Cancionero, Solía lejano en sueños consolarme

Fragmento CCL
Cancionero
 de Francesco Petrarca

Solía lejano en sueños consolarme
mi dueño con su angélica figura;
en llanto y miedo hoy se transfigura
y ya ni de uno u otro sé guardarme;

que al ver su rostro creo figurarme
mezcladas la piedad y la amargura,
y oír voz con que al pecho le procura
que de gozo y de esperanza se desarme.

«¿No recuerdas la tarde última hermosa»
me dice «que dejé tus ojos rojos
y apremiada del tiempo fui a esconderme?

Ni tuve tiempo yo de hablar ni antojos;
hoy te lo digo por probada cosa:
no esperes en la tierra jamás verme».