Abrir menú principal

Casida de la rosa
de Federico García Lorca



La rosa
no buscaba la aurora:
casi eterna en su ramo,
buscaba otra cosa. 

La rosa,
no buscaba ni ciencia ni sombra:
confín de carne y sueño,
buscaba otra cosa. 

La rosa,
no buscaba la rosa.
Inmóvil por el cielo
buscaba otra cosa.