Abrir menú principal



Cuando un muerto en hombros,
llevan a enterrar,
me parece que con la cabeza
llamándome va.
«Vete en paz -le digo;-,
»vete, y duerme en paz:
»que a esa cita, más tarde o más pronto,
»nadie ha de faltar».