Cancionero, Cuanto más me avecino al postrer día

Fragmento XXXII
Cancionero
 de Francesco Petrarca

Cuanto más me avecino al postrer día
que la humana estrechez suele hacer breve,
más veo el tiempo andar veloz y leve,
y más ser mi esperanza en él baldía.

Y entre mí digo: «Poco a la porfía
de amor le queda ya, que el duro aleve
peso terreno, como fresca nieve,
ya se deshace y a la paz me fía;

porque con él caerá aquella esperanza
que me ha hecho delirar tan largamente
y el llanto y risa, y el temor e ira.

Y así veré después cómo frecuente-
mente por lo dudoso el hombre avanza
y cómo en vano así por tal suspira».