Como en la cumbre ecelsa de Mimante

Como en la cumbre ecelsa de Mimante de Fernando de Herrera


Como en la cumbre ecelsa de Mimante, 
do en eterna prisión arde y procura 
alzar la frente airada y guerra oscura 
mover de nuevo al cielo el gran gigante, 

se nota de las nubes, que delante 
vuelan y encima en hórrida figura, 
la calidad de tempestad futura, 
que amenaza con áspero semblante, 

así de mis suspiros y tristeza, 
del grave llanto y grande sentimiento 
se muestra el mal, que encierra el duro pecho. 

Por eso no os ofenda mi flaqueza, 
bella estrella de amor, que mi tormento 
no cabe bien en vaso tan estrecho.