Abrir menú principal


Sol BlancoEditar




Ayer, cuando en el templo

el venerable párroco

te dio la comunión, yo te veía

palidecer, desde un rincón sagrado.


Y... nunca un sol más níveo.

tuvo más rojo ocaso,

de aquel sol de espíritu, la hostia,

al desaparecer tras de tus labios!