Cancionero, Este aire de suspiros tengo henchido

Fragmento CCLXXXVIII
Cancionero
 de Francesco Petrarca

Este aire de suspiros tengo henchido,
desde el alto al mirar el dulce llano
donde nació la que, teniendo en mano
mi corazón en fruto o florecido,

al Cielo fue; y a tal me ha conducido
el súbito partir que, aunque es lejano,
buscándola mi triste rostro en vano
no deja sitio seco al que haya ido.

No hay en estos montes tronca o peña
ni rama o copa verde en estos llanos,
ni en este valle flor o verde hierba,

ni de estas fuentes agua se despeña,
ni fiera en estos bosques inhumanos,
que no sepan cuánto es mi pena acerba.