Cantar del Mío Cid/Destierro del Cid33

33



F

incaron las tiendas e prenden d' las posadas,

creçen estos virtos ca yentes son sobejanas.
Las arobdas que los moros sacan
de dia e de noch enbueltos andan en armas;
muchas son las arobdas e grande es el almofalla.

A

 los de mio Çid ya les tuellen el agua;

mesnadas de mio Çid exir quieren a la batalla,
el que en buen ora nasco firme gelo vedava.
Tovieron gela en çerca complidas tres semanas.

34



A

 cabo de tres semanas, la quarta querie entrar,

mio Çid con los sos tornos a acordar:
"El agua nos an vedada, exir nos ha el pan;
que nos queramos ir de noche no nos lo consintran.
Grandes son los poderes por con ellos lidiar;
dezid me, cavalleros, commo vos plaze: de far."

P

rimero fablo Minaya un cavallero de prestar:

"De Castiella la gentil exidos somos aca;
si con moros non lidiaremos no nos daran del pan.
Bien somos nos vi çientos, algunos ay de mas;
¡en el nombre del Criador que non pase por al,
vayamos los ferir en aquel dia de cras!"

D

ixo el Campeador: "A mi guisa fablastes.

Ondrastes vos, Minaya, ca aver vos lo iedes de far."
Todos los moros e las moras de fuera los manda echar
que non sopiesse ninguno esta su poridad.
El dia e la noche pienssan se de adobar.

O

tro dia mañana el sol querie apuntar,

armado es mio Çid con quantos que el ha.
Fablava mio Çid commo odredes contar:

"T

odos iscamos fuera, que nadi non raste

si non dos peones solos por la puerta guardar;
si nos murieremos en campo en castiello nos entraran,
si vençieremos la batalla creçremos en rictad.

E

 vos, Pero Vermuez, la mi seña tomad;

commo sodes muy bueno tener la edes sin arth;
mas non aguijedes con ella si yo non vos lo mandar."

A

l Çid beso la mano, la seña va tomar.

Abrieron las puertas, fuera un salto dan;
vieron lo las arobdas de los moros, al almofalla se van tornar.
¡Que priessa va en los moros! e tornaron se a armar;
ante roido de atamores la tierra querie quebrar;
veriedes armar se moros, a priessa entrar en az.

D

e parte de los moros dos señas ha cabdales,

e fizieron dos azes de peones mezclados, ¿qui los podrie contar?
Las azes de los moros yas mueven adelant
por a mio Çid e a los sos a manos los tomar.

"Q

uedas sed, me[s]nadas, aqui en este logar;

non deranche ninguno fata que yo lo mande."
Aquel Pero Vermuez non lo pudo endurar,
la seña tiene en mano, conpeço de espolonear:

E

l Criador vos vala, Çid Campeador leal!

Vo meter la vuestra seña en aquela mayor az;
¡los que el debdo avedes veremos commo la acorrades!"
Dixo el Campeador: "¡Non sea, por caridad!"
Respuso Pero Vermuez: ¡Non rastara por al!"

E

spolono el cavallo e metiol en el mayor az;

moros le reçiben por la seña ganar.
dan le grandes colpes mas nol pueden falssar.
Dixo el Campeador: "¡Valelde, por caridad!"

35



E

nbraçan los escudos delant los coraçones,

abaxan las lanças abueltas de los pendones,
enclinaron las caras de suso de los arzones,
ivan los ferir de fuertes coraçones.

A

 grandes vozes lama el que en buen ora naçio:

"¡Ferid los, cavalleros, por amor de caridad!
¡Yo so Ruy Diaz el Çid Campeador de Bivar!"

T

odos fieren en el az do esta Pero Vermuez;

trezientas lanças son, todos tienen pendones;
seños moros mataron, todos de seños colpes;
a la tornada que fazen otros tantos son.

36



V

eriedes tantas lanças premer e alçar,

tanta adagara foradar e passar,
tanta loriga falsar e desmanchar,
tantos pendones blancos salir vermejos en sangre,
tantos buenos cavallos sin sos dueños andar.

L

os moros laman "¡Mahomat!" e los christianos "¡Santi Yague!"

Cayen en un poco de logar moros muertos mill e ccc. ya.

37



¡Q

ual lidia bien sobre exorado arzon

mio Çid Ruy Diaz el buen lidiador!

M

inaya Albar Fañez que Çorita mando,

Martin Antolinez el burgales de pro,
Muño Gustioz que so criado fue,
Martin Muñoz el que mando a Mont Mayor,
Albar Albarez e Albar Salvadorez,
Galin Garçia el bueno de Aragon,
Felez Muñoz so sobrino del Campeador:
desi adelante quantos que i son
acorren la seña e a mio Çid el Campeador.

38



A

 Minaya Albar Fañez mataron le el cavallo,

bien lo acorren mesnadas de christianos;
la lança a quebrada, al espada metio mano,
mager de pie buenos colpes va dando.

V

iolo mio Çid Ruy Diaz el Castelano:

acostos a un aguazil que tenie buen cavallo,
diol tal espadada con el so diestro braço
cortol por la çintura el medio echo en campo.

A

 Minaya Albar Fañez ival dar el cavallo:

"¡Cavalgad, Minaya, vos sodes el mio diestro braço!
Oy en este dia de vos abre grand bando;
firmes son los moros, aun nos van del campo."

C

avalgo Minaya el espada en la mano,

por estas fuerças fuerte mientre lidiando;
a los que alcança valos delibrando.

M

io Çid Ruy Diaz el que en buen ora nasco

al rey Fariz .iii.colpes le avie dado,
los dos le fallen y el unol ha tomado,
por la loriga ayuso la sangre destellando;
bolvio la rienda por ir se le del campo.
Por aquel colpe rancado es el fonssado.

39



M

artin Antolinez un colpe dio a Galve,

las carbonclas del yelmo echo gelas aparte,
cortol el yelmo que lego a la carne;
sabet, el otro non gel oso esperar.

A

rancado es el rey Fariz e Galve:

¡Tan buen dia por la christiandad
ca fuyen los moros de la e de la part!
Los de mio Çid firiendo en alcaz,
el rey Fariz en Terrer se fue entrar,
e a Galve nol cogieron alla;
para Calatayuth quanto puede se va.

E

l Campeador ival en alcaz,

fata Calatayuth duro el segudar.

40



A

 Minaya Albar Fañez bien l'anda el cavallo,

d'aquestos moros mato .xxxiiii.;
espada tajador, sangriento trae el braço,
por el cobdo ayuso la sangre destellando.

D

ize Minaya: "Agora so pagado,

que a Castiella iran buenos mandados
que mio Çid Ruy Diaz lid campal a arrancada."
Tantos moros yazen muertos que pocos vivos a dexados,
ca en alcaz sin dubda les fueron dando.

Y

as tornan los del que en buen ora nasco.

Andava mio Çid sobre so buen cavallo,
la cofia fronzida: ¡Dios, commo es bien barbado!
Almofar a cuestas, la espada en la mano.

V

io los sos commos van alegando:

"¡Grado a Dios aquel que esta en alto,
quando tal batalla avemos arancado!"

E

sta albergada los de mio Cid luego la an robada

de escudos e de armas e de otros averes largos;
de los moriscos quando son legados
ffallaron dx. cavallos.

G

rand alegreya va entre essos christianos;

mas de quinze de los sos menos non fallaron.
Traen oro e plata que non saben recabdo,
refechos son todos esos christianos con aquesta ganançia.
A sos castiellos a los moros dentro los an tornados;
mando mio Çid aun que les diessen algo.

G

rant a el gozo mio Çid con todos sos vassalos.

Dio a partir estos dineros y estos averes largos,
en la su quinta al Çid caen .c. cavallos;
¡Dios, que bien pago a todos sus vassallos
a los peones e a los encavalgados!
Bien lo aguisa el que en buen ora nasco;
quantos el trae todos son pagados.

O

id, Minaya, sodes mio diestro braço!

D'aquesta riqueza que el Criador nos a dado
a vuestra guisa prended con vuestra mano.

E

nbiar vos quiero a Castiella con mandado

desta batalla que avemos arancada.
Al rey Alfonsso que me a airado
quierol enbiar en don .xxx. cavallos
todos con siellas e muy bien enfrenados,
señas espadas de los arzones colgadas."
Dixo Minaya Albar Fañez: "Esto fare yo de grado."

41



"E

vades aqui oro e plata,

una uesa leña, que nada nol minguava:
en Santa Maria de Burgos quitedes mill missas,
lo que romaneçiere daldo a mi mugier e a mis fijas,
que rueguen por mi las noches e los dias;
si les yo visquier seran dueñas ricas."

42



M

inaya Albar Fañez desto, es pagado;

por ir con el omnes son contados.
Agora davan çevada, ya la noch era entrada,
mio Çid Ruy Diaz con los sos se acordava:

43



"¿H

ides vos, Minaya,a Castiella la gentil?

A nuestros amigos bien les podedes dezir:
Dios nos valio e vençiemos la lidit.
"A la tornada si nos fallaredes aqui;
si non, do sopieredes que somos indos conseguir.

P

or lanças e por espadas avemos de guarir;

si non, en esta tierra angosta non podriemos bivir."

44



Y

a es aguisado, mañanas fue Minaya,

y el Campeador con su mesnada.
La tierra es angosta e sobejana de mala.
Todos los dias a mio Çid aguardavan
moros de las fronteras e unas yentes estrañas;
sano el rey Fariz, con el se consejavan.

E

ntre los de Techa e los de Terrer la casa

e los de Calatayut que es mas ondrada
Asi lo an asmado e metudo en carta:
vendido les a Alcoçer por tres mill marchos de plata.

45



M

io Cid Ruy Diáz a Alcoçer ha vendido;

¡que bien pago a sus vassalos mismos!
A cavalleros e a peones fechos los ha ricos,
en todos los sos non fallariedes un mesquino.
Qui a buen señor sirve siempre bive en deliçio.

46



Q

uando mio Çid el castiello quiso quitar

moros e moras tomaron se a quexar:
"¿Vaste, mio Çid? ¡Nuestras oraçiones vayante delante!
Nos pagados fincamos señor, de la tu part."
Quando quito a Alcoçer mio Çid el de Bivar
moros e moras compeçaron de lorar.

A

lço su seña, el Campeador se va;

paso Salon ayuso, aguijo cabadelant,
al exir de Salon mucho ovo buenas aves.
Plogo a los de Terer e a los de Calatayut mas;
peso a los de Alcoçer ca pro les fazie grant.

A

guijo mio Çid, ivas cabadelant

y ffinco en un poyo que es sobre Mont Real;
alto es el poyo, maravilloso e grant,
non teme guerra sabet, a nulla part.

M

etio en paria a Daroca enantes,

desi a Molina que es del otra part,
la terçera Teruel que estava delant;
en su mano tenie a Çelfa la de Canal.

47



¡M

io Çid Ruy Diaz de Dios aya su graçia!

Ido es a Castiella Albar Fañez Minaya;
treinta cavallos al rey los enpresentava.

V

iolos el rey, fermoso sonrrisava:

"¿Quin los dio estos? ¡Si vos vala Dios, Minaya!"
"Mio Çid Ruy Diaz que en buen ora çinxo espada
vençio dos reyes de moros en aquesta batalla;
sobejana es, señor la su ganançia.

A

 vos, rey ondrado, enbia esta presentaja;

besa vos los pies e las manos amas
quel ay[a]des merçed, ¡si el Criador vos vala!"

D

ixo el rey: "Mucho es mañana

omne airado que de señor non ha graçia
por acogello a cabo de tres semanas.
Mas despues que de moros fue prendo esta presentaja;
aun me plaze de mio Çid que fizo tal ganançia.

S

obr'esto todo a vos quito, Minaya,

honores e tierras avellas condonadas;
hid e venit, d'aqui vos do mi graçia;
mas del Çid Campeador yo non vos digo nada.

48



S

obre aquesto todo dezir vos quiero. Minava:

de todo mio reino los que lo quisieren far
buenos e valientes por a mio Çid huyar
suelto les los cuerpos e quito les las heredades."
Beso le las manos Minaya Albar Fañez:
"¡Grado e graçias, rey, comnio a señor natural!
Esto feches agora, al feredes adelant."


Español moderno:


←Anterior Cantar del Mío Cid Siguiente→
Introducción

Portada | Crónica de veinte reyes

Destierro del Cid

1..16 | 17..32 | 33..48 | 49..63

Bodas de las hijas del Cid

64..76 | 77..89 | 90..102 | 103..111

La afrenta de Corpes

112..121 | 122..131 | 132..141 | 142..152

Anexo

Anotaciones