Cancionero, El sucesor de Carlos cuya coma

Fragmento XXVII
Cancionero
 de Francesco Petrarca

El sucesor de Carlos cuya coma
adorna la corona de aquel Carlos,
las armas toma ya por derrotarlos
a Babilonia y quien su nombre toma;

y el Vicario de Cristo, al fin, retoma
con manto y llave el nido, y si a frenarlos
otro caso no alcanza ni a atajarlos,
verá Bolonia para luego Roma.

Vuestra pacífica y gentil cordera
abate lobos; pues así tratada
debe ser gente que su amor altera.

Consolad, pues, la que la espera enfada,
y a Roma que impaciente esposo espera;
y por Jesús al fin ceñid la espada.