Cancionero, ¡Quién vio ventura tal, cuando de uno

Fragmento CCXXXIII
Cancionero
 de Francesco Petrarca

¡Quién vio ventura tal, cuando de uno
del par de ojos que más bello yo auguro,
viéndolo de dolor malo y oscuro,
llegó luz que hizo el mío enfermo y bruno!

Volviendo a deshacer así el ayuno
de ver a la que aquí sola procuro,
me fue Cielo y Amor hoy menos duro,
por más que todo don cuento y reúno;

pues de ojo diestro (o sol mejor dijera)
de ella encontró en el diestro mío hospicio
el mal que me deleita y no me ulcera;

que, como si tuviera alas y juicio,
casi cometa fue de la alta esfera;
y la Piedad para llegar le daba indicio.