Cierto galán a quien París aclama

Cierto galán a quien París aclama de Tomás de Iriarte


 Cierto galán a quien París aclama,   
 petimetre del gusto más extraño,   
 que cuarenta vestidos muda al año   
 y el oro y plata sin temor derrama,   
 
 celebrando los días de su dama,  
 unas hebillas estrenó de estaño,   
 sólo para probar con este engaño   
 lo seguro que estaba de su fama.   
 
 «¡Bella plata! ¡Qué brillo tan hermoso!»,   
 dijo la dama, «¡viva el gusto y numen  
 del petimetre en todo primoroso!»   
 
 Y ahora digo yo: «Llene un volumen   
 de disparates un autor famoso   
 y si no le alabaren, que me emplumen.»