Ay de ti, si proféticos amores

Ay de ti, si proféticos amores de Tomás de Iriarte


 ¡Ay de ti, si proféticos amores   
 manteniendo de verdes esperanzas,   
 ausencias sufres, y desconfianzas,   
 hecho el ánimo a prueba de rigores!   
 
 ¡Ay de ti, si después que los favores  
 de tu hermosura idolatrada alcanzas,   
 empiezas a inferir de sus mudanzas   
 que se ha cansado ya de que la adores!   
 
 El que de amor la tiranía siente,   
 ya al principio, ya al fin, es desgraciado;  
 sólo es feliz quien goza el bien presente,   
 
 sin que a su idea sirvan de cuidado   
 los males que pasó de pretendiente,   
 ni los que pasará de jubilado.