Nota: En esta transcripción se ha respetado la ortografía original.


CARMEN.


No hay en la tumba que te guarda, flores;
Tu nombre nada más, casi borrado,
Recuerda al caminante descuidado
El término fatal de tus amores.

Del sol á los postreros resplandores
Evocando memorias, he llegado
Sin saberlo hasta aquí, y he recordado
¡Oh Cármen! tus hechizos seductores

Ya todos te olvidaron; fuiste un dia,
Cármen hermosa, la gentil sultana
A quien la alegre juventud rendia

Tributo por su gracia soberana,
Y hoy que descansas en la tumba fria
Ya nadie piensa en tí; ¡miseria humana!


◄  Anterior
Siguiente  ►