Cancionero, Si, al tiempo que a Simón llegó el aliento

Fragmento LXXVIII
Cancionero
 de Francesco Petrarca

Si, al tiempo que a Simón llegó el aliento
del numen que el pincel puso en su mano,
le diera a su retrato soberano
junto a la forma voz y entendimiento,

me librara de suspiro y sentimiento
que me hace cuanto aprecian otros vano;
pues la muestra a la vista ángel humano
prometiendo en el gesto algún contento.

Mas luego cuando hablando a ella miro,
parece que benignamente atiende,
si responder supiese a mi suspiro.

¡Oh, Pigmalión, cuánto tu suerte admiro,
pues tuviste con la imagen que te enciende
mil veces lo que a sola una yo aspiro!