Cancionero, Socorre, Amor, al genio acongojado

Fragmento CCCLIV
Cancionero
 de Francesco Petrarca

Socorre, Amor, al genio acongojado,
la mano da al estilo hoy abatido,
por alabar a aquella que ha subido
a ciudadana del celeste estado;

Señor, con ella un verso concordado
dame, que él por sí no lo ha sabido,
si es cierto que beldad igual no ha habido
al mundo, que fue indigno a tal dechado.

Responde: «Cuanto el Cielo y yo podemos,
y discreción, y conversar honesto,
todo lo tuvo y Muerte ahora nos priva;

desde que Adán nació tales extremos
no se vieron jamás; y hoy baste esto:
los llore yo, y tu pluma el llanto escriba».