Corta alegría, inútil vanagloria

Corta alegría, inútil vanagloria de Fernando de Herrera


 Corta alegría, inútil vanagloria,   
 deseos en ingrato afán perdidos,   
 suspiros tarde en mi dolor crecidos,   
 despojos que aborrezco, de impía historia,   
 

 Para amargo temor de la memoria  
 vos halláis en mi daño reducidos;   
 mas, después de mis males pretendidos,   
 mal podéis pretender mayor victoria.   
 

 Conozco al fin y siento bien mi engaño,   
 que el dardo que en mi pecho temblar veo  
 mostró fiera experiencia de mi afrenta.   
 

 Dejadme, pues huís, mi desengaño;   
 que ni vuestra promesa ya deseo,   
 ni el bien de vuestra pena me contenta.