Carta de Carlos VII al Marqués de Valde-Espina sobre la usurpación de las Carolinas

Carta al Marqués de Valde-Espina de Carlos de Borbón y Austria-Este
Nota: Viareggio, 4 de septiembre de 1885

 Mi querido Valde-Espina:

 La noticia de la usurpación cometida por los alemanes en las Carolinas, viene a perturbar dolorosamente la paz que de aquí gozaba, rodeado de toda mi familia.

 Una sola consideración calma mis ansiedades. Tú ya sabes, porque conmigo compartiste las tristezas del destierro, hasta qué punto la distancia aquilata y apura el amor a nuestra adorada España y cuánto se acrece la suceptibilidad del patriotismo con la ausencia.

 Acaso mi corazón exagera peligros, que le parecerían pueriles si yo tuviese la incomparable dicha de habitar entre vosotros.

 Pero si los sucesos me obligan a renunciar a esta última esperanza, y si el honor y la bandera de España necesitan ser defendidos con las armas en la mano, quiero que aquel día sepan todos nuestros amigos que yo los autorizo a combatir por esos sagrados objetos. Más aún que autorizarlos, se lo ruego.

 Para los que me habéis acompañado durante mi permanencia en España, no era tal declaración necesaria. Os consta que todo interés personal lo pospongo a la integridad de la Patria.

 Pero lo que vosotros no ignoráis, repítalo a todos tu palabra. autorizada, para que sepan los que vayan a dar su sangre por España, que serán seguidos por mi con admiración, con aplauso y, ¿por qué no decirlo?, con envidia.

 Que Dios te guarde, mi querido Valde-Espina, como de corazón te lo desea tu afectísimo,

       Carlos.



FuenteEditar