Cancionero, Querría cantar de amor con voz tan nueva

Fragmento CXXXI
Cancionero
 de Francesco Petrarca

Querría cantar de amor con voz tan nueva
que al día mil suspiros le sacara
por fuerza al duro pecho, y abrasara
con mil deseos la mente en que ahora nieva;

y así de piedad viera alguna prueba,
bañar los ojos y mudar la cara,
como hace el que en ajeno mal repara
y, ya tarde, su propio error reprueba;

y las rosas bermejas entre nieve
mover a la aura, y descubrir las gracias
que vuelven jaspe a aquel que la ha mirado;

y todo aquello por que el vivir breve
no me pesa, pues antes doy las gracias
de estar a la postrera edad guardado.