Cancionero, Geri, cuando conmigo ardiendo en ira

Fragmento CLXXIX
Cancionero
 de Francesco Petrarca

Geri, cuando conmigo ardiendo en ira
se enoja mi enemiga altiva y fiera,
alivio hallo que evita que yo muera,
gracias por cuyo bien mi alma respira.

Que si ella desdeñosa el rostro gira
(tal vez porque de luz privarme espera)
muestra humildad el mío tan sincera,
que todo su desdén luego retira.

Si así no fuese, no diversamente
la viera a como el rostro de Medusa,
que hacía en mármol convertir la gente.

Lo mismo haz, Geri, pues tu mal rehúsa
toda otra ayuda, y obra vanamente
quien huye de las alas que Amor usa.