Cancionero, Al pie del monte en que la bella gala

Fragmento VIII
Cancionero
 de Francesco Petrarca

Al pie del monte en que la bella gala
del cuerpo terrenal vistió primera
la bella que a menudo en llanto altera
el sueño del que a ti hoy nos regala,

gozábamos surcando etérea sala
vida que cualquier ave apeteciera,
sin sospecha de hallar celada fiera
que fin diese al batir de nuestra ala.

Mas del mísero estado y de la muerte,
perdida aquella vida ya serena,
sólo un consuelo hay a nuestra suerte;

que es saber que el que a esto nos condena,
por ajeno poder, ya casi inerte,
herrado queda con mayor cadena.