,
la Razón entrará a tiento,
de Ira y Entendimiento,
cual verés, acompañada;
por quien el hato y majada
deja el Pastor y hacen vía,
salido en su compañía,
queda la obra acabada.
Y porque están esperando
que salga yo para entrar,
no quiero más dilatar,
sino que os ruego, y no mando,
a todos, que estés callando
ata el fin de lo interpuesto,
ceso, señores, con esto,
sus pies y manos besando.





Página nº : 1 - 2 - 3 - 4 - 5 - 6 - 7 - 8 - 9 - 10 - 11 - 12 - 13 - 14