Abrir menú principal



Lujosa o pobre, ligera o grave,
desde que naces hasta que mueres,
de cuatro tablas consta la nave
donde te embarcas sin inquietud:
Una es el timbre de tus honores,
otra es la mesa de tus placeres,
otra es el lecho de tus amores,
y otra la tapa de tu ataúd.