Cancionero, Si al principio responde el fin y el medio

Fragmento LXXIX
Cancionero
 de Francesco Petrarca

Si al principio responde el fin y el medio
del decimocuarto año que suspiro,
ni en la aura ni en la sombra hallo remedio;
tal crece este deseo en que deliro.

Amor, para el que el alma no demedio
y bajo cuyo yugo no respiro,
me es tal, que ya de mí ni aun queda medio,
por ojos donde yo los míos giro.

Así menguando voy de día en día
con tal secreto que yo sé tan solo
y aquella que, al mirarla, me destruye.

El alma a pura pena en esto asolo
e ignoro cuánto dure la porfia;
porque la muerte llega, y el vivir huye.