Cancionero, Si su dulce mirada me envenena

Fragmento CLXXXIII
Cancionero
 de Francesco Petrarca

Si su dulce mirada me envenena
y su süave acento concertado,
si Amor tal fuerza sobre mí le ha dado
cuando habla o cuando ríe en dulce vena,

¿qué habrá de ser, sujeto a esta cadena,
si o por mi culpa o por azar malvado,
muda sus ojos a tan fiero estado
que allá donde hay favor encuentre pena?

Por tal, si tiemblo y de temor me hielo,
cuando veo que cambia su semblante,
fundo en antiguas pruebas mi desvelo.

Es cosa la mujer siempre inconstante,
por lo que sé que el amoroso celo
dura en su corazón lo que un instante.