Cautela contra cautela: 068

Escena XXIV
Pág. 068 de 107
Cautela contra cautela Acto II Tirso de Molina


ENRIQUE

Detén, amigo, la espada.


CÉSAR

No soy tu amigo, y advierte
que Estados puede quitar
el Rey, con razón y furia;
pero no es de aquesta injuria 1075
de quien se debe vengar
el vasallo, porque el Rey
es un dios, aunque pequeño:
de nuestras honras es dueño;
su gusto es su misma ley. 1080
No te engañen ni aconsejen,
con máscara de venganza,
a hacer alguna mudanza
y en el peligro te dejen.
Mira qué has hecho. Por Dios, 1085
que es el que vida ha de darnos,
o que habemos de matarnos,
o has de jurar que estos dos
en tu casa no han de entrar
otra vez.


ENRIQUE

Yo, César, juro 1090
que tu honor está seguro
y que te puedes fiar
de mi amistad.


CÉSAR

Ni te creo
ni te abono.


Cautela contra cautela de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III