Cancionero, Sagrada la aura mía en mi reposo

Fragmento CCCLVI
Cancionero
 de Francesco Petrarca

Sagrada la aura mía en mi reposo
tanto sopla, que cobro ya ardimiento
de hablar del mal que yo he sentido y siento,
y del que fuera, de aún vivir, medroso.

Comienzo en el mirar ese amoroso,
que fue el principio del cruel tormento;
y sigo cómo mísero y contento
me royó de continuo Amor sañoso.

Guarda silencio y, de piedad movida,
me mira de hito en hito y se querella,
y en un honesto llanto se resuelve;

y así mi alma del dolor vencida,
mientras se irrita al ver que llora ella,
libre del sueño ya en sí misma vuelve.