Cancionero, Mientras ya cuento dieciséis los años

Fragmento CXVIII
Cancionero
 de Francesco Petrarca

Mientras ya cuento dieciséis los años
que lloro, al fin del último camino,
y, ahora que atrás queda ya, imagino
llevar la cuenta mal de mis engaños.

Me es dulce el amargor, suaves los daños,
carga el vivir, pero a mudar conmino
mi suerte a él, antes que el fin mezquino
nuble el mirar que en versos canto extraños.

Aquí, ¡ay!, estoy, aunque otro puesto plegue,
y más querer querría, y más no quiero;
y hago, por no poder más, cuanto puedo;

y que en antiguo llanto el rostro anegue,
prueba que siempre soy quien fui primero,
pues, como he sido, tras mil cambios, quedo.