Abrir el menú principal

Wikisource β

Balada de la melancolía otoñal

Balada de la melancolía otoñal
de Medardo Ángel Silva


A E. Bustamante y Ballivian

Ya en la otoñal y hermosa alameda
vuelan los últimos cálices de oro
y en tus nerviosas pestañas de seda
queda temblando una lágrima de oro.

El surtidor su romanza masculla,
siempre más triste en la noche cercana,
—Dime, Princesa, la historia que arrulla
y hace olvidemos la Muerte cercana.

Dime la vieja leyenda harmoniosa
que habla de aquella Princesa difunta:
así pondremos mortaja de rosa
a la divina esperanza difunta...

Pálido amor que los sueños enlutas,
torna el mirar a la luz de la vida:
viene a nosotros por místicas rutas
la barca negra del mar de Ultra-Vida.

¡Tú que obstinadas las albas esperas,
entre tus sedas, tus rosas, tus joyas!
Mas, no vendrá la Anunciada que esperas
cuando la aurora derrama sus joyas...

Hacia la noche voló nuestro sueño
—blanca hipsipila con alas de gloria—
¡pero en el claro jardín del Ensueño
velan las puras estrellas su gloria!


Regresar a El árbol del bien y del mal
◄  Anterior
Siguiente  ►