Cancionero, Con diestra mano abrió el izquierdo lado

Fragmento CCXXVIII
Cancionero
 de Francesco Petrarca

Con diestra mano abrió el izquierdo lado
Amor y allí plantó dentro del pecho
un laurel, cuyo verde contrahecho
a esmeralda toda habría superado.

Arar de pluma, suspirar llagado,
y el riego de los ojos humor hecho
lo nutrieron con tanto y tal provecho
que fue al cielo su olor nunca imitado.

Fama, Honor, y Virtud, y Gallardía
casta Belleza en hábito divino
son las raíces de la noble planta.

Tal árbol le es al pecho, noche y día,
tan feliz carga; que ante él me inclino
y adoro y rezo como a cosa santa.