Carta de Bernardo O'Higgins al pueblo de Chile (17 julio de 1823)

Esta página forma parte de los Documentos históricos contenidos en Wikisource.


Carta de Bernardo O'Higgins al pueblo de Chile


Compatriotas: ya que no puedo abrazaros en mi despedida, permitid que os hable por última vez. Con el corazón angustiado y la voz trémula os doy este último adios… El sentimiento con que me separo de vosotros es comparable a mi gratitud. Yo he pedido, yo he solicitado esta partida, que ahora me es tan sensible, pero así lo exigen las circunstancias que habéis presenciado, y que yo he olvidado para siempre. Sea cual fuere el lugar adonde llegue, allí estoy con vosotros y con mi cara Patria; siempre soy súbdito de ella y vuestro conciudadano. Aquí os son ya inútiles mis servicios, y os queda al frente el gobierno que pueda haceros venturosos. El congreso va a instalarse, y el secundará sus esfuerzos; vuestra docilidad los hará provechosos. Debéis recibir en breve sabias instrucciones acomodadas en el tiempo y a vuesta posición social; pero serán inútiles, si no las adoptáis con aquella deferencia generosa, que prestaron a Solón todos los partidos que devoraban a Atenas: ¡quiera el cielo haceros felices, amantes del orden y obsecuentes al que os dirige…! Virtuoso Ejército: compañeros de armas: llevo conmigo la dulce memoria de vuestros triunfos, y me serán siempre gratos los que la Patria aún espera de vosotros para consolidar su independencia

Valparaíso Julio 17 de 1823

Bernardo O'Higgins