Averígüelo, Vargas (Versión para imprimir)

Esta es la versión para imprimir de Averígüelo, Vargas.

El presente texto ha sido copiado de Wikisource, biblioteca en línea de textos originales que se encuentran en dominio público o que hayan sido publicados con una licencia GFDL. Puedes visitarnos en http://es.wikisource.org/wiki/Portada



Personas
Pág. 001 de 109
Averígüelo, Vargas


Averígüelo, Vargas

Tirso de Molina

Los que hablan en ella son los siguientes:

• Niño REY Don Alfonso V, rey de Portugal

• Don PEDRO, infante

• Doña FELIPA, infanta

• Don ALFONSO de Abrantes, [el gran prior]

• SANCHA

• RAMIRO

• Doña INÉS, dama

• Don DIONÍS, caballero

• Don DUARTE, caballero

• Don EGAS, caballero

• Don NUÑO, caballero

• ACUÑA, caballero

• CABELLO, pastor

• TABACO, lacayo

• Un PAJE

• ACOMPAÑAMIENTO

• CABALLEROS

• CRIADOS


>>>

Pág. 002 de 109
Averígüelo, Vargas Acto I Tirso de Molina


Por un lado Don ALFONSO [de Abrantes], SANCHA y
RAMIRO. Por otro Don PEDRO, Doña FELIPA, Doña
INÉS, y ACOMPAÑAMIENTO, en traje de camino
 
 
ALFONSO:

                 Vuestra alteza, gran señor,
                 sea mil veces bien venido
                 a esta casa.

PEDRO:

                 ¡Oh gran prïor,
                 levantaos! Que ya lo he sido,
                 pues sale vuestro valor
                 a recebirme hasta aquí.
                 Levantaos, no estéis ansí;
                 cubrid la noble cabeza.

ALFONSO:

                 Déme los pies vuestra alteza.

FELIPA:

                 Los brazos primero os di,
                 gran don Alfonso de Abrantes;
                 que los merecéis mejor.

ALFONSO:

                 Si con premios semejantes
                 vuestra grandeza y valor
                 hace méritos gigantes
                 que han sido hasta aquí pigmeos,
                 alentará mis deseos
                 de modo que mi vejez
                 vuelva a su abril otra vez,
                 rica con tantos trofeos.

FELIPA:

                 Como a mi pariente os trato
                 y como a prïor de Ocrato,
                 gloria de la cruz de Rodas,
                 luz de las hazañas todas.


Pág. 003 de 109
Averígüelo, Vargas Acto I Tirso de Molina


                 |-
ALFONSO:

                 Si no corta el tiempo ingrato
                     el hilo a mis pensamientos,
                 pagarán este favor
                 --aunque mis merecimientos
                 no igualen a su valor--
                 nobles agradecimientos
                     de un pecho por vos honrado.
                 Pero no me había acordado
                 de daros el parabién
                 del cargo, señor, que ven
                 estos reinos empleado
                     tan bien en vos. Largos años
                 gobernéis esta corona,
                 porque restauréis los daños
                 que la desdicha pregona
                 de sucesos tan extraños.
                     Que si quedó Portugal
                 y su corona real
                 huérfana y llena de luto,
                 cogiendo violento el fruto
                 el tirano universal
                     de nuestro rey malogrado,
                 porque quede consolado
                 y el llanto pueda enjugar,
                 vos quedáis en su lugar
                 para gobernar su estado;
                     pues muerto el rey don Düarte,
                 señor nuestro y vuestro hermano,
                 nadie llenará esta parte
                 sino el valor soberano
                 que en vos el cielo reparte;
                     y el niño rey, que ya está
                 en vuestra ilustre tutela,
                 en vos, gran señor, tendrá
                 una general escuela
                 en quien acrecentará
                     el valor que conjeturo;
                 pues porque viva seguro
                 con el valor que merece,
                 venís a ser, mientras crece,
                 él la hiedra y vos el muro.


Pág. 004 de 109
Averígüelo, Vargas Acto I Tirso de Molina


PEDRO:

                 Vos sois toda la lealtad
                 de estos reinos, gran prïor.

ALFONSO:

                 Beso estos pies.

PEDRO:

                 Levantad.
 
[Aparte SANCHA y RAMIRO]
 
 |-

SANCHA:

                 (¡Ramiro, gran mirador
                 estáis! Llegaos más, llegad;
                     que no os huele mal la moza.
                 El no sé qué que os retoza
                 en el alma, he visto ya.
                 ¡Fuego en quien crédito os da,
                 y vuestras lisonjas goza!
                     Pegaos otro poco a ella.)

RAMIRO:

                 (Sancha, empieza ya.)

SANCHA:

                 (Mi llanto.
                 A fe que os parece bella.)

RAMIRO:

                 (¿A mí?)

SANCHA:

                 (¿No? A vos. Haceos santo;
                 que a fe que babeáis por ella.)

FELIPA:

                 ¿Cómo se llama esta tierra?

RAMIRO:

                 Momblanco, y aunque en la sierra,
                 fértil de pan.
 
Apártase SANCHA con RAMIRO
  

SANCHA:

                 Mas ¡qué agudo
                 vais a responder! ¡Picudo,
                 el cuidado os hace guerra!

RAMIRO:

                 ¿Quieres callar?

SANCHA:

                 ¿Queréis vos
                 callar y no responder?

RAMIRO:

                 Importuna estás, por Dios.
                 Si pregunta una mujer
                 tan noble...


Pág. 005 de 109
Averígüelo, Vargas Acto I Tirso de Molina


SANCHA:

                 ¿No hay aquí dos
                     que os saquen de ese cuidado?
                 ¿O tenéis vos arrendado
                 el responder? ¡Ah, hi de puza!
                 A fe que amor os rempuza.}}

RAMIRO:

                 ¡En linda locura has dado!

SANCHA:

                 Pues ¿no es verdad?

RAMIRO:

                 No es verdad.

SANCHA:

                 Luego ¿la engorgollotada
                 no os hace en la voluntad
                 borbollitos?

RAMIRO:

                 ¡Qué cansada!

SANCHA:

                 ¿Ya os canso? Pues descansad;
                     que yo lloraré entre tanto.

RAMIRO:

                 De mi paciencia me espanto.

FELIPA:

                 ¿De qué llora esa pastora?
                 ¿Qué tiene?

SANCHA:

                 Aquí nadie llora.

FELIPA:

                 ¿No he visto yo vuestro llanto?

SANCHA:

                 No es de pena.

FELIPA:

                 Pues ¿de qué?

SANCHA:

                 De picar una cebolla
                 para una ensalada fue,
                 que es postillón de la olla.

FELIPA:

                 ¿Pica mucho?

SANCHA:

                 ¿No lo ve?

FELIPA:

                 Hermosos ojos tenéis.
                 ¿Y ha mucho...?

SANCHA:

                 Bien poco ha
                 que me hace llorar cual veis.

FELIPA:

                 ¿Luego aun pica?

SANCHA:

                 Y picará
                 hasta que de aquí piquéis.

RAMIRO:

                (Sancha, tú me has de obligar
                 a irme de este lugar,
                 si no callas.)


Pág. 006 de 109
Averígüelo, Vargas Acto I Tirso de Molina


SANCHA:

                 (Haréis bien.)

PEDRO:

                 Hay cortes en Santarén;
                 que como murió en Tomar
                     el rey mi hermano y señor,
                 y se quiere ir a Castilla
                 la reina doña Leonor,
                 sin que puedan persuadilla
                 mis ruegos, lealtad y amor
                     a que gobierne este estado,
                 como lo dejó mandado
                 el rey en su testamento,
                 llevando al cabo su intento,
                 en Santarén he llamado
                     a cortes, con intención
                 de que apruebe el rey en ellas
                 aquesta renunciación.

ALFONSO:

                 Habrá oído las querellas
                 de algunos grandes que son
                     de diverso parecer,
                 y no dejan de tener
                 razón; que parece mal
                 que gobierne a Portugal
                 y se iguale una mujer
                     con vos, de cuya prudencia
                 y valor tiene experiencia
                 el estado lusitano.

PEDRO:

                 Mandólo ansí el rey mi hermano,
                 que la amó por excelencia.

ALFONSO:

                 Gobernadores extraños
                 en un reino es desatino
                 de que proceden mil daños.


Pág. 007 de 109
Averígüelo, Vargas Acto I Tirso de Molina


PEDRO:

                 Mientras el rey mi sobrino,
                 que tiene solos diez años,
                 crece, pues doña Leonor
                 da en partirse, gran prïor,
                 su tutela aceptaré
                 y el gobierno, porque esté
                 libre el reino del temor
                 en que las alteraciones
                 de dañadas intenciones
                 ponen su lealtad y ley,
                 cuando, por ser niño el rey,
                 anda la fe en opiniones.
 
A RAMIRO
  

SANCHA:

                 (No la tienes de mirar.)

FELIPA:

                 ¿Cuánto hay de aquí a Santarén?

RAMIRO:

                 Diez leguas suelen contar.

SANCHA:

                 (¡Qué presto fuiste...!)

RAMIRO:

                  (Hago bien.)

SANCHA:

                 (Todo es por darme pesar.
                 Pues, ¡para ésta...!)

FELIPA:

                 ¿Hay mucha caza
                 por este monte?

RAMIRO:

                 Es de traza
                 que ella misma nos provoca
                 entre los pies.

SANCHA:

                 Hay tan poca
                 que es necio quien se embaraza
                 en buscalla; no hay mentir.

RAMIRO:

                 (Sancha, ¿queréisme dejar?)

SANCHA:

                 (Hete de contradecir
                 en todo.)

FELIPA:

                 ¿A quién he de dar
                 crédito?

RAMIRO:

                 No he de fingir
                 contigo yo; esta rapaza
                 ¿qué puede saber de caza?


Pág. 008 de 109
Averígüelo, Vargas Acto I Tirso de Molina


SANCHA:

                 (Lo que basta para ver
                 el alma presa en poder
                 de quien mi muerte amenaza.)

INÉS:

                 Apacible recreación
                 tiene el gran prior aquí.

FELIPA:

                 ¡Qué buenos palacios son
                 aquestos!

RAMIRO:

                 Señora, sí;
                 que cuando la inclinación
                     se iguala con el poder,
                 suele la vejez hacer
                 edificios que compiten
                 con el sol, que otros habiten.

FELIPA:

                 Éste debe de tener
                     hermosas piezas.

RAMIRO:

                 Cien salas
                 le adornan.

SANCHA:

                 ¡Ay, qué mentira!
                 ¿Ciento? Veinte, y ésas malas,
                 porque es para quien le mira
                 como vos en esas galas,
                     afeitada por defuera;
                 mas si dentro considera
                 lo que es, porque se reporte,
                 dirá que es dama de corte.

FELIPA:

                 Y vos, niña bachillera.

SANCHA:

                 Debí de nacer habrando,
                 porque es mi padre el barbero.

INÉS:

                 ¿Y habla mucho?

SANCHA:

                 Trasquilando,
                 no cesa; que es el primero
                 de los de "hágala callando."

RAMIRO:

                 (¡Sancha!)

SANCHA:

                 (Aquí lo pagarás
                 con pan y agraz.)

RAMIRO:

                 (Si me das
                 ocasión, y más me agravia
                 tu necedad...)

SANCHA:

                 (¿Rabias? Rabia,
                 pues yo rabio.)

RAMIRO:

                (Loca estás.)


Pág. 009 de 109
Averígüelo, Vargas Acto I Tirso de Molina


PEDRO:

                 Por dos cosas, gran prïor,
                 he pasado por aquí.
                 La reina doña Leonor
                 parte a Castilla, y ansí
                 quiero que vuestro valor
                     la acompañe; aquésta es
                 la una.

ALFONSO:

                 Beso tus pies
                 por merced tan singular.

PEDRO:

                 En la villa de Tomar
                 está, juzgando, después
                     que murió el rey don Düarte,
                 los días que no se parte
                 por siglos largos, y importa,
                 pues es la jornada corta,
                 que sea luego.

ALFONSO:

                 El agradarte
                     tengo por ley; luego al punto
                 me partiré.

PEDRO:

                 También vengo
                 a cumplir del rey difunto
                 una obligación que tengo,
                 por ser de su amor trasunto.
                     El mismo día que murió,
                 el amor me declaró
                 que en el abril de su edad
                 tuvo aquí a cierta beldad,
                 cuyo nombre me encubrió,
                     diciéndome sólo el fruto
                 de dos hijos, con que amor
                 dio a su esperanza tributo,
                 y de quien vuestro valor
                 es encubridor astuto.
                     Deséolos conocer
                 si están en vuestro poder,
                 porque quedan a mi cargo.


Pág. 010 de 109
Averígüelo, Vargas Acto I Tirso de Molina


ALFONSO:

                 De daros gusto me encargo.
                 Presto en ellos podréis ver
                     dos Apolos de quien soy
                 viejo y venturoso Admeto,
                 y con quien alegre estoy;
                 que por guardar el secreto
                 que el rey me mandó, hasta hoy,
                     disfrazados de pastores,
                 dan a estos valles amores,
                 gloria a su padre real,
                 y esperanza a Portugal
                 de otras hazañas mayores.

PEDRO:

                 Que me los mostréis aguardo.

ALFONSO:

                 Pues mirad aquel mancebo,
                 gran señor, que al gabán pardo
                 da, aunque tosco, valor nuevo.

PEDRO:

                 No he visto hombre más gallardo.

ALFONSO:

                 Testigos son estos robles
                 de que las arrugas dobles
                 del novillo más cerril
                 a su esfuerzo varonil
                 han dado despojos nobles.
                     Ya se ha visto entre sus brazos
                 rendir el oso fornido
                 la vida, hecho mil pedazos,
                 y hacer lo que no han podido
                 venablos, trampas ni lazos.

PEDRO:

                 Tras él se me van los ojos.

ALFONSO:

                 Pues si a quien de mis enojos
                 es consuelo ver queréis,
                 porque desde hoy no envidiéis
                 del sol los cabellos rojos,
                     mirad en la tierna edad
                 de aquella niña discreta
                 la peregrina beldad
                 en cifra, porque os prometa
                 milagros su habilidad.

PEDRO:

                 ¡Bella rapaza! ¿Y qué años
                 tiene?


Pág. 011 de 109
Averígüelo, Vargas Acto I Tirso de Molina


ALFONSO:

                 Trece, aunque en engaños
                 vence su aguda niñez
                 la más astuta vejez.
                 Hay de ella cuentos extraños
                     en esta sierra.

PEDRO:

                 ¿Y qué nombre
                 tiene?

ALFONSO:

                 Sancha, y él Ramiro.

PEDRO:

                 ¡Bella mujer y bello hombre!
                 Pintado en sus caras miro
                 su padre. ¡Qué gentil hombre
                     mancebo!

ALFONSO:

                 Aun entre sayal
                 descubre la sangre real
                 de su belicoso padre.

PEDRO:

                 Y la de su noble madre,
                 que por ser tan principal,
                     según mi hermano me dijo,
                 su nombre encubre.

ALFONSO:

                 Colijo
                 que por bien empleada diera
                 cualquier liviandad, si viera,
                 señor, tal hija y tal hijo.
                     Con la infanta mi señora,
                 y hija vuestra, están hablando.

PEDRO:

                 Su presencia me enamora;
                 lo que están los dos tratando
                 quiero escuchar.
 
Acércase a ellas
 

RAMIRO:

                 Yo, señora,
                     conozco de mis intentos
                 que a vender merecimientos
                 el mundo, el alma llegara
                 y infinitos la comprara,
                 si a trueco de pensamientos
                     me los diera.

SANCHA:

                 Y yo también
                 sé que de saber me pesa
                 lo que sé, por saber quien
                 sabe que sé, en esta empresa,
                 que no sois hombre de bien.


Pág. 012 de 109
Averígüelo, Vargas Acto I Tirso de Molina


FELIPA:

                 Niña, ¿quién te mete aquí?

SANCHA:

                 El diablo y yo nos metemos
                 (y el fuego que vive en mí).

RAMIRO:

                 (¿Quieres dejar, Sancha, extremos?)

SANCHA:

                 (¡Ah, falso! ¿Pagas ansí
                 lo que me debes?)

RAMIRO:

                 (Por Dios,
                 que te adoro, Sancha mía.)

SANCHA:

                 (Yo me vengaré de vos,
                 Ramiro ingrato, algún día.)
 
A don ALFONSO

PEDRO:

                 ¿No saben que son los dos
                     hermanos?

ALFONSO:

                 No, gran señor,
                 aunque anda buscando Amor
                 varias trazas y rodeos
                 para explicar sus deseos,
                 porque no ama al resplandor
                 tanto el que alumbra los cielos,
                 como el que a Ramiro enseña
                 Sancha.

PEDRO:

                 Luego ¿éstos son celos?

ALFONSO:

                 Sí serán.

PEDRO:

                 Pues ¿tan pequeña?

ALFONSO:

                 Los amorosos desvelos
                 de sospechas semejantes
                 en Portugal crecen antes
                 que en otra parte.

PEDRO:

                 Es ansí,
                 que todos nacen aquí
                 tan celosos como amantes.

FELIPA:

                 Discreto sois.

SANCHA:

                 Vos mentís,
                 con perdón de los urracos
                 y arrequives que os vestís;
                 que nunca son los bellacos
                 discretos; y si decís
                 lo contrario, salí acá.


Pág. 013 de 109
Averígüelo, Vargas Acto I Tirso de Molina


ALFONSO:

                 Sancha, ¿qué es esto?

SANCHA:

                 Será;
                 que ahora no es nada.

ALFONSO:

                 Atrevida,
                 ¿cómo sois descomedida
                 con quien honrándoos está?

SANCHA:

                 ¿Quién me puede honrar a mí?

ALFONSO:

                 La infanta.

SANCHA:

                 Infanta o infanto,
                 guarde la honra para sí;
                 que yo sola valgo tanto
                 y más que ella.

ALFONSO:

                 ¿Quién? ¿Vos?

SANCHA:

                 Sí.
                 ¿No somos acá personas,
                 aunque andemos sin valonas,
                 libres las caras de mudas,
                 y sin sayas campanudas,
                 como aquesas fanfarronas?
                 ¿Ella a mí había de honrar,
                 porque trae una botica
                 en la cara que alquilar,
                 y se remilga y achica
                 la boca cuando ha de habrar?

PEDRO:

                 (Donaire tiene, por Dios.)

ALFONSO:

                 Idos de aquí.

SANCHA:

                 Pues los dos
                 se quedan, tome, doncella,
                 esta higa para ella,
                 y estas cuatro para vos.
 
Retírase, quedándose escondida a un lado

PEDRO:

                 Notable gusto me ha dado
                 la rapaza.

ALFONSO:

                 Es, gran señor,
                 la misma sal.


Pág. 014 de 109
Averígüelo, Vargas Acto I Tirso de Molina


PEDRO:

                 En estado
                 y edad está, gran prïor,
                 Ramiro de ser honrado.
                 Tenerle en mi casa quiero
                 en traje de caballero
                 sin declaralle quién es.

ALFONSO:

                 Todo el valor portugués
                 hallarás en él.

PEDRO:

                 Primero
                 que os partáis, me le enviaréis
                 a Santarén, sin decille
                 lo que en aquesto sabéis.
                 Haced primero vestille
                 galas nobles.

FELIPA:

                 No queréis
                 a la pastora, Ramiro,
                 mal, aunque si bien lo miro,
                 mejor os quiere ella a vos.

SANCHA:

                 (Para ver lo que los dos
                 hablan, aquí me retiro;
                 que no puedo sosegar
                 desde que vino a mi casa
                 esta infanta o mi pesar;
                 que ni sé lo que me abrasa,
                 ni en lo que esto ha de parar.)

RAMIRO:

                 Hasta agora no he hecho cuenta
                 de amor que gustos violenta.

FELIPA:

                 Yo sé que la queréis.

RAMIRO:

                 ¿Yo?
 
Saliendo

SANCHA:

                 Si nos queremos o no,
                 a Dios daremos la cuenta.
 

FELIPA:

                 ¿Quién os mete, bachillera,
                 aquí donde nadie os llama?


Pág. 015 de 109
Averígüelo, Vargas Acto I Tirso de Molina


SANCHA:

                 Yo, que en aquesta quimera,
                 si los dos urdís la trama,
                 quiero ser la lanzadera.
                 Traidor, el huésped se irá,
                 y...

ALFONSO:

                 Sancha, salíos allá.
                 ¡Ea!

FELIPA:

                 Ved si os quiere bien.

SANCHA:

                 ¿Sí? De fuera vendrá quien
                 de casa nos echará.
 
Vase

PEDRO:

                 Ya es hora que nos partamos.

ALFONSO:

                 Honrad mi casa primero
                 esta noche sola.

PEDRO:

                 Vamos
                 de priesa; a la vuelta quiero
                 que más despacio veamos
                 las muchas curiosidades
                 que entre aquestas soledades
                 vuestro quieto gusto pinta;
                 que me alaban esta quinta
                 cuantos la ven.

ALFONSO:

                 Novedades
                 agradan.

PEDRO:

                 Porque os partáis,
                 ved que la reina os espera.

ALFONSO:

                 Siempre que vos me mandáis,
                 señor, estoy en mi esfera,
                 y pues vos me lo encargáis,
                 hoy me partiré.

PEDRO:

                 En vos miro
                 la lealtad misma; a Ramiro
                 me envïad a Santarén
                 como os he dicho.

ALFONSO:

                 Está bien.
 
Sale al paño SANCHA

SANCHA:

                 (Aunque no quiero, suspiro.
                 Ciego Amor, ¿a qué salís
                 acá?)


Pág. 016 de 109
Averígüelo, Vargas Acto I Tirso de Molina


ALFONSO:

                 Trueque vuestra alteza
                 por el maestrazgo de Avís
                 que honra el pecho, a la cabeza
                 la corona que regís;
                 y vos, señora, gocéis
                 un monarca por esposo
                 al paso que merecéis.

FELIPA:

                 Don Alfonso valeroso,
                 para que esperimentéis
                 lo que os quiero, desearé
                 lo que vos me deseáis.

ALFONSO:

                 Larga vida el cielo os dé.

RAMIRO:

                 Triste a Momblanco dejáis.

FELIPA:

                 Basta, Ramiro, que esté
                 alegre vuestra pastora.

SANCHA:

                 (¡Que estos pesares me den!
                 ¡No fuera yo infanta agora!)

FELIPA:

                 Id a a verme a Santarén.

SANCHA:

                 (Si fuere, vaya en mal hora.)
 
A don ALFONSO

PEDRO:

                 (No sé quitar de los dos
                 los ojos.)

SANCHA:

                 (Yo me consumo,
                 ¡y holgaos, Ramiro, vos!)

PEDRO:

                 Vamos.

SANCHA:

                 (¡La ida del humo
                 o del cuerno, plegue a Dios!)
 
Vanse don PEDRO, doña FELIPA, don ALFONSO,
doña INÉS, y el ACOMPAÑAMIENTO

SANCHA:

                 Ya los huéspedes se han ido,
                 traidor, ingrato, sin fe,
                 perrillo de muchas bodas,
                 moro que no guardas ley;
                 ya los huéspedes se fueron;
                 solos estamos.

RAMIRO:

                 Pues bien,
                 que se vayan o se queden,
                 ¿qué hay de nuevo?


Pág. 017 de 109
Averígüelo, Vargas Acto I Tirso de Molina


SANCHA:

                 ¡Ingrato! ¿Qué?
                 ¿Qué preguntas, cuando sabes
                 que me abrasa un no sé qué
                 el alma, y que no sé cómo
                 me ha hechizado un no sé quién?
                 ¿No sabes tú que a los pechos
                 del ciego dios me crïé,
                 que en vez de leche da brasas
                 a los niños como él?
                 Trece años tengo, traidor,
                 y trece años ha, cual ves,
                 que mi amor se está en sus trece
                 desde mi primero ser.
                 Nací amándote, villano,
                 pues me han dicho más de tres
                 que antes que aprendiese a hablar,
                 aprendí a quererte bien.
                 El ama que me dio leche
                 me dijo, falso, una vez
                 que para acallar mi llanto,
                 las que en tu ausencia lloré,
                 el remedio era llevarme
                 donde te pudiese ver.
                 ¡Mal haya amor tan antiguo!
                 Mas ¿qué más mal que un desdén?
                 Crecí un poco, y creció un mucho
                 el fuego en que me abrasé,
                 que según lo que se enciende,
                 de cáncer debe de ser.
                 Los juegos con que otros niños
                 se suelen entretener,
                 eran en mí el adorarte;
                 ¡ay cielos, qué mal jugué!
                 No hallaba sino en tus ojos
                 pasatiempos mi niñez;
                 mis muñecas son sus niñas,
                 que me hechizan si me ven.
                 Este es mi amor, cruel Ramiro,
                 y ese tu injusto pago es;
                 mas quien a tramposos fía,
                 que no cobre será bien.


Pág. 018 de 109
Averígüelo, Vargas Acto I Tirso de Molina


RAMIRO:

                 Sancha, ¿qué agravio[s] te he hecho,
                 para que esas quejas des?
                 ¿Qué desdenes te dan pena?
                 ¿Qué palabras te quebré?
                 Yo, Sancha, pues no lo sabes,
                 si hasta aquí te quise bien,
                 fue quererte como a niña,
                 pero no como a mujer;
                 que para eso aun es temprano,
                 y todos cuantos te ven
                 no te aman por lo que eres,
                 sino por lo que has de ser.
                 Mi inclinación natural,
                 aunque entre el tosco buriel
                 nací, sin saber quién soy
                 ni quién fue quien me dio el ser,
                 me fuerza a ser cortesano,
                 y apenas mi ojos ven
                 una dama de palacio,
                 o un fidalgo portugués,
                 cuando se me inquieta el alma,
                 y he menester que a los pies
                 ponga grillos la prudencia,
                 porque no corran tras él.
                 Vino el infante don Pedro
                 a esta casa de placer,
                 trujo a la infanta su hija
                 consigo, a verla llegué,
                 preguntóme algunas cosas,
                 respondí por ser cortés;
                 parecióte, Sancha, mal,
                 y parecióme muy bien.
                 Siempre fuiste, sino entonces,
                 discreta en tu proceder,
                 sino es hoy que, de liviana,
                 pesada has venido a ser.
                 Te enfadó mi inclinación
                 cortesana; el parecer
                 de doña Felipa hermosa,
                 en cuya cara miré
                 rosas, coral, perlas, nieve,
                 obligado me ha a que esté
                 triste, Sancha, y pensativo.
                 ¡Oh, quién pudiera ser rey,
                 si hay reyes con tantas partes
                 que lleguen a merecer
                 el sol, solo en la hermosura,
                 que rayo de mi amor fue!


Pág. 019 de 109
Averígüelo, Vargas Acto I Tirso de Molina


SANCHA:

                 ¿En mi presencia, traidor,
                 con el villano pincel
                 de tu lengua falsa pintas
                 por sol lo que sombra fue?
                 ¿La libertad, necio, rindes
                 a hermosuras de alquiler,
                 que se venden por las tiendas,
                 y disfraza el interés?
                 ¿Sol llamas rostros de corte
                 que aun no merecen traer
                 pasas del sol, pues las pasas
                 de lejía andan en él?
                 ¿Agora niegas, mudable,
                 deudas de amor, porque ves
                 que no hay testigos de vista,
                 por ser ciego el mismo juez?
                 Trece años ha que eres mío;
                 las voces me han de valer,
                 pues la razón no me vale.
                 ¡Señores! ¡Aquí del rey!
                 Que me roban en poblado
                 un corazón que gané
                 en trece años de servicio.
                 ¿No hay Dios? ¿No hay justicia y ley?
                 ¡Aquí de amor! Que ha venido
                 a robarme una mujer
                 una alma que me ha costado
                 otra alma que le entregué.

RAMIRO:

                 ¿Qué alboroto es éste, Sancha?
                 Vuelve en ti.

SANCHA:

                 Pues vuelvemé
                 a ti mismo; que sin ti
                 mal en mí podré volver.

RAMIRO:

                 Lo mejor será dejarte;
                 que estás loca.


Pág. 020 de 109
Averígüelo, Vargas Acto I Tirso de Molina


SANCHA:

                 Verdad es;
                 que no hay amante de veras
                 que sea cuerdo y quiera bien.
                 ¡Ah de Momblanco! ¡Pastores,
                 tenelde, corred tras él!
                 No te has de ir.
 
Tiénele

RAMIRO:

                 No has de dar gritos.

SANCHA:

                 Pues quédate y callaré.

RAMIRO:

                 Hasme hoy enojado mucho,
                 y por eso me vengué.

SANCHA:

                 Luego ¿esto sólo es venganza?

RAMIRO:

                 Sí, Sancha.

SANCHA:

                 ¿Y no amor?

RAMIRO:

                 No, a fe;
                 que te adoro, niña mía.
                 (Ansí la sosegaré.)
                 Dame esa mano.

SANCHA:

                 No quiero.

RAMIRO:

                 Pues iréme.

SANCHA:

                 Vayasé.
 
RAMIRO hace que se va
                  Volved acá, el escudero;
                 no seáis tan descortés.
                 ¡Qué bien hacéis del señor!
                 ¡Ah, mal huego os queme, amén!}}


Pág. 021 de 109
Averígüelo, Vargas Acto I Tirso de Molina


Sale CABELLO
 
CABELLO:

                 Ramiro, señor os llama
                 más ha de un hora.

RAMIRO:

                 Voy, pues.

SANCHA:

                 ¿Habéis de enojarme más?

RAMIRO:

                 Nunca más.

SANCHA:

                 ¿Queréisme bien?

RAMIRO:

                 Con el alma.

SANCHA:

                 ¡Ay hechicero!

RAMIRO:

                 ¡Ay brinco de oro!

SANCHA:

                 ¡Ay vergel
                 del amor!

RAMIRO:

                 ¡Ay rosa suya!

SANCHA:

                 ¡Ay mi Ramiro!

RAMIRO:

                 ¡Ay mi bien!
 
Vanse RAMIRO y CABELLO.

Sale TABACO llorando
 

TABACO:

                 Sancha, vos que sabéis tanto,
                 aunque tan niña y pequeña
                 que algún dimuño os enseña,
                 o nacistes por encanto,
                 si sabéis, dadme unos pocos
                 de quillotros para amar.

SANCHA:

                 Pues ¿un hombre ha de llorar?

TABACO:

                 No es llanto éste.

SANCHA:

                 Pues ¿qué?

TABACO:

                 Mocos.
                 Echadme una melecina
                 para que sepa querer.

SANCHA:

                 ¿Qué hay de nuevo?


Pág. 022 de 109
Averígüelo, Vargas Acto I Tirso de Molina


TABACO:

                 Heis de saber
                 que cada vez que a Marina
                 topo, y me topa ella a mí,
                 sin bastar pretina o cincha,
                 el diabro se me emberrincha
                 en el cuerpo.

SANCHA:

                 ¿Cómo ansí?

TABACO:

                 ¿Qué sé yo? Topéla ayer
                 par de la huente y topóme,
                 rempucéla, y rempuzóme,
                 miréla, y volvióme a ver;
                 comenzóse a descalzar
                 las chinelas, y tiréselas,
                 arrojómelas, y arrojéselas,
                 y tornómelas a arrojar.
                 Yo no sé si es enfición
                 aquésta o qué diabro se es,
                 que, en fin, vengo a que me des,
                 si sabes, una lición
                 de amalla, o de aborrecella;
                 que no falta cosa alguna
                 si echarnos de la tribuna,
                 para que apriete con ella.

SANCHA:

                 Tabaco, no es para bobos
                 esto de amar.

TABACO:

                 Ya lo veo;
                 pero si aqueste deseo
                 me hace en el alma corcovos,
                 ¿qué he de hacer?

SANCHA:

                 Dalla a entender
                 que la quieres.

TABACO:

                 Ya imagino
                 que lo sabe; en el molino
                 nos topamos anteayer
                 y, parando la pollina,
                 la pellizqué so el sobaco.

SANCHA:

                 ¿Y qué dijo?


Pág. 023 de 109
Averígüelo, Vargas Acto I Tirso de Molina


TABACO:

                 "Jo, Tabaco",
                 y díjele: "Arre, Marina".
                 Y volviéndome una coz,
                 me puso tal, que el barbero,
                 a no prestarme un braguero,
                 ya hubiéramos hecho choz
                 en la huesa.

SANCHA:

                 ¡Bueno quedas!

TABACO:

                 Sancha, enseñalda a querer
                 y decid, si la heis de ver,
                 que tenga las patas quedas.
 
Sale CABELLO

CABELLO:

                 Tabaco, alto, quita el sayo;
                 que no has de ser más pastor.

TABACO:

                 ¿No? ¿Quién lo manda?

CABELLO:

                 Señor.

TABACO:

                 Pues bien, ¿qué he de ser?

CABELLO:

                 Lacayo.

TABACO:

                 ¿Qué es lacayo, si alcanzallo
                 puedo?

CABELLO:

                 Gran cosa, a mi ver.

TABACO:

                 ¿Cómo?

CABELLO:

                 Es en palacio ser
                 de la boca del caballo.

TABACO:

                 Pues ¿he de ser freno?

CABELLO:

                 No,
                 sino que en cualquier posada
                 le has de dar paja y cebada.

TABACO:

                 ¿Que es aqueso ser lacayo?

CABELLO:

                 Sí, Tabaco; este vestido
                 fue primero de Melchor,
                 lacayo del gran prïor,
                 y tú su heredero has sido.
                 ¡Ea!, que has de ir con Ramiro,
                 que en traje de caballero
                 va a Santarén.


Pág. 024 de 109
Averígüelo, Vargas Acto I Tirso de Molina


TABACO:

                 Pues ¿qué espero?

SANCHA:

                 ¿Cómo? (Mis desdichas miro.)
                 ¿Quién dices que a Santarén
                 va?}}

[CABELLO]:

                 Ramiro, que ha trocado
                 el sayo tosco y pesado,
                 por más que le estaba bien,
                 con las cortesanas galas,
                 con que ha hurtado, Sancha mía,
                 al amor la bizarría,
                 y al sol las doradas alas.
                 Envíale el gran prïor
                 al infante con un pliego.

SANCHA:

                 (Celos, echad leña al fuego,
                 creced con celos, amor,
                 sospechas, dad en el blanco
                 del temor que el alma espanta.
                 ¿Ramiro va a ver la Infanta?
                 Dejad, pues, Sancha, a Momblanco;
                 que no está ausente amor bien
                 en los peligros que miro.
                 Si a Santarén vais, Ramiro,
                 Sancha ha de ir a Santarén.)
 
Vase

CABELLO:

                 ¡Ea!, vístete.

TABACO:

                 ¿Qué son
                 éstas?

CABELLO:

                 Tienen muchos nombres;
                 calzas las llaman los hombres,
                 los discretos, confusión,
                 las hembras, abigarradas,
                 las lavanderas, gregorias,
                 los bobos, ruedas de norias,
                 y los niños, rebanadas
                 de melón.

TABACO:

                 ¿Hay más salidas
                 y entradas?

CABELLO:

                 ¿No te desnudas?


Pág. 025 de 109
Averígüelo, Vargas Acto I Tirso de Molina


TABACO:

                 Sí; vestidme estas azudas,
                 si es que andar pueden vestidas.
                 ¿Qué son aquestos?

TABACO:

                 Zapatos
                 al uso, con que remudes.

CABELLO:

                 Pensé que eran ataúdes,
                 según son grandes. ¡Qué chatos
                 que están! ¡Aho!

CABELLO:

                 Son alcahuetes
                 que encubren bellaquerías.

TABACO:

                 ¡Jesús!

CABELLO:

                 Pues ¿no lo sabías?

TABACO:

                 No. ¿Qué encubren?

CABELLO:

                 Los juanetes.

TABACO:

                 Y esto ¿qué es?

CABELLO:

                 Puños y cuello.

TABACO:

                 Cuello y puños hay en mí.
                 ¿No son puños éstos?

CABELLO:

                 Sí.

TABACO:

                 ¿Y esto no es cuello, Cabello?

CABELLO:

                 Sí.

TABACO:

                 Daldos a los dimuños,
                 que no los he menester.

CABELLO:

                 Acostúmbranse a traer
                 en el cuello y en los puños,
                 y de ellos toman el nombre.

TABACO:

                 ¿Y éstas, con tantas arrugas?

CABELLO:

                 Son lechuguillas.

TABACO:

                 ¿Lechugas?
                 Harán ensalada a un hombre.
                 Ven, que acá me vestiré.
                 Sólo en verlas me desmayo.
                 ¿Que todo esto trae un lacayo?
                 ¡Jesús mil veces!

CABELLO:

                 ¿De qué
                 te santiguas, mentecato?

TABACO:

                 De ver todo este aparejo,
                 y de que puede her consejo
                 el puebro en este zapato.
                 ¿Mas que me han de dar matraca?
                 ¿No es mejor andar desnudo,
                 que no calzarse un menudo,
                 con tanta panza de vaca?
 
Vanse.


Pág. 026 de 109
Averígüelo, Vargas Acto I Tirso de Molina


Salen don ALFONSO, don NUÑO, RAMIRO,
de galán, SANCHA, CRIADOS
NUÑO:

                 Un enano, señor, llevo
                 al rey niño, con que tenga
                 pasatiempo y se entretenga,
                 tan pequeño, que me atrevo
                 a decir que con tener
                 veinte años, no os llegará
                 a la rodilla; ya está
                 dos leguas de aquí, y con ser
                 tan pequeño como cuento,
                 en la proporción y el talle
                 es tan galán que envidialle
                 pueden, señor, más de ciento,
                 porque no excede en grandeza
                 en brazos, manos, ni pies;
                 todo un brinco de oro es
                 en el cuerpo y la cabeza.
                 Cayó en el camino malo,
                 y gustaré que se cure
                 aquí, donde se asegure
                 su salud y su regalo,
                 porque sé que ha de gustar
                 mucho el rey de él, os prometo;
                 que es muy agudo y discreto.

ALFONSO:

                 Aquí le podéis dejar,
                 don Nuño; que aunque me parto
                 a Castilla, en casa queda
                 gente que cuidar de él pueda;
                 aposéntese en mi cuarto.

NUÑO:

                 Pues yo, señor, voy por él;
                 que en Momblanco y su quietud
                 presto cobrará salud.

ALFONSO:

                 Aquí tendrán cargo de él.
 
Vase don NUÑO


Pág. 027 de 109
Averígüelo, Vargas Acto I Tirso de Molina


SANCHA:

                 (Pues mi Ramiro se va,
                 aunque dice ha de volver,
                 aqueste enano ha de ser
                 ocasión, si en casa está,
                 de algún amoroso enredo.)

ALFONSO:

                 Luego quiero que te partas,
                 Ramiro, con estas cartas
                 a Santarén.

SANCHA:

                 (Muerta quedo.)

ALFONSO:

                 Di al infante como estoy
                 de camino, y que a Tomar
                 pienso mañana llegar.

RAMIRO:

                 (¡Cielos! ¿Que a la corte voy?
                 ¡Ea!, deseo arrogante,
                 seguid vuestra inclinación
                 y, pues tenéis ocasión,
                 llegad y hablad al infante.
                 No piséis los montes más
                 ni vistáis sayal grosero;
                 ya parezco caballero;
                 vileza es volver atrás.
                 El infante es noble y franco;
                 seguiréle si quisiere;
                 y aunque no quiera, no espere
                 volver a verme en Momblanco.
 

SANCHA:

                 Después acá que vestido
                 estáis de Corpus, ¿no habláis?

RAMIRO:

                 ¡Ea!, Sancha, ¿qué me mandáis
                 que os traiga de allá?

SANCHA:

                 El sentido
                 y el alma que en un abismo
                 de pesares acomodo,
                 y si queréis traello todo,
                 traeos, Ramiro, a vos mismo.

ALFONSO:

                 ¡Ea!, Sancha, adiós, adiós;
                 no lloréis.


Pág. 028 de 109
Averígüelo, Vargas Acto I Tirso de Molina


SANCHA:

                 ¿No he de llorar,
                 viéndoos, señor, apartar,
                 y perdiéndoos a los dos
                     en un punto?

ALFONSO:

                 No hayáis miedo
                 que Ramiro tarde mucho.

SANCHA:

                 (¡Con qué de sospechas lucho!
                 ¡Con qué de pesares quedo!)

RAMIRO:

                 ¿No me abrazáis?

SANCHA:

                 ¡Que sea tanta
                 mi desdicha! (¡Oh, quién los ojos
                 os sacara!)

RAMIRO:

                 (¿Por qué enojos?)

SANCHA:

                 (Porque no viesen la infanta.)

RAMIRO:

                 (Con su nombre me molestas.)
 
Salen TABACO, vestido de risa, metido en una calza
todo el cuerpo, y CABELLO

TABACO:

                 No sé cómo puedo andar.

RAMIRO:

                 ¿Qué es eso, loco?

TABACO:

                 Llevar
                 dos mil lacayos a cuestas.
                 Vamos; que no ha sido poco
                 el acertarme a poner
                 tanto andrajo. ¿Qué hay que hacer?
                 ¿No picamos?

ALFONSO:

                 ¿Estás loco?

TABACO:

                 Si me has puesto en esta jaula,
                 claro está que loco estoy;
                 ven, que tu Gandalín soy,
                 y tú mi Amadís de Gaula.
                 La mitad de este vestido
                 puedes dar a otro; que yo
                 suficientemente vo
                 en una calza embutido.
                 Este laberinto chato
                 será bien que a otro le des,
                 porque a mí para ambos pies
                 me basta aqueste zapato.


Pág. 029 de 109
Averígüelo, Vargas Acto I Tirso de Molina


ALFONSO:

                 Vestilde allá.

TABACO:

                 ¡Las quimeras
                 que hay en este encantamiento!

CABELLO:

                 Vamos.

TABACO:

                 Parezco jumento,
                 pues llevo las aguaderas.

ALFONSO:

                 ¡Ea!, adiós.

RAMIRO:

                 Adiós, mi bien.

ALFONSO:

                 No lloréis más.

SANCHA:

                 Es en vano.

ALFONSO:

                 Vamos.

SANCHA:

                 (¿Mas si aqueste enano
                 me llevase a Santarén?)
 
Vanse. Sale don DIONÍS

DIONÍS:

                 Quien hereda el valor y la prudencia
                 con la nobleza y sangre lusitana
                 del griego ilustre en fama y experiencia,
                 tan celebrado por su edad anciana,
                 no se deje vencer de la inocencia
                 de un niño rey, por la pasión tirana
                 de quien pretende gobernar su estado,
                 que no puede del rey ser gobernado.
 
Sale don DUARTE

DUARTE:

                 (El que tuviere discreción, nobleza,
                 valor y aliento en su invencible pecho,
                 no se deje rendir de una flaqueza,
                 aunque piadosa, sin ningún provecho.
                 Pide el gobierno heroica fortaleza,
                 y dice la experiencia, que se ha hecho
                 de lastimosos daños, que proceden
                 de que tan niños príncipes hereden.)


Pág. 030 de 109
Averígüelo, Vargas Acto I Tirso de Molina


Sale don EGAS
 
EGAS:

                 (Quien de razón ni de experiencia larga
                 no hiciere estima o pierde la memoria,
                 y de estos reinos el gobierno encarga
                 a un tierno niño, eclipsará su gloria.
                 Si es la corona tan pesada carga
                 que al fin la llama la romana historia
                 un muro en la cabeza, no está el muro
                 en la de un niño rey firme y seguro.)

DIONÍS:

                 Don Egas...

EGAS:

                 Don Dionís...

DIONÍS:

                 Pues, don Düarte,
                 ¿qué forzosa ocasión os trae confuso?

DUARTE:

                 No quisiera ser voto o tener parte
                 en quien a un niño la corona puso.
                 Llama Platón, como prudente, al arte
                 de gobernar por experiencia y uso,
                 el arte de las artes, y no puede
                 ser un niño tan docto que la herede.

DIONÍS:

                 Esa misma razón me trae suspenso,
                 si me vine enfadado de la sala,
                 pues tan pequeño príncipe, no pienso
                 que a la grandeza de este reino iguala;
                 y por enigma del cuidado inmenso
                 del gobierno real pinta y señala
                 el griego un instrumento no templado,
                 que es más difícil gobernar su estado.

EGAS:

                 El infante don Pedro, del rey muerto
                 hermano valeroso, aunque segundo,
                 tiene este reino, confïado y cierto
                 que puede y sabe gobernar el mundo.
                 Llegue esta nave a tan seguro puerto,
                 pues en el golfo de este mar profundo
                 la dejó nuestro rey; que no es mi voto
                 que sea un niño su real piloto.


Pág. 031 de 109
Averígüelo, Vargas Acto I Tirso de Molina


DIONÍS:

                 Creyóse que en las cortes que se han hecho
                 viniese a ellas el señor infante
                 a tomar la corona con el pecho
                 que se la ofrece reino semejante;
                 mas él, fundado en natural derecho
                 de tierno amor y de piedad constante,
                 quiere que herede don Alfonso el quinto,
                 y no pueda salir del laberinto.
                 El reino junto en votos dividido
                 salió, y dejó la causa sin sentencia,
                 por si fuese el infante persuadido
                 con razones que enseña la experiencia.

EGAS:

                 Al cielo santo le suplico y pido
                 abra los ojos de su real prudencia
                 al infante don Pedro, que reciba
                 el noble reino, y largos años viva.
 
Sale ACUÑA

ACUÑA:

                 Caballeros ilustres y leales
                 del reino más ilustre, leal y santo
                 que mira con sus ojos inmortales
                 el sol hermoso que os envidia tanto,
                 parece, si no mienten las señales,
                 que con recelo, con temor y espanto
                 os retiráis, cuando el señor infante
                 muestra la fe de su valor constante.
                 El reino le ofrecistes a su alteza,
                 como tío del príncipe heredero,
                 temiendo de su edad que su cabeza
                 no puede sustentar un muro entero;
                 mas el infante, cuya real nobleza
                 le muestra descendiente verdadero
                 de sus heroicos padres, no permite
                 que al legítimo dueño se le quite.
                 Y yo, que del infante valeroso
                 antiguo y noble consejero he sido,
                 estoy de su constancia más glorioso
                 que si hubiera en el África vencido;
                 y ansí os vengo a pedir, reino famoso,
                 que estiméis su valor, y sea servido
                 el niño rey, en cuya tierna mano
                 le pongáis este reino lusitano.


Pág. 032 de 109
Averígüelo, Vargas Acto I Tirso de Molina


DIONÍS:

                 Pues ¿cuántos reinos en la edad pasada,
                 por ser de niños reyes gobernados
                 con ajena prudencia y corta espada,
                 perdieron con los reyes los estados?
                 Tenemos toda el África alterada,
                 los furiosos alárabes, cansados
                 de nuestras nobles armas, deseosos
                 de, hallando esta ocasión, salir furiosos.
 
Sale don PEDRO

PEDRO:

                 Pues don Düarte, don Dionís, don Egas...

DUARTE:

                 ¡Oh poderoso rey!

PEDRO:

                 Humilde infante;
                 que, no rendido de ambiciones ciegas,
                 estimo en más renombre semejante.

DIONÍS:

                 Si con los ojos de prudencia llegas
                 a mirar, gran señor, cuán importante
                 es tu grandeza y tu real persona,
                 recibe de este reino la corona.
                 No serás el primero infante, hermano
                 del muerto rey, que su corona herede,
                 cuando no deja valerosa mano
                 en quien el reino con firmeza quede.

DUARTE:

                 Legítimo heredero, y no tirano,
                 es el hermano, y preferir se puede
                 por su edad y prudencia al hijo amado,
                 cuando le faltan para el mismo estado.

DIONÍS:

                 Salimos de la sala mal contentos
                 de tu resolución, aunque piadosa,
                 dañosa al reino y cuerdos sentimientos
                 de la más parte, ilustre y generosa.

EGAS:

                 Favorece, señor, nuestros intentos;
                 niño es el rey, la pérdida forzosa;
                 y si ha de perder reino, fama y vida,
                 renuncie en ti la gloria merecida.


Pág. 033 de 109
Averígüelo, Vargas Acto I Tirso de Molina


PEDRO:

                 ¿Por qué os parece, nobles caballeros,
                 que es justo darme la real corona?

DIONÍS:

                 Porque entre dos iguales herederos
                 se prefiere el valor de la persona.
                 Tu espada, gran señor, cuyos aceros
                 el África en sus márgenes pregona,
                 tu gobierno, tu industria, tu prudencia,
                 se esmaltan con tus canas y presencia.

PEDRO:

                 ¿No rendís a mi acuerdo vuestro gusto?

DIONÍS:

                 Felicísimo príncipe, en tu mano
                 se rinde Portugal y el reino justo,
                 siempre leal a tu difunto hermano.

DUARTE:

                 El sacro imperio del romano Augusto,
                 con más lealtad que al César soberano,
                 se quisiera rendir a tales plantas,
                 pues nacen de ellas esperanzas tantas.

PEDRO:

                 Yo subo, pues, a la invencible silla
                 en el real tablado prevenido.

DIONÍS:

                 ¡Viva el rey mi señor, a quien se humilla
                 el trono real a su valor rendido!

ACUÑA:

                 Tu mudanza, señor, me maravilla.
                 ¡Lealtad mudable, por ingrato olvido!
                 Mas siempre, por reinar, dicen los reyes
                 que han de romperse las piadosas leyes.


Pág. 034 de 109
Averígüelo, Vargas Acto I Tirso de Molina


Descúbrese una cortina, y en un trono el
niño REY coronado, con acompañamiento de caballeros
portugueses. [Don PEDRO de rodillas]
  
PEDRO:

                 Sobrino amado, imagen de inocencia,
                 segundo Abel, y con mayor ventura:
                 rendido, humilde a vuestra real presencia,
                 la mano os pido de traición segura.
                 Tuvieron en mi pecho competencia
                 la honra y el amor, que al fin procura,
                 como le hicieron Dios, vencer de modo
                 que le conozcan poderoso en todo.
                 Y vosotros, leales caballeros,
                 si en prudencia, piedad y valor mío
                 fundáis vuestra esperanza, los primeros
                 seréis en imitar mi santo brío.
                 Dad, como siempre, indicios verdaderos
                 del generoso pecho en quien confío,
                 que, persuadidos que os importa tanto,
                 adoréis vuestro rey piadoso y santo.
                 Que yo, como prudente, como viejo,
                 y como valeroso y vuestro amigo,
                 os doy agora tan leal consejo,
                 y yo el primero le recibo y sigo.
                 Seguidme todos; que a mi sombra os dejo;
                 subid al trono de mi rey conmigo;
                 que en ir primero imito al elefante,
                 que el mayor en la edad suele ir delante.
 
Suena música, y sube don PEDRO
a besar la mano al rey
                     Dadme, señor, como mi rey, la mano;
                 dadme, mi bien, como sobrino mío,
                 los amorosos brazos, pues los gano.

REY:

                 Por haber sido tan piadoso tío,
                 levante vuestra alteza el soberano
                 rostro, en cuyo valor tanto confío,
                 y déme a mí licencia que en silencio
                 descubra que le estimo y reverencio.


Pág. 035 de 109
Averígüelo, Vargas Acto I Tirso de Molina


EGAS:

                 ¡Raro ejemplo de fe!

DUARTE:

                 ¡Divino pecho
                 de portugués! Que estima en más su fama
                 que hacer dudoso su real derecho
                 en este reino que le estima y ama.

DIONÍS:

                 Veníale al infante muy estrecho,
                 aunque es grande, este reino; que le llama
                 la pretensión del África, y desea
                 que toda aquélla su corona sea.

REY:

                 Y ansí, como agradecido,
                 no digo más, que no puedo,
                 y de vuestra alteza quedo
                 a los favores rendido.

PEDRO:

                 Vuestra Majestad, señor,
                 aunque se muestra obligado,
                 me mande; que me ha quedado
                 muy grande resto de amor;
                 porque en mi pecho leal
                 mucha afición se atesora,
                 pues lo que he dado hasta agora
                 es una corta señal,
                 es una prueba no más
                 de mi lealtad y mi amor,
                 y a quien es buen pagador
                 no duelen prendas jamás.

REY:

                 Quiero, señor, que miréis
                 este reino y mi persona
                 como vuestro; esta corona,
                 infante, vos la tenéis.
                 Y ansí será justa ley
                 que os obliguéis de presente
                 a sacarme un rey prudente,
                 ya que me sacastes rey.
                 Y si no lo hacéis ansí,
                 infante, podré quejarme;
                 que hacerme rey es no honrarme,
                 y hacerme rey justo, sí.


Pág. 036 de 109
Averígüelo, Vargas Acto I Tirso de Molina


PEDRO:

                 Habla vuestra Majestad
                 de modo que me parece
                 que, como en ser hombre, crece
                 en la gracia y en la edad.
                 Dice que el reino le di,
                 y estimo ese gran favor,
                 y he de sacarle el mejor
                 que haya reinado hasta aquí.
                 El reino que le he entregado
                 reciba en prendas de quien,
                 porque suele pagar bien,
                 por grandes prendas le ha dado.

REY:

                 No digáis más; que no es justo
                 dudar de vuestra verdad.

CABALLEROS:

                 ¡Viva vuestra Majestad
                 la próspera edad de Augusto!

REY:

                 Viváis, vasallos leales,
                 la edad de Néstor y Anquises.

DUARTE:

                 Nuevo sucesor de Ulises,
                 dame tus manos reales.

REY:

                 Esperad; que me conviene
                 salir al recibimiento
                 de mi prima, porque siento
                 que la hermosa infanta viene.
 
Salen doña FELIPA y doña INéS.
El REY y don PEDRO se bajan del trono
  

FELIPA:

                 Mande vuestra Majestad...

REY:

                 No puedo mandar, señora;
                 que en vuestros ojos agora
                 pierdo yo la libertad.

FELIPA:

                 Que me mande dar sus manos
                 le suplico.

REY:

                 Ya soy rey,
                 y no será justa ley
                 hacer mis intentos vanos.
                 La mano me habéis de dar
                 que os la bese; esto ha de ser;
                 que yo por poderlo hacer,
                 tengo por gusto el reinar.


Pág. 037 de 109
Averígüelo, Vargas Acto I Tirso de Molina


DIONÍS:

                 De amor y de cortesía
                 da indicios su Majestad.

DUARTE:

                 El amor en tierna edad
                 sin sentir se forma y cría.

FELIPA:

                 Yo me encargo, mi señor,
                 de entretener, como es justo,
                 con regalos vuestro gusto.

REY:

                 Y con favores mi amor.
                 Y con esa confïanza
                 que el alma agora desea,
                 quiero salir, que me vea
                 el reino.

ACUÑA:

                 ¡Extraña mudanza!
                 ¡Que en un niño pueda hacer
                 el ser rey tan grande estima
                 de sí mismo!

REY:

                 Infanta, prima,
                 adiós, y volvedme a ver.

PEDRO:

                 No acompaño, gran señor,
                 vuestra persona, aunque es tanta
                 mi obligación; que la infanta
                 queda sola.
 
Vanse el REY, don DUARTE, don EGAS, ACUÑA, y
los demás caballeros
  

DIONÍS:

                 (¡Ay dulce amor!
                 Pero el infante se queda;
                 no puedo hablar a mi bien.
                 Noche venturosa, ven
                 más apriesa, porque pueda.)


Pág. 038 de 109
Averígüelo, Vargas Acto I Tirso de Molina


Salen RAMIRO y TABACO.
[Habla RAMIRO a TABACO]
  
RAMIRO:

                 (La ocasión misma me ayuda,
                 pues llego y al mismo instante
                 encuentro al señor infante.)

TABACO:

                 (Dichoso has de ser sin duda.)

RAMIRO:

                 Mande darme vuestra alteza
                 sus manos.
 
Dale un pliego

PEDRO:

                 Seáis bien venido,
                 Ramiro.

TABACO:

                 (¿Ya es conocido?
                 ¡Gran memoria!)

RAMIRO:

                 (¡Gran belleza!)
 
A INÉS

FELIPA:

                 ¡Ay, amiga! ¿No es aquél
                 el aldeano?

INÉS:

                 Señora,
                 él es.

FELIPA:

                 Conocíle agora
                 (como siempre pienso en él).

TABACO:

                 Señor.

RAMIRO:

                 Calla.

TABACO:

                 No podré,
                 si no me enseña y me avisa,
                 si me viene alguna prisa,
                 por dónde me proveeré;
                 que no me he visto jamás,
                 señor, con tanta agujeta,
                 y esta ventana inquieta
                 fuese mejor por detrás.


Pág. 039 de 109
Averígüelo, Vargas Acto I Tirso de Molina


PEDRO:

                 Ramiro, mucho debéis
                 al prïor, porque os envía
                 a la corte; yo querría
                 que su esperanza aumentéis.

FELIPA:

                 (¿A la corte? ¡Oh, venturosa
                 yo, que en la corte y palacio
                 puedo querelle despacio!
                 Mas ¿no me falta otra cosa
                 que rendir mi pensamiento
                 a quien ayer fue un villano?
                 Pero no es en nuestra mano
                 este primer movimiento.)

RAMIRO:

                 El servir a vuestra alteza
                 tendré yo por gloria mía.

PEDRO:

                 Que sirváis al rey querría.

DIONÍS:

                 ¿Qué no entendida grandeza
                 es ésta? Escudero amigo,
                 ¿quién es este caballero?

TABACO:

                 Yo fui labrador primero,
                 y aqueste andaba conmigo;
                 pero el prïor le ha envïado.

DIONÍS:

                 De esta novedad me admiro.
                 ¿Cómo se llama?

TABACO:

                 Ramiro;
                 mal nombre para casado.
                 Yo me llamaba Tabaco,
                 y era sonado en mi aldea,
                 y agora no sé quién sea,
                 si no me escurro y me saco
                 de estos dos fuelles; que voy
                 con ellos con mucho tiento;
                 que van hinchados del viento
                 que yo de miedo les doy.

PEDRO:

                 Esto ha de ser, y confío
                 que este favor que os he hecho
                 os ha de hacer buen provecho.


Pág. 040 de 109
Averígüelo, Vargas Acto I Tirso de Molina


RAMIRO:

                 Sois amparo y señor mío.
                 Y vos, infanta y señora,
                 dadme los pies.

DIONÍS:

                 (¿Cómo es esto?
                 ¿Ya se conocen tan presto?)

FELIPA:

                 Alzaos.

RAMIRO:

                 El alma os adora.

TABACO:

                 Su infantería ¿no alvierte
                 que soy el que estaba allá?
                 Mas no me conocerá,
                 estofado de esta suerte.
 
Asiendo de la ropilla al infante
 
                 Pero dígame, señor,
                 éstas (que no son distintas
                 traerlas cercadas de cintas)
                 que me dan mucho temor,
                 y siento que ni aun dormir
                 han de dejarme.

INÉS:

                 ¡Ah villano!

PEDRO:

                 Entrad; besaréis la mano
                 al rey.

RAMIRO:

                 Comienzo a servir.

FELIPA:

                 (Yo a amar.)

DIONÍS:

                 (Yo a dudar.)

PEDRO:

                 Yo a ver
                 su valor...

RAMIRO:

                 (Yo su hermosura.)

TABACO:

                 Sáquenme de esta apretura;
                 que me quiero proveer.
 
FIN DEL ACTO PRIMERO


Pág. 041 de 109
Averígüelo, Vargas Acto II Tirso de Molina


Salen don DIONÍS y don DUARTE
 
 
DUARTE:

                  Don Dionís, parece sueño.

DIONÍS:

                  ¿Quién, don Düarte, creyera
                  que tal privanza tuviera,
                  de un principio tan pequeño,
                  un hombre venido ayer,
                  no sé de dónde, sin prenda
                  de valor, fama o hacienda,
                  pues aun de quien le dio el ser
                  está la corte ignorante?

DUARTE:

                  Sola una cosa en favor
                  de que es hombre de valor
                  le abona.

DIONÍS:

                  ¿Y es?

DUARTE:

                  Que el infante
                  le apoye: clara señal
                  que es noble, pues él le ampara;
                  que el infante no agraviara
                  la sangre de Portugal,
                  de quien es tan honrador,
                  dando alas a un forastero,
                  si no fuera caballero.

DIONÍS:

                  Algún oculto valor
                  encierra, que por agora
                  debe de importar callalle.


Pág. 042 de 109
Averígüelo, Vargas Acto II Tirso de Molina


DUARTE:

                  Él merece por el talle
                  con que la corte enamora,
                  por el noble proceder
                  que con los títulos tiene,
                  por la humildad con que viene
                  a darnos a conocer
                  cuán ajeno de ambición
                  al rey y al infante obliga
                  a que en su aumento prosiga,
                  y por la conversación
                  apacible con que alcanza
                  renombre su juventud,
                  que envidiemos su virtud
                  y alabemos su privanza.
                  Mas ¿sabéis lo que concluyo
                  del amor con que el señor
                  infante le hace favor?
                  Que debe ser hijo suyo.

DIONÍS:

                  ¡Pluguiera a Dios! Sosegara
                  mi amoroso frenesí,
                  si eso, amigo, fuera ansí;
                  porque la sospecha avara
                  que tengo de que la infanta
                  le quiere bien, es ya tal,
                  que temo querelle mal.

DUARTE:

                  ¿Celos tenéis?

DIONÍS:

                  ¿Qué os espanta,
                  si cuando solos se ven,
                  por las lenguas de los ojos,
                  a costa de mis enojos,
                  dicen que se quieren bien?
                  Por Dios, que me pesaría
                  de que fuésemos los dos
                  enemigos, y por Dios,
                  que si la loca porfía
                  crece, siendo su interés
                  en mi daño, que sospecho
                  que le ha de hacer mal provecho.

DUARTE:

                  Yo he de averiguar quién es
                  don Ramiro.


Pág. 043 de 109
Averígüelo, Vargas Acto II Tirso de Molina


DIONÍS:

                  ¿De qué modo?

DUARTE:

                  Su criado sale al paso,
                  que es hombre de poco vaso,
                  y presto lo dirá todo;
                  propiedad de un ignorante,
                  combatido de malicias.

DIONÍS:

                  Pedidme el alma en albricias,
                  si es padre suyo el infante.
 
Sale TABACO [sin ver a los caballeros]

TABACO:

                  Después acá que enredado
                  en aqueste enjugador
                  voy, sin ser predicador,
                  de dos púlpitos cargado,
                  es tanta la presunción
                  que de estas quimeras saco,
                  que no he de ser más Tabaco,
                  o le he de echar el tacón
                  de un "don"; que no es mal ensayo
                  que "don Tabaco" me nombren,
                  aunque los dones se asombren
                  de haber hecho un "don" lacayo.
                  Mas tantos los dones son
                  que aun las campanas los dan,
                  pues si tañe el sacristán,
                  pronuncia "dan, dan, don, don".
                  Y si dan "don", desde hoy quiero
                  un don, aunque sea trabajo;
                  que un "don" dado de un badajo
                  bien está en un majadero.

DUARTE:

                  Hola; ¿oís?


Pág. 044 de 109
Averígüelo, Vargas Acto II Tirso de Molina


TABACO:

                  ¿Quién es la "hola"?
                  Hablad como habéis de hablar;
                  que aunque la corte sea mar,
                  no tengo yo de ser ola.
                  Don Tabaco es mi apellido,
                  porque en estas ocasiones
                  la poesía y los dones
                  a tanta baja han venido
                  que hay ya dones al soslayo,
                  y de agujas y banquetas
                  levanta Apolo poetas,
                  como dones de un lacayo.
                  Y en mí no es el "don" postizo;
                  que un don Tabaco es de honrar,
                  por ser su antiguo solar
                  narices con romadizo.

DIONÍS:

                  Humor tenéis.

TABACO:

                  Ya lo veis;
                  soy hombre de humos y humor.

DUARTE:

                  Escuchad. Vuestro señor
                  ¿de dónde es, si lo sabéis?

TABACO:

                  Su nombre se soleniza.

DIONÍS:

                  ¿Es caballero?

TABACO:

                  Eso infiero,
                  pues de puro caballero,
                  nació en la caballeriza.

DUARTE:

                  Dejad burlas tan pesadas.

TABACO:

                  En su sangre hay encomiendas.

DIONÍS:

                  ¿Y es hombre de prendas?

TABACO:

                  ¿Prendas?
                  Algunas tiene empeñadas.

DIONÍS:

                  Prendas de nobleza llamo.

TABACO:

                  No lo entendí, perdonad.

DIONÍS:

                  ¿Es hombre de calidad?

TABACO:

                  Sí, es muy cálido mi amo;
                  que ansí lo dijo un dotor.

DUARTE:

                  O vos sois un gran bellaco
                  o un gran tonto.

TABACO:

                  Soy Tabaco,
                  que es uno y otro, señor.
 
Vase


Pág. 045 de 109
Averígüelo, Vargas Acto II Tirso de Molina


DIONÍS:

                  El rey sale.

DUARTE:

                  Extraordinario
                  favor hace a don Ramiro.
                  Siempre a su lado le miro;
                  hale hecho su secretario,
                  y dándole peticiones
                  viene.

DIONÍS:

                  Su presencia es tal,
                  que muestra ser principal.

DUARTE:

                  De sus nobles intenciones
                  se colige la nobleza
                  con que al cielo se levanta;
                  mas como no ame a la infanta,
                  sea quien fuere.
 
Sale el REY recibiendo peticiones de don RAMIRO,
doña FELIPA, don PEDRO, ACOMPAÑAMIENTO

RAMIRO:

                  Vuestra alteza
                  de modo me favorece,
                  que de mí mismo me admiro
                  envidioso.

REY:

                  Don Ramiro,
                  honrar a quien lo merece
                  es obligación de un rey,
                  que a los pechos del consejo
                  de un infante sabio y viejo,
                  su valor tiene por ley.
                  Alcaide de Santarén
                  sois.

RAMIRO:

                  Tus pies quiero besar.

REY:

                  Blasón de un rey es el dar;
                  pero más lo es el dar bien.

PEDRO:

                  Los pies beso a vuestra alteza
                  por la merced que Ramiro
                  recibe.


Pág. 046 de 109
Averígüelo, Vargas Acto II Tirso de Molina


REY:

                  En él y en vos miro
                  todo el valor y nobleza.
                  ¿Hay más peticiones?

RAMIRO:

                  Ésta
                  en que el conde don Dionís
                  os suplica que de Avís,
                  pues su lealtad manifiesta
                  sus méritos, la encomienda
                  le deis mayor, que está vaca.
 
[A don DIONÍS]

DUARTE:

                  (De vos habla.)

DIONÍS:

                  (A plaza saca
                  su valor, aunque pretenda
                  encubrirse.)

REY:

                  ¿Qué valdrá
                  esa encomienda mayor?

PEDRO:

                  Diez mil ducados, señor,
                  de renta.

REY:

                  Bien se empleará,
                  don Ramiro, en vuestro pecho.
                  Traedla, y dará más luz
                  en tales pechos tal cruz,
                  y yo estaré satisfecho.
                  El comendador mayor
                  os llamen desde hoy de Avís.

RAMIRO:

                  Preténdela don Dionís
                  y la merece mejor.
                  Suplícoos, príncipe augusto,
                  me hagáis a mí esta merced.

REY:

                  Vuestra es la encomienda, haced
                  de ella lo que os diere gusto.
 
[A don DIONÍS]

RAMIRO:

                  Llegad a besar los pies,
                  conde, al rey nuestro señor,
                  que comendador mayor
                  os ha hecho.


Pág. 047 de 109
Averígüelo, Vargas Acto II Tirso de Molina


DIONÍS:

                  El interés
                  que de ese cargo consigo
                  me obliga por justa ley,
                  a vos, señor, como a rey,
                  y a vos como a fiel amigo,
                  dándoos la fama loores
                  que eternamente gocéis,
                  pues hoy, sin ser rey, hacéis
                  comendadores mayores.

RAMIRO:

                  Amigos, don Dionís, hago,
                  que es más precioso caudal.

REY:

                  Sed, Ramiro, en Portugal
                  maestre de Santïago;
                  que quiero que el mundo muestre
                  lo que la cruz hace en vos.

RAMIRO:

                  Hágaos gran monarca Dios,
                  pues que me hacéis gran maestre.

REY:

                  Ya del infante mi tío
                  sé que nobleza y valor
                  os hacen merecedor
                  del cargo que de vos fío.

PEDRO:

                  ¿Qué más valor que agradarte,
                  si ansí quien te sirve vuela?

RAMIRO:

                  El condado de Penela
                  dio al padre de don Duarte
                  el vuestro, que está en el cielo,
                  sólo por su vida; y él,
                  que es el vasallo más fiel
                  de cuantos celebra el suelo,
                  que se le perpetuéis
                  os suplica, gran señor.

REY:

                  Si vos sois intercesor,
                  Ramiro, ¿qué pediréis
                  que no alcancéis? Dadle parte
                  de eso al infante mi tío;
                  que a él sujeto el gusto mío.

PEDRO:

                  Penela está en don Düarte,
                  señor, muy bien empleado.

REY:

                  Désele a Penela, pues.

DUARTE:

                  Pon en mi boca esos pies.


Pág. 048 de 109
Averígüelo, Vargas Acto II Tirso de Molina


REY:

                  Y gozad vos el condado
                      de Oliventa y de Estremoz.

RAMIRO:

                  Señor...

REY:

                  Siempre que venís
                  y para otros me pedís,
                  gusto de daros a vos.
                  Pedidme para otros mucho,
                  porque mucho a vos os dé.

RAMIRO:

                  Contigo Alejandro fue
                  avariento.

REY:

                  Como escucho
                  lo que mi tío os abona,
                  honraros mi amor desea.
 
[Al REY]

PEDRO:

                  Bien vuestro favor se emplea
                  en ilustrar su persona;
                  que es Ramiro principal,
                  y si tanto amor le muestro,
                  es por ser muy deudo vuestro,
                  señor, y su sangre real.

FELIPA:

                  (Amor, si habéis hasta aquí
                  reparado en calidad,
                  teniéndoos mi autoridad
                  a raya dentro de mí,
                  hablad, pues es vuestro amante
                  conde y maestre, certeza
                  de su encubierta nobleza;
                  que pues mi padre el infante
                  le honra tanto, bien conoce
                  lo que su valor alcanza.)

RAMIRO:

                  (Ennoblecedme, privanza,
                  subidme más, porque goce
                  tan noble merecimiento
                  mi amorosa voluntad;
                  que si honras dan calidad,
                  y cargos atrevimiento,
                  a pesar de mi bajeza,
                  me dicen mis pretensiones
                  que cargos son escalones
                  para subir la nobleza.)


Pág. 049 de 109
Averígüelo, Vargas Acto II Tirso de Molina


DIONÍS:

                  (¡Ay, infanta! Si mi amor
                  tu mayor favorecido
                  me hiciese, pues he subido
                  a comendador mayor,
                  fuera mi dicha adelante;
                  mas teme la pena mía
                  que con esta mayoría
                  Ramiro se me levante,
                  siendo mi desdicha tanta,
                  que porque de él no me ofenda,
                  hizo darme una encomienda,
                  para quitarme una infanta.)
 
Sale un PAJE.
[Habla a don PEDRO]

PAJE:

                  Del gran duque de Viseo
                  se acaba agora de apear
                  un paje que quiere hablar
                  a vuestra alteza.

PEDRO:

                  Deseo
                  velle; ya sé a lo que viene.
                  Un enano ha de traeros,
                  señor, para entreteneros,
                  que por el amor que os tiene
                  el duque, le hizo venir
                  de Castilla.

REY:

                  Debo yo
                  mucho al duque; siempre dio
                  muestras de lo que servir
                  me desea.
 
Salen SANCHA, de hombre,
y CABELLO, de lacayo.
[Habla aparte a SANCHA]

CABELLO:

                  ¿Dó me llevas
                  de esta suerte? ¿Qué marañas
                  comienzan ya tus hazañas?
                  ¿Qué burlas son estas nuevas,
                  Sancha del diablo? ¿Ante el rey
                  yo, y bragado de este modo?


Pág. 050 de 109
Averígüelo, Vargas Acto II Tirso de Molina


SANCHA:

                  Haz lo que te he dicho en todo,
                  y calla.

CABELLO:

                  Yo seré un buey
                  mudo; mas ¡pardiez! que dudo
                  que me han de estirar el cuello.

SANCHA:

                  ¿No me conoces, Cabello?

CABELLO:

                  Ya te conozco. (¿Que pudo
                  persuadirme a aqueste ensayo
                  Sancha? ¿Que al fin me embaucó?
                  ¿Ella enano, y su ayo yo?
                  ¡Miren qué enano y qué ayo!)

SANCHA:

                  Déme los pies vuestra alteza.

PEDRO:

                  Besad los del rey primero.

SANCHA:

                  Ignoré, como estranjero,
                  que estaba aquí la grandeza
                  del rey. Vuestra Majestad
                  perdone si entré ignorando.
Dale un pliego
                  Éste el duque don Fernando
                  os envía.

REY:

                  Levantad,
                  y leed vos, tío infante,
                  lo que escribe el de Viseo.

RAMIRO:

                  (¡Cielos! ¿Qué es esto que veo?
                  ¿No tengo a Sancha delante?
                  ¿Éste no es Cabello? Él es.)
[RAMIRO habla aparte a CABELLO]
                  Cabello.

CABELLO:

                  (Me conoció.)

RAMIRO:

                  ¿Qué haces aquí?

CABELLO:

                  ¿Qué sé yo?
                  Sancha os lo dirá después.


Pág. 051 de 109
Averígüelo, Vargas Acto II Tirso de Molina


Lee
 
PEDRO:

                  "Entre los grandes deseos que de servir a vuestra
                  Majestad tengo, he puesto en ejecución uno
                  tan pequéno como este enano, que por ser sólo en
                  el cuerpo, y no en la proporción, le hice traer de
                  Castilla para el entretenimiento de la niñez de
                  vuestra Majestad, a quien suplico me reconozca por
                  uno de sus más leales vasallos y parientes, etc.
                  Julio de [?]. Don Fernando"
 

REY:

                  ¿Sois vos el enano?

SANCHA:

                  Soy,
                  señor, aunque en cuerpo enano,
                  gigante en cuerpo, pues gano
                  el venirte a servir hoy.

RAMIRO:

                  (¿Qué disparates son éstos,
                  Cabello?)

CABELLO:

                  (¿Qué me pescudas?
                  Sáquete ella de esas dudas,
                  y a mí de aquestos dos cestos
                  en que tan bien me ha envainado.)

REY:

                  ¡Qué buen talle y buena cara!

FELIPA:

                  Yo por niño le juzgara,
                  a no habérosle envïado
                  por enano el de Viseo.

PEDRO:

                  ¿Eres portugués?

SANCHA:

                  Nací
                  en Castilla, criéme aquí,
                  y después por un deseo
                  de mi padre, me volvió
                  a los aires castellanos.

REY:

                  Bien; y ¿tienes más hermanos?

SANCHA:

                  Sólo a mí me enaneó
                  mi madre.


Pág. 052 de 109
Averígüelo, Vargas Acto II Tirso de Molina


REY:

                  Tu cantidad
                  se vestirá a poca costa.

SANCHA:

                  Hízome mi padre aposta
                  para vuestra Majestad.

FELIPA:

                  ¿Qué años tienes?

SANCHA:

                  Treinta y tres.

FELIPA:

                  ¿Treinta y tres, y no has barbado?

SANCHA:

                  Hánmelo imposibilitado
                  trabajos que tú no ves,
                  ni yo decillos quisiera.

REY:

                  ¿De qué suerte?

SANCHA:

                  Señor mío,
                  pago casa de vacío,
                  y están los huéspedes fuera.

PEDRO:

                  No sé yo dónde te he visto
                  otra vez.

SANCHA:

                  ¿A quién? ¿A mí?

PEDRO:

                  Dudoso estoy; creo que sí.

SANCHA:

                  Mucho ha que en Castilla asisto.

PEDRO:

                  Podrá ser.

SANCHA:

                  (Ya está en el potro
                  mi miedo.)

PEDRO:

                  A alguien te pareces.

SANCHA:

                  Sí haré, porque muchas veces
                  se parece un diablo a otro.
 
[Hablan aparte RAMIRO y CABELLO]

RAMIRO:

                 (¡Jesús! ¡Que se haya atrevido
                 Sancha a hacer tal disparate!)

CABELLO:

                 (Este amor es un orate,
                 y yo otro, que aquí he venido.
                 Después sabrás maravillas;
                 que hay, Ramiro, historias largas.)

REY:

                ¿Llámaste?


Pág. 053 de 109
Averígüelo, Vargas Acto II Tirso de Molina


SANCHA:

                 Mi padre Vargas,
                 y yo, por chico, Varguillas.

REY:

                 Pues mucho os he de querer,
                 señor Vargas.

SANCHA:

                 Tus pies beso.

PEDRO:

                 Vamos.

RAMIRO:

                 (No hay amor con seso,
                 y más si ama una mujer.)

SANCHA:

                 (A fe, sospechas amargas,
                 que he de remediar mis miedos.)
 
[A CABELLO]

RAMIRO:

                 (Espántanme sus enredos.)

CABELLO:

                 (Pues "averígüelo Vargas.")
 
Vanse el REY, don PEDRO, doña FELIPA,
el PAJE y ACOMPAÑAMIENTO

DUARTE:

                 Goce vuestra señoría
                 el maestrazgo y el estado,
                 que el rey mi señor le ha dado
                 tan justamente este día,
                 mil años; que el que me dio
                 por su noble intercesión
                 me ha puesto en obligación.

RAMIRO:

                 Con él quisiera dar yo
                 un reino a vueseñoría.
 
Vase don DUARTE

DIONÍS:

                 A mí me le podéis dar,
                 don Ramiro, si estimar
                 queréis hoy la amistad mía,
                 con darme sola una prenda
                 que ha de enriquecer mi estado
                 más que el que por vos me han dado
                 con la mayor encomienda.
                 Confesadme una verdad;
                 que como amigo os prometo
                 guardar eterno secreto.


Pág. 054 de 109
Averígüelo, Vargas Acto II Tirso de Molina


RAMIRO:

                 Por pagar la voluntad
                 de que me hacéis hoy deudor
                 y estimo, el pecho rasgara,
                 y en él el alma os mostrara.

DIONÍS:

                 ¿Tenéis a la infanta amor?

RAMIRO:

                 ¿A doña Felipa?

DIONÍS:

                 Sí.

RAMIRO:

                 Como a hija del infante
                 la quiero, no como amante.}}

DIONÍS:

                 No hay recelos de mí,
                 pues vuestra amistad profeso.

RAMIRO:

                 Don Dionís, si yo la amara,
                 de vos el alma fïara.

DIONÍS:

                 Pues sabed que pierdo el seso
                 por ella.

RAMIRO:

                 (¡Ay de mí!) ¿Pues bien...

DIONÍS:

                 Vos que me habéis dado hacienda,
                 quiero que con la encomienda,
                 me deis esposa también.
                 Perdonad; que lo que hiciera
                 por vos, maestre, eso mismo
                 quiero que hagáis.

RAMIRO:

                 (¿En qué abismo
                 me ha puesto mi pena fiera?)

DIONÍS:

                 Interceded en mi amor,
                 sed mi tercero discreto.
                 ¿Haréislo?

RAMIRO:

                 Yo os lo prometo.

DIONÍS:

                 (Pues que no la tiene amor,
                 su hermano debe de ser.)
                 ¿Cuándo la iréis a hablar?

RAMIRO:

                 Luego.

DIONÍS:

                 Adiós.

RAMIRO:

                 Adiós.
 
Vase don DIONÍS


Pág. 055 de 109
Averígüelo, Vargas Acto II Tirso de Molina


RAMIRO:

                 Amor ciego,
                 cegadme a mí por no ver
                 tanta confusión y enredo.
                 Yo adoro a doña Felipa,
                 don Dionís se me anticipa,
                 y acobardándome el miedo
                 de no saber quién me dio
                 el ser que tan adelante
                 está honrándome el infante,
                 padezco entre un sí y un no.
                 ¿Posible es que, sin saber
                 el infante mi linaje,
                 de este modo me aventaje?
                 No, temor, no puede ser.
                 Al rey que era noble dijo,
                 y mi honrado pensamiento
                 califica este argumento;
                 él sabe de quién soy hijo.
                 Proseguir mi dicha quiero,
                 y declaralla mi amor,
                 aunque mi competidor
                 me haya hecho su tercero,
                 que ha venido Sancha aquí
                 celosa, y podrá estorbar
                 mi dicha saliendo azar.
                 Amor, volved vos por mí.
 
Sale SANCHA

SANCHA:

                 Pues, mi señor cortesano,
                 todos estamos acá;
                 aunque no se dignará
                 de hablar un conde a un enano.
                 ¿Qué te parece la traza
                 con que te he venido a ver?
                 ¿Mas que debes de creer
                 que vengo a espantar la caza
                 de tu amor? Dame esa mano;
                 seguro la puedes dar,
                 que no me puedo casar
                 contigo, que eres mi hermano.


Pág. 056 de 109
Averígüelo, Vargas Acto II Tirso de Molina


RAMIRO:

                 ¿Yo hermano tuyo? ¿Qué dices?

SANCHA:

                 La verdad que me ha traído
                 aquí con traje fingido,
                 porque mi fe solenices.
                 El día mismo que saliste
                 de Momblanco, me informé
                 de un viejo, a quien obligué,
                 con verme en tu ausencia triste,
                 a que, rompiendo el secreto,
                 que le encargó el gran prïor,
                 de nuestro progenitor
                 me diese cuenta. En efeto,
                 soy tu hermana.

RAMIRO:

                 Sancha mía,
                 aunque tus embustes sé
                 me ha obligado a darte fe
                 la sangre que el amor cría,
                 y mis sospechas allana;
                 pues desde el punto primero
                 que te vi, te estimo y quiero
                 como un hermano a una hermana.
                 (¡Ay mi infanta hermosa y bella!
                 Si es mi sangre venturosa
                 tan ilustre y generosa
                 como el valor que hallo en ella,
                 siendo noble y no villano,
                 bien te puedo pretender.)

SANCHA:

                 (Como yo le haga entender
                 a Ramiro que es mi hermano,
                 y que a terciar en su amor
                 vengo, no descubrirá
                 que soy mujer.)

RAMIRO:

                 (¿Si será
                 padre mío el gran prïor?)
                 Acaba de declarar,
                 Sancha, a quién debo mi ser.

SANCHA:

                 Grande dicha has de tener.

RAMIRO:

                 Ya la comienzo a gozar.
                 Dilo para que socorras
                 el temor que has de impedir.


Pág. 057 de 109
Averígüelo, Vargas Acto II Tirso de Molina


SANCHA:

                 No te lo atrevo a decir.

RAMIRO:

                 ¿Por qué?

SANCHA:

                 Porque no te corras.

RAMIRO:

                 ¡Ay cielo! Mi desventura
                 sospecho; no es principal
                 quien me dio el ser.

SANCHA:

                 ¿No? ¡Y qué tal!
                 Nuestro padre es...

RAMIRO:

                 ¿Quién?

SANCHA:

                 El cura,
                 pariente del gran prïor
                 muy cercano.

RAMIRO:

                 ¡Un cura!

SANCHA:

                 Sí,
                 aquesto es cierto.

RAMIRO:

                 ¡Ay de mí!

SANCHA:

                 Bien lo sabrá el labrador
                 que nos crïó.

RAMIRO:

                 Dejamé;
                 mataréme.

SANCHA:

                 ¿Hay tal ventura
                 como ser hijo de un cura?
                 ¿Matarte quieres? ¿Por qué?
                 El gran prïor nos crïó
                 (que pienso que es nuestro tío)
                 y ha sabido, hermano mío,
                 que nuestro padre murió.
                 En tu extraña dicha y medro
                 puedes experimentar
                 lo que el cielo suele honrar
                 a los nietos de San Pedro.

RAMIRO:

                 Cesa, pues cesó mi amor.

SANCHA:

                 A fe que te burlé bien.
                 No es tu padre ése.

RAMIRO:

                 Pues ¿quién?
                 ¿Es, hermana, el gran prïor?

SANCHA:

                 Y por su causa el infante
                 te honra, Ramiro, ansí.

RAMIRO:

                 ¿Es cierto?

SANCHA:

                 Pues ¿no?


Pág. 058 de 109
Averígüelo, Vargas Acto II Tirso de Molina


RAMIRO:

                 Eso sí;
                 viviré de aquí adelante.

SANCHA:

                 En sabiendo que mi hermano
                 eras, te vine a buscar,
                 dándome traje y lugar
                 para venir el enano
                 que en Momblanco aposentó
                 don Nuño, y vino tan malo
                 que, no bastando el regalo
                 que le hicieron, se murió.
                 Partióse desesperado
                 don Nuño, y dejóse allí
                 las cartas que luego abrí,
                 y viendo que presentado
                 iba por el de Viseo,
                 eché otra cubierta al pliego,
                 vestíme en su traje luego,
                 y en las alas del deseo
                 vengo a terciar en tu amor.
                 Yo haré que a la infanta goces,
                 si mis enredos conoces.

RAMIRO:

                 ¿Que es mi padre el gran prïor?
                 ¿Que eres mi hermana?

SANCHA:

                 (La trama
                 va buena.)

RAMIRO:

                 ¡Qué alegre estoy!

SANCHA:

                 Tu hermana y tercera soy.
 
Sale un PAJE

PAJE:

                 Señor, el infante os llama.
 
Vase


Pág. 059 de 109
Averígüelo, Vargas Acto II Tirso de Molina


RAMIRO:

                 Pues tú de mi amor te encargas,
                 ya no tengo que temer.

SANCHA:

                 Enredos tengo que hacer
                 con que se acuerden de Vargas.
 
Vanse.
Sale doña FELIPA

FELIPA:

                 Amor rapaz, esa venda
                 en la boca había de estar,
                 porque no puedas hablar,
                 ni tu secreto se entienda;
                 aunque para que me ofenda
                 de ti, tirano desnudo,
                 siempre que quiero hablar, dudo;
                 porque para darme enojos,
                 siendo ciego, estás con ojos,
                 y en mí, con lengua, estás mudo.
 
Sale RAMIRO

RAMIRO:

                 (No puede el desasosiego
                 que me atormenta, parar;
                 que mal podrá sosegar
                 fuera de su centro el fuego.
                 No seáis mudo, pues sois ciego,
                 niño dios; mas si segura
                 queréis ver vuestra ventura,
                 hacelda a la infanta clara;
                 que mal que no se declara,
                 con dificultad se cura.)


Pág. 060 de 109
Averígüelo, Vargas Acto II Tirso de Molina


FELIPA:

                 Ramiro.

RAMIRO:

                 Señora mía.

FELIPA:

                 ¿Adónde vais?

RAMIRO:

                 No osaré
                 decillo.

FELIPA:

                 ¿Por qué?

RAMIRO:

                 Porque
                 no me atrevo, aunque querría.

FELIPA:

                 (¡Oh, si viniese a buscarme!)

RAMIRO:

                 (¡Oh, si gustase de oírme!)

FELIPA:

                 (Amor, aprende a ser firme.)

RAMIRO:

                 (Amor, comienza a ayudarme.)

FELIPA:

                 Llegaos más, y no os turbéis;
                 que estando a solas los dos,
                 bien podéis hablar.

RAMIRO:

                 Por Dios,
                 señora, que me escuchéis.

FELIPA:

                 (Sin duda me quiere bien;
                 que el rostro y los tiernos ojos,
                 [a pesar de mis enojos,]
                 mirándome, hablan también.)

RAMIRO:

                 No os pregunto, mi señora,
                 si sabéis qué es afición
                 por obra o por discreción;
                 que quien es cuerdo no ignora
                 que por obra no sabréis
                 lo que por ciencia alcanzáis;
                 quiero decir que no amáis,
                 pero que bien lo entendéis.

FELIPA:

                 (Ya el sol muestra su luz bella.)
                 Pasá adelante.

RAMIRO:

                 Sí haré;
                 que ganando tierra, iré
                 ganando cielo por ella.
                     Digo, señora, que yo
                 quiero...


Pág. 061 de 109
Averígüelo, Vargas Acto II Tirso de Molina


FELIPA:

                 ¿Qué queréis?

RAMIRO:

                 Muy bien
                 a quien lo merece.

FELIPA:

                 ¿A quién?

RAMIRO:

                 A vos, mi señora... no.

FELIPA:

                 ¿Pregúntoos yo si es a mí?

RAMIRO:

                 Pudiéraislo preguntar.

FELIPA:

                 Acabaos de declarar.

RAMIRO:

                 (Dije no por decir sí.
                 Pero en pretensión tan alta
                 ¿quién no se acobarda?)

FELIPA:

                 (Quiero
                 disimular.)

RAMIRO:

                 Lo primero
                 que en esta empresa me falta
                 es, señora, atrevimiento
                 de hablar.

FELIPA:

                 Perded el temor,
                 y no digáis vuestro amor
                 con tanto encarecimiento.

RAMIRO:

                 Quiero bien, pues, a una dama.

FELIPA:

                 Ya se entiende, pues sois hombre.

RAMIRO:

                 Y esta dama...

FELIPA:

                 Decí el nombre.

RAMIRO:

                 Dama esta dama se llama.

FELIPA:

                 ¿Y no más?

RAMIRO:

                 Volvíme atrás;
                 el nombre os diré otra vez.

FELIPA:

                 La dama del ajedrez
                 se llama dama no más.

RAMIRO:

                 Quisiera que vuestra alteza...

FELIPA:

                 Pediréis que tercie yo
                 con ella.

RAMIRO:

                 Señora, no.

FELIPA:

                 Habladme, pues, con llaneza.


Pág. 062 de 109
Averígüelo, Vargas Acto II Tirso de Molina


RAMIRO:

                 Quisiera, señora mía,
                 que a mí me favoreciera
                 vuestra alteza, y que fingiera
                 que me honraba... y me quería;
                 porque envidiando el favor
                 de tan alta dama, entiendo
                 que la que sirvo y pretendo
                 me tendrá de envidia amor.
                 Que si la más principal,
                 más discreta y más hermosa
                 me quiere, estará envidiosa
                 quien me trata agora mal.

FELIPA:

                 ¡Nuevo modo de tercera
                 es ése, Ramiro! Pues
                 ¿es la dama...?

RAMIRO:

                 Doña Inés,
                 a quien obligar quisiera.}}

FELIPA:

                 ¿Mi dama?

RAMIRO:

                 Señora, sí.

FELIPA:

                 Alto, yo os haré favores,
                 porque tan cuerdos amores
                 no se malogren por mí.
                 (Celosa estoy, pero es justo
                 cumplir lo que me ha pedido,
                 porque, aunque sea fingido,
                 quiero gozar de este gusto.)

RAMIRO:

                 (¿Si me ha entendido la infanta?
                 Pero comienzo a fingir;
                 que ansí le podré decir
                 mi voluntad, aunque es tanta.)

FELIPA:

                 ¿Tenéis que advertirme más?

RAMIRO:

                 Señora, que perdonéis.

FELIPA:

                 Pues mirad que no faltéis
                 de mi presencia jamás.
                 Dad vos ocasión; mostrad
                 gusto y amor cuando vengo,
                 porque no digan que os tengo,
                 sin ocasión, voluntad.


Pág. 063 de 109
Averígüelo, Vargas Acto II Tirso de Molina


RAMIRO:

                 Harélo ansí.

FELIPA:

                 (De esta suerte
                 puedo yo engañarme a mí.)

RAMIRO:

                 Quede esto ansí.

FELIPA:

                 Quede ansí.

RAMIRO:

                 ¿Queréisme ya?

FELIPA:

                 Hasta la muerte.
 
Vase RAMIRO.
Sale doña INÉS

INÉS:

                 (Puse en Ramiro los ojos;
                 pero mi desdicha es tanta,
                 que temo que ama a la infanta,
                 y hace ciertos mis enojos.)

FELIPA:

                 Doña Inés.

INÉS:

                 Señora mía.
                 (¿Quién supiera la verdad?
                 ¿Diréle mi voluntad?
                 Mas ¿quién en mujeres fía?)

FELIPA:

                 Pienso que venís turbada;
                 si es amoroso secreto,
                 decildo; que yo os prometo
                 guardarle.

INÉS:

                 Estoy confïada
                 de vuestra alteza, y ansí
                 le diré mi pretensión
                 honrosa, y por su ocasión,
                 el amor que crece en mí.
                 Dama soy vuestra, y no es mucho
                 pretender para marido
                 a un galán favorecido
                 del rey.

FELIPA:

                 (Envidiosa escucho.)

INÉS:

                 Digo, pues, que don Ramiro,
                 si no me engaño, me ama,
                 y por su prudencia y fama,
                 con buenos ojos le miro.
                 No hay más.


Pág. 064 de 109
Averígüelo, Vargas Acto II Tirso de Molina


FELIPA:

                 No quiero yo más.
                 Pues ¿qué pretendéis agora?

INÉS:

                 Ser su esposa, mi señora,
                 por no perderle jamás.

FELIPA:

                 Y él, ¿os quiere?

INÉS:

                 No lo sé;
                 pero muéstrame afición.

FELIPA:

                 (¡Ay terrible confusión!
                 Desespero, si esperé;
                 porque si a mí me quisiera,
                 no quisiera a doña Inés,
                 y si se quieren, no es
                 de provecho una tercera.)

INÉS:

                 ¿Qué responde vuestra alteza?

FELIPA:

                 Que es justa y forzosa ley
                 pretender que os case el rey,
                 si iguala a vuestra nobleza.
                 Yo hablaré a su Majestad;
                 confïada podéis iros.

INÉS:

                 Voyme, pues.
 
Vase

FELIPA:

                 Tristes suspiros,
                 no abraséis la voluntad.
 
Sale SANCHA

SANCHA:

                 Señora, ¿era vuestra alteza
                 quien suspiraba?

FELIPA:

                 No sé...
                 Yo soy.

SANCHA:

                 Pues ¿tienes por qué?

FELIPA:

                 Respóndate mi tristeza.

SANCHA:

                 Dime tus penas amargas;
                 que soy Vargas, y es razón
                 que en aquesa confusión
                 averigüe tu mal Vargas.


Pág. 065 de 109
Averígüelo, Vargas Acto II Tirso de Molina


FELIPA:

                 Alegre estás.

SANCHA:

                 Sabe Dios
                 el dolor que me condena,
                 y si hay una misma pena,
                 señora infanta, en los dos.

FELIPA:

                 Grande amistad te ha cobrado
                 Ramiro; mucho te quiere.

SANCHA:

                 Entre todos me prefiere;
                 yo soy su mayor privado.

FELIPA:

                 Si tanto te ha satisfecho,
                 no hay duda sino que sabes
                 su amor, dándote las llaves
                 de su voluntad y pecho.
                 Dime, ansí Dios te dé vida,
                 si es que, como pienso, ama,
                 quién es su dichosa dama.

SANCHA:

                 (Ya veo, cielos, prevenida
                 la ocasión que deseaba.)
                 Diréte, señora mía,
                 lo que antes no me atrevía,
                 aunque cuidadoso andaba.

FELIPA:

                 Pues ¿qué sabes? Dilo aprisa.

SANCHA:

                 Ramiro me había rogado
                 que te trujese un recado
                 en que de su amor te avisa.

FELIPA:

                 Pues ¿quiéreme bien a mí?

SANCHA:

                 Con una pasión extraña.

FELIPA:

                 Ya él me ha dicho que me engaña.

SANCHA:

                 ¿Que te engaña ha dicho?

FELIPA:

                 Sí.

SANCHA:

                 A mí me engaña también.

FELIPA:

                 Pues ¿cómo?

SANCHA:

                 Porque me ha hecho
                 alcahuete sin provecho
                 de la que no quiere bien.

FELIPA:

                 Es un engaño discreto
                 para amartelar después
                 a mi dama doña Inés;
                 ya yo he sabido el secreto.


Pág. 066 de 109
Averígüelo, Vargas Acto II Tirso de Molina


SANCHA:

                 ¡Oh aleve, oh falso, oh traidor!
                 ¿Con cautela me has tratado
                 por desvelar mi cuidado?
                 ¿Ansí se engaña un amor?

FELIPA:

                 Enojado estás. ¿Qué es esto?
                 Paso, Vargas; vuelve en ti.

SANCHA:

                 Si me encolerizo ansí,
                 es porque en esto me ha puesto;
                 que pensará vuestra alteza
                 que soy mentiroso yo.

FELIPA:

                 No haya más.

SANCHA:

                 Ya se acabó
                 mi pesar y mi tristeza.

FELIPA:

                 Verdad pienso, Vargas, que es
                 que don Ramiro me quiere,
                 y engañará, si lo fuere,
                 de esta suerte a doña Inés.
                 Vargas ¿quiéresme obligar,
                 ya que tu ingenio te ayuda?
                 Pues sácame de esta duda.

SANCHA:

                 Vargas lo ha de averiguar.
                 Retírese vuestra alteza
                 y déjeme hacer a mí.

FELIPA:

                 Adiós; desde hoy pongo en ti
                 mi esperanza y mi tristeza.
 
Vase.
Sale don DIONÍS

DIONÍS:

                 Vargas.

SANCHA:

                 Señor.

DIONÍS:

                 Todo el día
                 ando en tu busca.

SANCHA:

                 Aquí estoy.

DIONÍS:

                 Pues en albricias te doy
                 de hallarte esta prenda mía.
                 Recibe aquesta cadena
                 por primera obligación.


Pág. 067 de 109
Averígüelo, Vargas Acto II Tirso de Molina


SANCHA:

                 No quiero yo más prisión;
                 que una tengo, y no es muy buena.

DIONÍS:

                 Ya sabrás, pues no es posible
                 que se disimule tanta
                 afición, como a la infanta
                 quiero bien.

SANCHA:

                 Caso imposible
                 debe de ser; que la veo
                 ajena de voluntad.

DIONÍS:

                 Pues de esa dificultad
                 ha nacido mi deseo.
                 Tú, que a solas tantas veces
                 la entretienes, muestra y di
                 el amor que has visto en mí,
                 y que sus ojos sean jueces
                 de mi pasión, y sentencien
                 en mis amores constantes;
                 que desiguales amantes
                 no es bien que se diferencien.

SANCHA:

                 Yo haré todo lo que alcanza
                 mi ingenio.

DIONÍS:

                 Ve satisfecho
                 que ha de ser en tu provecho.
 
Vase

SANCHA:

                 Adiós. --¡Qué buena esperanza!
                 Hoy he de hacer maravillas;
                 no va mala aquesta historia.
                 ¿Mas que ha de quedar memoria
                 en Santarén de Varguillas?
 
Vase.


Pág. 068 de 109
Averígüelo, Vargas Acto II Tirso de Molina


Salen doña FELIPA y RAMIRO
 
RAMIRO:

                 Mi gloria tengo en miraros,
                 todo mi contento en veros,
                 dicha y regalo en hablaros,
                 gusto y deleite en quereros,
                 firmeza eterna en amaros.

FELIPA:

                 Hablaisme por doña Inés,
                 y ansí, como fui tercera,
                 respuesta traigo.

RAMIRO:

                 ¿Quién es
                 doña Inés?

FELIPA:

                 La verdadera
                 dama vuestra; dice, pues,
                 que os ama y que recibió
                 vuestros favores muy bien.

RAMIRO:

                 Pues ¿quién se los declaró?

FELIPA:

                 Harto bueno es eso. ¿Quién?
                 ¿No me lo dijisteis?

RAMIRO:

                 ¿Yo?
                 ¡Qué mal mi amor considera
                 la pena que en vos me aflige!

FELIPA:

                 Pues ¿no me hicistes tercera?

RAMIRO:

                 Señora, el refrán os dije
                 de "a ti te lo digo, nuera."
                 Hablemos claro.

FELIPA:

                 ¿Qué es esto?
                 Apartaos, no me enojéis.

RAMIRO:

                 Vos os enojáis tan presto,
                 que darme muerte queréis.
                 ¿No es condición que hemos puesto...?

FELIPA:

                 No me acierto a declarar.

RAMIRO:

                 No acierto a darme a entender.

FELIPA:

                 (Quiérole hablar.)

RAMIRO:

                 (Voyla a hablar.)

FELIPA:

                 Pues no me habéis de ofender.

RAMIRO:

                 Pues no os habéis de enfadar.

FELIPA:

                 Ramiro, pues vos de mí
                 fiáis vuestro amor, bien puedo
                 fiarme yo de vos.


Pág. 069 de 109
Averígüelo, Vargas Acto II Tirso de Molina


RAMIRO:

                 Sí.

FELIPA:

                 Comienzo a perder el miedo.

RAMIRO:

                 Yo el mío ya le perdí.

FELIPA:

                 Sabed que yo quiero bien
                 a don Dionís.

RAMIRO:

                 (¿Qué quimera
                 es ésta, cielos?) ¿A quién?

FELIPA:

                 Pues yo fui vuestra tercera,
                 sed mi tercero también.

RAMIRO:

                 Pues hacedme a mí tercero
                 como yo tercera a vos.

FELIPA:

                 Yo eso pido.

RAMIRO:

                 Yo eso quiero.

FELIPA:

                 Ansí ha de ser.

RAMIRO:

                 ¡Plega a Dios!
                 que dichoso fin espero.

FELIPA:

                 A don Dionís le diréis
                 que, aunque no se ha declarado,
                 le quiero bien; ya sabréis
                 dar como vuestro un recado,
                 si amor secreto tenéis.
                 Y decilde que le ruego
                 que sea más atrevido,
                 pues yo a decírselo llego;
                 y que esta noche le pido
                 que, a pesar de su sosiego,
                 me vea por el balcón
                 sin reja que al jardín mira
                 del parque; que hay ocasión,
                 y si de ella se retira,
                 que culpe su dilación.
                 En ausentándose Apolo
                 id; que el amor que acrisolo
                 estará aguardando. Adiós.
                 Decid que vaya con vos,
                 Ramiro, y que venga solo.

RAMIRO:

                 ¿Solo y conmigo?

FELIPA:

                 ¿Qué os cuesta
                 el decir esto?

RAMIRO:

                 Ahora bien,
                 ya le daré esa respuesta.

FELIPA:

                 Ramiro, id allá también,
                 porque sin vos no habrá fiesta.
 
Vase


Pág. 070 de 109
Averígüelo, Vargas Acto II Tirso de Molina


RAMIRO:

                 ¿Solo y conmigo y sin mí?
                 ¿Que vaya yo y que él se quede?
                 ¿Qué locura o frenesí
                 es ésta, amor? ¿Cómo puede
                 cumplirse este enredo ansí?
                 Pero, alma, si lo advertís,
                 vuestra dicha conseguís
                 en el enigma que hoy miro,
                 que es amar a don Ramiro
                 con nombre de don Dionís.
 
Sale SANCHA

SANCHA:

                 ¡Palaciego!

RAMIRO:

                 ¡Hermosa hermana!

SANCHA:

                 No me digas ese nombre.

RAMIRO:

                 Pues ¿no es verdad?

SANCHA:

                 Cierta y llana;
                 mas ser hermana de un hombre
                 que quise, es cosa inhumana.

RAMIRO:

                 ¿Hablaste por mí a la infanta?

SANCHA:

                 Tan grande malicia es
                 la tuya, que nos espanta
                 a las dos. Es doña Inés
                 la que tus gustos encanta,
                 y quiere ser tu mujer,
                 ¿y engañas con tus quimeras
                 a quien lo pudiera ser?

RAMIRO:

                 Que son burlas.

SANCHA:

                 Que son veras;
                 que ya las vine a saber,
                 y doña Inés misma muestra
                 tus papeles y favores.

RAMIRO:

                 Necia cautela es la vuestra;
                 que no han dado mis amores
                 jamás semejante muestra.

SANCHA:

                 Pues la infanta se ha enojado;
                 que se lo ha dicho su dama.


Pág. 071 de 109
Averígüelo, Vargas Acto II Tirso de Molina


RAMIRO:

                 Eso me pone en cuidado.
                 ¡Ay de mí! de veras llama
                 a Dionís su enamorado.
                 Manda que vaya conmigo
                 para darme entre mil celos
                 de mi desdicha castigo.
                 Si no entiende mis desvelos,
                 liviana esperanza sigo.

SANCHA:

                 ¿A don Dionís llama?

RAMIRO:

                 Sí,
                 y pensé que la cautela
                 era de llamarme a mí;
                 pero si yo en esta escuela
                 del amor las aprendí,
                 esta noche he de ir sin él
                 al balcón de su jardín,
                 y con la sombra fïel
                 de la noche, daré fin
                 a mi venganza crüel.
                 Daré mi mal a entender
                 por conocer su afición,
                 aunque si voy a perder
                 su fingida posesión,
                 no lo quisiera saber.
 
Vase

SANCHA:

                 ¿En nombre de don Dionís
                 vais a gozar la ocasión,
                 Ramiro? Si vos fingís
                 ser ladrón, yo soy ladrón
                 del amor que no adquirís.
                 Adelantarme he si puedo
                 con las alas de mi miedo
                 al jardín, por estorbar
                 que no la lleguéis a hablar;
                 que amor no es más que un enredo.
 
Vase.


Pág. 072 de 109
Averígüelo, Vargas Acto II Tirso de Molina


Sale doña FELIPA al balcón
 
 
FELIPA:

                 Noche, que desde los cielos,
                 hechos ojos las estrellas,
                 estáis mirando por ellas
                 mis amores y desvelos,
                 asegurad los recelos
                 que en mis pensamientos miro,
                 y pues de amores suspiro,
                 y vos mis quejas oís,
                 traedme aquí un don Dionís,
                 que sea sólo un don Ramiro.
                 ¿Si habrá entendido esta eni[g]ma?
                 Pero sí, porque el amor
                 siempre es buen entendedor,
                 y en cifras su fe sublima;
                 y si el que le tengo estima,
                 sabrá que entre los antojos
                 de mis mortales enojos,
                 cuando el temor me provoca,
                 llama a Dionís con la boca
                 y a Ramiro con los ojos.
                 Discreto es, y bien me quiere;
                 yo lo he visto; pues ¿quién duda
                 que solo al terrero acuda?
                 Alma, avisad si viniere.


Pág. 073 de 109
Averígüelo, Vargas Acto II Tirso de Molina


Sale RAMIRO, de noche
 
RAMIRO:

                 Amor, quien de noche os viere,
                 juzgará que a hurtar venís,
                 y en mí ese oficio cumplís;
                 que como en el alma os tengo,
                 hecho ladrón a hurtar vengo
                 favores de don Dionís.
                 La infanta por mil rodeos
                 muestra que me quiere bien,
                 si no se engañan también
                 mis ojos cual mis deseos;
                 mis pensamientos, Teseos
                 de este laberinto estraño,
                 o mi provecho o mi daño
                 averigüen; que me asombra
                 este don Dionís en sombra,
                 cabeza de este engaño.
                 Gente en la ventana siento.
                 ¡Ce! ¿Es la infanta?

FELIPA:

                 ¿Es don Dionís?

RAMIRO:

                 Don Dionís soy.

FELIPA:

                 ¿Y venís
                 solo?

RAMIRO:

                 Con mi pensamiento.
 
Sale don DIONÍS

DIONÍS:

                 Sólo en este sitio siento
                 descanso; amorosas quejas,
                 de puro antiguas y viejas,
                 como el fénix renacéis,
                 para que me atormentéis.
                 Mas gente siento en las rejas.
                     ¡Válgame Dios! ¿Quién será?


Pág. 074 de 109
Averígüelo, Vargas Acto II Tirso de Molina


FELIPA:

                 ¿Viene Ramiro con vos?

RAMIRO:

                 Si un alma somos los dos,
                 ¿quién duda de que vendrá?

FELIPA:

                 Don Dionís, amor os da
                 la posesión que adquirís,
                 y pues que tan bien fingís
                 lo que ni sois ni en vos miro,
                 desde hoy querré en don Ramiro
                 el nombre de don Dionís.

DIONÍS:

                 (¿Qué Dionís es éste, cielos?)

RAMIRO:

                 ¿Que merezco, hermosa infanta,
                 tanto favor, dicha tanta?

DIONÍS:

                 (La infanta es esta; ¡ay recelos!)

RAMIRO:

                 Ya don Dionís me da celos.

FELIPA:

                 Yo, como con él venís,
                 y en el alma lo encubrís,
                 por uno os tengo a los dos,
                 y por quereros a vos,
                 quiero bien a don Dionís.

DIONÍS:

                 (¡A don Dionís quiere bien!
                 De mi ventura me admiro.
                 Sin duda que es don Ramiro
                 quien la habla; ya no le den
                 fama los que en Santarén
                 solenizan su valor,
                 pues siendo a mi fe traidor,
                 el nombre a usurparme vino.)
 
Sale SANCHA, de noche

SANCHA:

                 (Que vengo tarde imagino;
                 perezoso sois, Amor.)

RAMIRO:

                 Digo que soy don Dionís;
                 ya jamás pienso mudar
                 nombre que os obliga a amar.

FELIPA:

                 Bien habláis y bien fingís.


Pág. 075 de 109
Averígüelo, Vargas Acto II Tirso de Molina


DIONÍS:

                 (Alma dichosa, ¿qué oís?
                 La infanta está declarada
                 de mi parte y, engañada,
                 pensando que habla conmigo,
                 favorece a mi enemigo;
                 probad, venganza, su espada,
                 pues que su fe habéis probado.)

SANCHA:

                 (Ramiro se adelantó,
                 y habla a la infanta; cesó
                 mi paciencia, y ha llegado
                 mi receloso cuidado
                 a dar muerte a mi sosiego;
                 pero pues tan tarde llego,
                 y ellos se hablan tan despacio,
                 gritemos.) ¡Fuego en palacio!
                 ¡Agua traigan! ¡Fuego, fuego...!
                 (con que se abrasen los dos,
                 como mi pecho se abrasa.)

FELIPA:

                 ¡Ay cielos! ¿Fuego hay en casa?
                 Adiós.

RAMIRO:

                 Voyme.

FELIPA:

                 Adiós.

RAMIRO:

                 Adiós.
 
Quítase doña FELIPA del balcón,
y vase RAMIRO

SANCHA:

                 (El fuego, alma, os quema a vos.)

DIONÍS:

                 (Ya se apartaron. ¡Qué ciego
                 que estoy! Si el desasosiego
                 presente no lo estorbara,
                 Ramiro falso, hoy probara
                 quién sois.)

SANCHA:

                 ¡Agua! ¡Fuego, fuego!
 
FIN DEL ACTO SEGUNDO


Pág. 076 de 109
Averígüelo, Vargas Acto III Tirso de Molina


Sale don DIONÍS
 
DIONÍS:

                 Basta, que fingido ha sido
                 este fuego o este encanto;
                 pero de esto ¿qué me espanto,
                 si ha sido amigo fingido
                 don Ramiro fementido?
                 Otra vez me traen los celos
                 a averiguar mis desvelos;
                 haced que venga, esperanza,
                 don Ramiro, y mi venganza
                 satisfaga a mis recelos.
                 Para sí mismo ha ganado
                 la amorosa empresa mía;
                 quisiera verme vengado;
                 mas quien de amigos se fía,
                 merece hallarse engañado.
                 Y siendo así, yo he tenido
                 la culpa, que mi esperanza
                 por mal fundada he perdido,
                 y no tomaré venganza,
                 aunque me sienta ofendido.
                 Pero cuando no la espada
                 se vengue de su enemigo,
                 la lengua disimulada
                 puede darle algún castigo,
                 de su esperanza engañada.
                 Vuelvo al terrero, y deseo
                 que en él don Ramiro esté,
                 porque si a solas le veo,
                 sin vengarme le diré
                 que me agravia y no lo creo.
                 Y con esta cortesía
                 castigo su atrevimiento
                 y la confïanza mía,
                 sin que del rigor violento
                 pueda quejarse otro día.


Pág. 077 de 109
Averígüelo, Vargas Acto III Tirso de Molina


Sale RAMIRO
 
RAMIRO:

                 (Dos contrarios movimientos
                 de un mismo cuerpo en la nave
                 se hallan no ser violentos,
                 y el amor hacerlos sabe
                 del cuerpo y los pensamientos.
                 Yo salía del terrero,
                 y [el] pensamiento volvía;
                 y como yo considero
                 que él tiene razón, querría
                 volverme aquí todo entero.)

DIONÍS:

                 (Éste es don Ramiro; él fue
                 falso a mi fiel esperanza;
                 yo llego y me vengaré;
                 mas de mí pido venganza
                 que el secreto le fié.)

RAMIRO:

                 (Yo llego al balcón y sigo
                 mi dichosa voluntad.)
                 Mas...¿quién es?

DIONÍS:

                 Vuestro enemigo,
                 porque en la prosperidad
                 nadie ha menester amigo.

RAMIRO:

                 Es prosperidad pequeña
                 la mía, y me desengaña
                 que es la fortuna que sueña
                 y la próspera me engaña,
                 pero la adversa me enseña.
                 Decid quién sois.

DIONÍS:

                 Bien pudiera
                 decir quién soy y también
                 mis padres, si yo quisiera.

RAMIRO:

                 (Yo no tengo tanto bien.
                 ¡Quién sus padres conociera!)


Pág. 078 de 109
Averígüelo, Vargas Acto III Tirso de Molina


DIONÍS:

                 (Así me puedo vengar,
                 porque como el sabio advierte,
                 si en la lengua se han de hallar
                 juntas la vida y la muerte,
                 por ella se pueden dar.
                 Dice Salomón que tiene
                 manos la lengua y con ellas
                 se venga cuando conviene,
                 y ansí mi lengua a usar de ellas,
                 y no de mi espada, viene.)

RAMIRO:

                 Decidme ya, caballero,
                 pues podéis, quién sois.

DIONÍS:

                 Yo soy un amigo verdadero
                 de don Ramiro, que estoy
                 por él guardando el terrero.

RAMIRO:

                 ¿Amigo?

DIONÍS:

                 Sí; ¿es cosa nueva?
                 La amistad del poder nace,
                 y los amigos se lleva;
                 la prosperidad los hace,
                 y la adversidad los prueba.

RAMIRO:

                 Si sois su amigo, obligado
                 estaréis a su defensa.

DIONÍS:

                 No sé si soy bien pagado,
                 porque no estima ni piensa
                 que le sirven el privado.
                 Don Ramiro me perdone,
                 porque es muy noble en su trato,
                 y la fama le corone.

RAMIRO:

                 Señor, quien le llama ingrato,
                 todas las faltas le pone.

DIONÍS:

                 Pésame si le he llamado
                 ingrato, y si alguna queja
                 de su olvido me ha quedado,
                 no por ingrato me deja,
                 sino por enamorado.
                 Que al amor algún discreto
                 le puso venda en los ojos,
                 por disculparle en su efeto;
                 que no ve si causa enojos,
                 ni ve si guarda respeto.


Pág. 079 de 109
Averígüelo, Vargas Acto III Tirso de Molina


RAMIRO:

                 (¡Oh cortesana elocuencia!
                 ¡Qué sabiamente ha culpado
                 mi mala correspondencia,
                 disculpado y condenado
                 con una misma sentencia!
                 No me quiero declarar,
                 porque si la he de romper
                 ¿qué palabra le he de dar?
                 Las prendas debe poner
                 quien determina pagar.)

DIONÍS:

                 Mucho os detenéis, señor.
                 Ea, salid del terrero;
                 que es muy celoso en su amor
                 don Ramiro, y yo no quiero
                 que lo atribuya a temor.

RAMIRO:

                 Yo me iré si me decís
                 quién sois.

DIONÍS:

                 Seré don Ramiro.

RAMIRO:

                 Pues ¿en su nombre venís?

DIONÍS:

                 ¿Qué os admiráis?

RAMIRO:

                 No me admiro.
                 (¡Qué discreto es don Dionís!)

DIONÍS:

                 ¿Conocéisme? ¿Sabéis cosa,
                 contra esta verdad que digo
                 y defiendo, sospechosa?
                 ¿No es don Ramiro mi amigo?
                 ¿Es su amistad cautelosa?
                 ¿Trátame en ausencia mal,
                 o pretende, por ventura,
                 siendo amigo desleal,
                 trasladarse la hermosura
                 que adoro en original?
                 ¿Hame ofendido siquiera
                 en amar a quien yo quiero?
                 Que, aunque parece ligera
                 para un noble caballero,
                 es la ofensa verdadera;
                 que yo no le he menester
                 para que a su rey le pida
                 la merced que me ha de hacer;
                 que soy quien soy, y en mi vida
                 usé de ajeno poder.


Pág. 080 de 109
Averígüelo, Vargas Acto III Tirso de Molina


RAMIRO:

                 No os alteréis; que si yo
                 no sé quién sois, mal sabré
                 si ese hidalgo os ofendió,
                 y don Ramiro yo sé
                 que no se desvaneció
                 por la privanza; que, en suma,
                 sabe que el rey es un mar
                 donde el privado es la espuma,
                 y algún viento ha de llegar
                 que la deshaga y consuma.
                 No es don Ramiro avariento
                 de honra; que antes las deja;
                 que el propio conocimiento
                 sirve de piedra a esta abeja,
                 porque no la lleve el viento.
                 No es hombre que habrá usurpado
                 vuestro amor; que es tan querido,
                 y de todos tan amado,
                 que no es, y siempre ha sido,
                 envidioso y envidiado.

DIONÍS:

                 No digáis más; que parece
                 que sois más amigo suyo
                 que yo, y ninguno merece
                 más su amistad.

RAMIRO:

                 Restituyo
                 su amor a quien se le ofrece.

DIONÍS:

                 Pues sois su amigo también,
                 dejadme solo, y decid
                 a don Ramiro cuán bien
                 con mi prudencia y ardid
                 guardo a quien él quiere bien.
                 Que ansí le pienso obligar,
                 si no es ingrato y crüel,
                 y al mar pretende imitar,
                 que entra el agua dulce en él
                 y la vuelve amarga el mar.
                 Que ansí le aviso, y no quiero
                 parecer, si no lo digo,
                 mentiroso lisonjero;
                 que es más verdadero amigo
                 quien habla más verdadero.
                 Que soy su espejo, y no dejo
                 de prevenirle su mal
                 con mi industria y mi consejo.


Pág. 081 de 109
Averígüelo, Vargas Acto III Tirso de Molina


RAMIRO:

                 No es buen amigo y leal
                 para su amigo el espejo.
                 El amigo ha de imitar
                 al agua, que a quien en ella
                 su mancha llega a mirar
                 se da a sí misma, y con ella
                 se puede también quitar.
                     Que el espejo que declara
                 la mancha y no da el remedio,
                 no es amistad noble y clara,
                 sino envidia, que por medio
                 honesto sale a la cara.

DIONÍS:

                 Yo a don Ramiro después
                 a solas le pienso dar
                 el remedio.

RAMIRO:

                 Voyme, pues.

DIONÍS:

                 Será el remedio olvidar.

RAMIRO:

                 Él se olvida que lo es.
 
Vase

DIONÍS:

                 Muy grande satisfacción
                 he recibido y le he dado;
                 grande arma es la discreción,
                 panal dulce, al fin, labrado
                 en la boca de Platón.
 
Sale doña FELIPA, a la ventana

FELIPA:

                 Parece el sueño a la muerte
                 en no venir pretendido,
                 y ansí de ninguna suerte,
                 aunque al sueño llamo y pido,
                 quiere que con él acierte.
                 Vuélvome al balcón; que en él
                 por ventura el adivino
                 corazón, que siempre es fiel,
                 quiere descubrir camino
                 menos áspero y cruel.


Pág. 082 de 109
Averígüelo, Vargas Acto III Tirso de Molina


DIONÍS:

                 (La infanta es ésta; quisiera
                 salir de esta confusión,
                 aunque no fue la primera;
                 pero hasta la posesión
                 tendré esperanza siquiera.
Llega a la ventana
                 Señora, ¿estaré seguro?

FELIPA:

                 Sí; llegad.

DIONÍS:

                 Dudo si llego,
                 porque es de fuego este muro
                 del paraíso, aunque es fuego
                 como el del infierno, oscuro.
                 Pero es fuerza que me atreva,
                 mi querubín, a llegar;
                 que para mí es cosa nueva
                 que a Adán mandéis desterrar,
                 cuando guardáis dentro a Eva.
                 Querubín enamorado,
                 mirad que servís a Dios
                 con la espada que os ha dado,
                 que vamos juntos los dos
                 con un amor y un estado.
                 Eva ¿no me respondéis?
                 Hablad, dulce compañera,
                 y pagad lo que debéis,
                 pues antes que os conociera,
                 os di el alma que tenéis.

FELIPA:

                 ¿Qué he de hablar, si no he sabido
                 quién sois?


Pág. 083 de 109
Averígüelo, Vargas Acto III Tirso de Molina


DIONÍS:

                 ¿Qué decís, señora?
                 ¿Por vos soy desconocido?
                 ¿No era don Dionís agora
                 por vuestro amor admitido?
                 Don Dionís soy; ¿este nombre
                 ignoráis y la ocasión
                 de hablar tan claro el que es hombre
                 por vuestro amor y afición
                 para que el amor se asombre?
                 ¿No me queréis don Dionís?
                 Llamadme, señora mía,
                 otro nombre, si os servís,
                 pues soy Dionís desde el día
                 que aqueste nombre admitís;
                 porque no era yo primero
                 que os quisiese, hermosa infanta,
                 don Dionís, ni caballero,
                 ni tuve el ser que levanta
                 el vuestro a quien tanto quiero.

FELIPA:

                 ¡Qué lisonjero venís!

DIONÍS:

                 "¡Qué verdadero!" diréis.

FELIPA:

                 Bien hacéis a don Dionís.

DIONÍS:

                 Vos, señora, le hacéis,
                 pues el alma le infundís
                 Estábame yo en la aldea
                 de vuestra ausencia (y no hay corte,
                 ausente vos, que lo sea)
                 acerté a ver ese norte,
                 que en dulce tálamo vea;
                 comencé en aquel instante
                 a levantarme del suelo
                 y a ser don Dionís amante,
                 como cuando el sol del cielo
                 levanta su flor gigante.
                 Y ansí, mirándoos a vos,
                 tengo de andar por extremos,
                 hasta que permita Dios
                 que mude el nombre y estemos,
                 flor y sol, juntos los dos.


Pág. 084 de 109
Averígüelo, Vargas Acto III Tirso de Molina


FELIPA:

                 ¿Quién puede a palabras tales
                 resistir? Digo, señor,
                 que si prendas y señales
                 no las siente el pagador,
                 se acaben ya nuestros males.
                 Mañana en la noche quiero
                 que entréis conmigo en palacio.
                 No digo más; que no espero
                 beber la purga despacio,
                 cuando de vergüenza muero.

DIONÍS:

                 Dame, mi señora, en prendas
                 de tal dicha, algún favor
                 con que más mi amor enciendas.

FELIPA:

                 Tomad; que al buen pagador
                 jamás le dolieron prendas.
 
Dale una banda, y vase

DIONÍS:

                 ¡Oh banda, cuyos despojos
                 echan en esta conquista
                 a una banda mis enojos,
                 y para darme a mí vista,
                 la quita amor de sus ojos!
                 Ya de mi esperanza blanda
                 será cierta la demanda,
                 pues para la posesión
                 sois carta de obligación;
                 ¡mil veces dichosa banda!
 
Sale RAMIRO

RAMIRO:

                (En obligación me ha puesto
                 el día largo y prolijo,
                 si no le divierto en esto,
                 porque, como César dijo,
                 quien hace bien hace presto.
                 A don Dionís quiero hablar;
                 que el aplacar enemigos,
                 cuando es menester usar
                 de verdaderos amigos,
                 siempre es digno de estimar.)


Pág. 085 de 109
Averígüelo, Vargas Acto III Tirso de Molina


DIONÍS:

                 Mil veces seáis bien venido,
                 don Ramiro; que jamás
                 con más gusto he recebido
                 a amigo, ni los demás,
                 respeto de vos, lo han sido.
                 Considerad si en el mar
                 contra un vaso frágil roto,
                 sin prevenir ni pensar
                 tan gran tormenta el piloto,
                 se comienza a levantar,
                 ¡qué gran contento tuviera
                 si entonces saliera el sol,
                 y el norte reconociera,
                 porque del muerto farol
                 las muchas faltas supliera!
                 Yo, amigo, en el mar de amar
                 en vaso harto pequeño
                 comenzaba a navegar;
                 llegó la noche, entró el sueño,
                 turbóse confuso el mar.
                 Era el vaso el corazón,
                 la infanta el mar, la esperanza
                 el farol; y a una ocasión
                 faltaron luz y bonanza,
                 y creció mi confusión.
                 No sabía yo de mí
                 ni estaba cierto de vos;
                 de vuestra lealtad temí;
                 pero vino el sol que Dios
                 crïó y formó para mí;
                 halléme desengañado,
                 reconocí luego el puerto,
                 reparé el vaso quebrado;
                 ya estoy de mi dicha cierto,
                 y de vos muy confïado.
                 Conocí que no os amó
                 la infanta, y no pretendéis
                 su amor, ni ella me ofendió;
                 que esta noche me veréis
                 entrar en su cuarto yo.
                 Voyme; que estoy prevenido
                 para esta noche; que en ella,
                 don Ramiro, he merecido
                 gozar a mi infanta bella.
                 Adiós; el secreto os pido.
 
Vase


Pág. 086 de 109
Averígüelo, Vargas Acto III Tirso de Molina


RAMIRO:

                 Lo que yo más deseaba
                 era esta nueva, dichosa
                 para quien de ella gozaba;
                 ya mi esperanza engañosa,
                 aleve infanta, se acaba.
                 Antípodas me parece
                 que somos Dionís y yo,
                 pues que, cuando en mí anochece
                 el sol de amor, le salió,
                 y en su ventura amanece.
                 Pero no puedo creer,
                 infanta, tan gran mudanza;
                 engaño debe de ser,
                 o lo será mi esperanza,
                 porque la tengo en mujer.
                 Aunque mi corta ventura
                 y tu nobleza me asombra;
                 pero no hay prenda segura;
                 que es la mujer y la sombra
                 de cualquier color oscura.
                 Mal dije; que mi señora
                 es leal; temor, mentís,
                 pues la memoria no ignora
                 que en nombre de don Dionís
                 os favoreció hasta agora;
                 y con el nombre sin duda
                 de este engañoso recelo
                 mi competidor se ayuda;
                 que es la infanta como el cielo
                 glorioso, que no se muda.
                 Y si es por mí su afición,
                 bien le puedo yo quitar
                 mi hacienda toda al ladrón.
                 La bendición le he de hurtar,
                 pues me llama la ocasión.
 
Vase.


Pág. 087 de 109
Averígüelo, Vargas Acto III Tirso de Molina


Salen don DUARTE y SANCHA
 
SANCHA:

                 Por Dios, señor don Düarte,
                 que vos solo me faltáis
                 de mi copia, y ya llegáis
                 a darme memoria y parte
                 de vuestros deseos ardientes,
                 que en palacio no son pocos,
                 porque esta jaula de locos
                 no cabe de pretendientes.
                 El rey está aficionado
                 a una niña que es como él,
                 la infanta doña Isabel
                 con quien está concertado.
                 Don Ramiro y don Dionís
                 están perdidos los dos.

DIONÍS:

                 ¿Por quién?

SANCHA:

                 Dadme cuenta vos
                 de la dama a quien servís,
                 porque no quiero yo agora
                 que améis los tres a una dama,
                 y dar celos a quien ama,
                 en riesgo de tal señora.

DIONÍS:

                 Vargas, tu mano es tan buena,
                 que al órgano he comparado
                 la corte, que no tocado
                 de esas tus manos, no suena.
                 Una tecla vengo a ser
                 del órgano cortesano;
                 si tú no pones la mano,
                 no he de sonar ni tañer.
                 Quiero bien a doña Inés;
                 por ella, Vargas, suspiro.
                 Don Dionís o don Ramiro
                 ¿preténdenla?

SANCHA:

                 No, otra es.

DUARTE:

                 Pues, Vargas del alma mía,
                 dile mi pena mortal.
                 Toma esta joya en señal.


Pág. 088 de 109
Averígüelo, Vargas Acto III Tirso de Molina


SANCHA:

                 Tomar es bellaquería,
                 porque alcahuete por toma
                 no se imagina bien de él,
                 y una mitra de papel
                 le dan sin bulas de Roma;
                 y alcahuete que lo usa
                 por su deleite no más,
                 o no le culpan jamás
                 o no falta quien le escusa.
                 Dadme vos una memoria,
                 porque, o no ha de ser quien es
                 Vargas, o con doña Inés
                 habéis de hacer pepitoria.

DUARTE:

                 Pues, adiós, tercero mío.
 
Vase

SANCHA:

                 La infanta viene; hoy sabré
                 en qué punto está la fe
                 que en don Ramiro confío.
 
Sale doña FELIPA

FELIPA:

                 Vargas, muy quejosa vengo
                 de vuestra prolija ausencia.

SANCHA:

                 Sabe Dios la diligencia
                 que yo en vuestras cosas tengo.

FELIPA:

                 No se me luce, en verdad.

SANCHA:

                 Bien parece, mi señora,
                 que no sabéis vos agora
                 mi cuidado y voluntad.

FELIPA:

                 ¿Es cuidado que os desvela?

SANCHA:

                 Esa palabra me agrada;
                 que viene bien comparada
                 mi diligencia a la vela,
                 pues yo me consumo y quemo
                 para alumbraros a vos;
                 que os sirvo, y bien sabe Dios
                 lo que lo siento y lo temo.


Pág. 089 de 109
Averígüelo, Vargas Acto III Tirso de Molina


FELIPA:

                 No sé cómo puede ser,
                 supuesto que vos no amáis
                 al galán por quien terciáis,
                 porque vos no sois mujer.

SANCHA:

                 Es verdad, muy bien decís;
                 pero importa diligencia,
                 como tienen competencia
                 don Ramiro y don Dionís;
                 pues cada cual forma queja
                 y se pretende ofender,
                 y otra fábula ha de ser
                 de la lechuza y corneja,
                 que una a otra se rompía
                 el nido y los huevos de él,
                 y de un rigor como aquél
                 ningún polluelo nacía.

FELIPA:

                 Pues yo, que consideré
                 que en ocasiones de amor
                 quien lo siente habla mejor,
                 por mí misma negocié.
                 Y al fin, pues he negociado
                 por mí misma, yo también
                 quiero conseguir el bien
                 que he por mí misma alcanzado.
                 Con nombre de don Dionís,
                 volvió Ramiro al terrero,
                 y aquesta noche le espero
                 por mi esposo.

SANCHA:

                 ¿Qué decís?

FELIPA:

                 Que queda ya concertado
                 el tiempo en que le he de ver,
                 sin tener que agradecer
                 a vuestro poco cuidado.
 
Vase


Pág. 090 de 109
Averígüelo, Vargas Acto III Tirso de Molina


SANCHA:

                Espera, enemiga mía,
                 sirena del mar, escucha,
                 pues de la grave tormenta
                 que yo lloro y siento, gustas.
                 ¿Que ya el concierto está hecho?
                 ¿Que ya me llevas y usurpas
                 en un día cuanto el alma
                 abrasada en tantos busca?
                 Suspiros y pensamientos
                 que ya se encuentran y juntan,
                 vientos han de ser que paren
                 en tempestades confusas.
                 Loca estoy; bien estoy loca,
                 que a quien faltó la ventura,
                 falta el jüicio, y no siente
                 el rigor de su fortuna.
                 Jüicios enamorados
                 con facilidad se turban;
                 que como es poca su luz,
                 quedan con un soplo a escuras.
                 ¡Ah de palacio! ¡Hola, gente,
                 guardaos! Que suelta su furia
                 la tormenta de mis celos
                 en el mar de mis injurias.
                 Ayuda, amor, que la tormenta es mucha,
                 mas ¿cómo puede dar un ciego ayuda?
 
Sale CABELLO

CABELLO:

                 ¿Quién da voces por aquí?
                 Vargas o Sancha, ¿qué angustias
                 te obligan a que alborotes
                 la gente que nos escucha?

SANCHA:

                 Tente, necio, no te anegues
                 en el mar donde fluctúan
                 las desdichas que me llevan
                 al puerto de mis locuras;
                 tente, que te mojas, tente.


Pág. 091 de 109
Averígüelo, Vargas Acto III Tirso de Molina


CABELLO:

                 ¿Ya tenemos garatusas?
                 ¿Adónde diablos me mojo?
                 O estás sin seso o te burlas.

SANCHA:

                 ¿No ves en el mar de agravios
                 las olas negras y turbias
                 de mis celos, que combaten
                 la casi rota chalupa
                 de mi burlada esperanza?
                 Échate a nado, si gustas
                 de ayudarme en la tormenta.

CABELLO:

                 Tu juicio las afufa.

SANCHA:

                 ¡Ah perro! ¿Anegar me dejas?
                 Lealtad al fin como tuya.
                 Yo te mataré, villano.
 
Golpéale

CABELLO:

                 ¡Ay, que me pelas! Escucha.

SANCHA:

                 Conmigo te has de embarcar.

CABELLO:

                 ¿Cómo, si está más enjuta
                 la tierra que están tus cascos?
                 (En creciente anda la luna.)

SANCHA:

                 No me repliques, traidor.

CABELLO:

                 (¿Quién me trujo aquí?)

SANCHA:

                 Desnuda
                 la ropa y échate a nado.
 
Quítanse las capas los dos

CABELLO:

                 Échome a nadar, con Judas.
                 Válgate el diablo por Vargas.

SANCHA:

                 ¡Ea, nada!

CABELLO:

                 Si me empujas.
                 ¡Cuerpo de Dios, y qué amarga
                 que estaba el agua, y qué sucia!
 
Escupe

SANCHA:

                 ¡Ea, sube en mi galera!


Pág. 092 de 109
Averígüelo, Vargas Acto III Tirso de Molina


CABELLO:

                 ¿Ésta es galera?

SANCHA:

                 ¿Eso dudas?
                 La galera de mi amor,
                 que, cortando las espumas
                 de imposibles y de estorbos,
                 a vela y remo procura
                 llegar a "Buena Esperanza".

CABELLO:

                 Yo llego a mala ventura.

SANCHA:

                 Ea, ¿no tomas un remo?

CABELLO:

                 Luego ¿vengo a ser en suma
                 galeote?

SANCHA:

                 Soylo yo,
                 villano, ¿y eso preguntas?
                 En la galera de amor
                 todos reman, todo es chusma,
                 que aunque no hay amor forzado,
                 forzadas almas injuria.
                 Ea, que no faltará
                 bizcocho negro de angustias,
                 que en vinagre de sospechas
                 mojes, que es comida suya.
                 Vaya.

CABELLO:

                 Vaya con el diablo.

SANCHA:

                 ¿Remas?

CABELLO:

                 ¿No lo ves?

SANCHA:

                 Procura
                 no dar enojo al agravio,
                 que es cómitre de la trulla.
                 Buen vïaje.

CABELLO:

                 Buen vïaje.
                 ¡Heme aquí sin tener culpa,
                 de lacayo, galeote!

SANCHA:

                 ¡Qué bien que la quilla surca
                 las olas de mis temores!
                 Mas ¿no ves cómo se ofusca
                 entre nubes de sospechas
                 el cielo de mis venturas?

CABELLO:

                 Ya lo veo. (¡Oh si se hiciese
                 pedazos ya, y mi fortuna
                 me librase de esta loca,
                 que me ha de matar sin duda!)


Pág. 093 de 109
Averígüelo, Vargas Acto III Tirso de Molina


SANCHA:

                 Perdidos somos.

CABELLO:

                 Seamos.

SANCHA:

                 ¿No ves las galeotas turcas
                 que nos vienen dando caza?

CABELLO:

                 ¡Y cómo!

SANCHA:

                 ¿Cuántas son?

CABELLO:

                 Muchas.
                 Una, dos, veinte, doscientas.

SANCHA:

                 Mientes, perro, no es más de una;
                 pero ésa llena de celos,
                 que son turcos.

CABELLO:

                 Sean lechuzas.

SANCHA:

                 Huyamos. Boga, canalla.
 
Dale

CABELLO:

                 Quedo. (¡Mal haya la puta
                 de mi abuela!) Que me matas.

SANCHA:

                 Lo que se usa, no se escusa;
                 eso se usa en la galera.
                 Rema apriesa; que se junta
                 el enemigo y dispara
                 balas de agravios y injurias.
                 La galera se va a fondo;
                 ya la han entrado, ya busca
                 a mi don Ramiro ingrato
                 la infanta. ¡Amor la destruya!
                 Capitán de la galera
                 la ha hecho mi desventura,
                 y si cautiva a mi amante,
                 que ha de matarme ¿quién duda?
                 ¡Oh quién se volviera agora
                 la cabeza de Medusa
                 para convertille en piedra!
                 Mas ¿por qué, si es piedra dura?
                 Sólo un remedio hay, Cabello,
                 que en aquesta coyuntura
                 pueda esconder a Ramiro
                 y hacer mi dicha segura.


Pág. 094 de 109
Averígüelo, Vargas Acto III Tirso de Molina


CABELLO:

                 ¿Y es?

SANCHA:

                 Que te hagas ballena,
                 y pues que la infanta busca
                 a Ramiro, te le tragues;
                 que, no hallándole, no hay duda
                 que se vaya y que nos deje.
                 ¡Linda traza!

CABELLO:

                 Como tuya.
                 ¿Cómo diablos he de ser
                 ballena yo?

SANCHA:

                 No hay excusas.
                 Abre la boca.

CABELLO:

                 Ya la abro.

SANCHA:

                 Ea, trágale; ¿qué dudas?

CABELLO:

                 Vaya.
 
Hace que se traga una cosa grande

SANCHA:

                 ¡Ah perro! no lo muerdas.

CABELLO:

                 Que no le muerdo ¡con Judas!
                 Sin ser de Madrid, me has hecho
                 ballenato. ¿Hay mayor burla?

SANCHA:

                 Ya le busca mi enemiga,
                 y a todos por él pregunta;
                 no le ha hallado; y se fue;
                 venció mi amorosa industria.
                 bien puedes volverle a echar;
                 escúpele aquí.

CABELLO:

                 ¿Que escupa?
                 Ves aquí escupo.

SANCHA:

                 ¿Qué es de él?

CABELLO:

                 ¿Qué diablos sé yo?

SANCHA:

                 ¿Tú le hurtas,
                 traidor?

CABELLO:

                 ¿Yo? Pues ¿para qué
                 le quiero?

SANCHA:

                 Échale.


Pág. 095 de 109
Averígüelo, Vargas Acto III Tirso de Molina


CABELLO:

                 Sin duda
                 que, como entró por la boca,
                 salió por la puerta sucia.

SANCHA:

                 ¡Ah villano! ya te entiendo;
                 ya sé que esta noche gustas,
                 llevándosele a la infanta,
                 hacer que sea esposa suya.
                 Concierto es de entre los dos;
                 ser su alcahuete procuras.

CABELLO:

                 ¿Quién vio ballena alcahueta
                 por más cuentos o aventuras
                 que haya visto en Amadís?

SANCHA:

                 Ballena infame, no huyas;
                 dámele, pues le tragaste,
                 que es carne, y no tienes bula.

CABELLO:

                 ¡Quedo, con todos los diablos!
                 Que eres de casta de bubas,
                 que me vas pelando todo.
                 Barrabás te aguarde.
 
Vase

SANCHA:

                 Escucha.
                 Mas huye, cruel Ramiro; que aunque huyas,
                 adonde sobra amor, vence la industria.
 
Vase.
Sale doña FELIPA

FELIPA:

                 El que te pintó con alas,
                 Amor, fue su pensamiento
                 decir que en atrevimiento
                 a cualquier monstruo te igualas.
                 Bien te puedes disponer
                 a darme en esto, ocasión,
                 tus alas; que el corazón
                 otras dos ha menester;
                 y con cuatro alas querría
                 ser efimerón de amor,
                 aunque es gusano, en rigor,
                 que nace y muere en un día.


Pág. 096 de 109
Averígüelo, Vargas Acto III Tirso de Molina


Sale RAMIRO
 
RAMIRO:

                 (El reloj que traigo al pecho,
                 que es la memoria y cuidado,
                 la hora pienso que ha dado
                 que señala mi provecho.
                 ¿Si hallaré ya prevenida
                 a la infanta, en quien deseo
                 hacer el dichoso empleo
                 para el caudal de mi vida?
                 Ella es; quiero llegar.)

FELIPA:

                 ¿Es don Dionís?

RAMIRO:

                 No, señora;
                 que si lo he sido hasta agora,
                 ya no es tiempo de engañar.

FELIPA:

                 Determinado venís.

RAMIRO:

                 Si ya os gozo, no es razón
                 usar la equivocación
                 del nombre de don Dionís.
                 Hasta agora mi temor,
                 mi cuidado y mi secreto
                 usaba este ardid discreto,
                 y era este nombre mejor.
                 Hasta agora en ser tercero
                 tenía, señora, gusto;
                 pero desde aquí no es justo
                 sino el nombre verdadero.

FELIPA:

                 Decís muy bien, don Ramiro;
                 desengañado venís;
                 pero el nombre de Dionís
                 con buenos ojos le miro;
                 que como por aquel nombre
                 vengo hoy a adquirir mi bien,
                 justo es que le quiera bien;
                 que ese nombre os ha hecho hombre.


Pág. 097 de 109
Averígüelo, Vargas Acto III Tirso de Molina


RAMIRO:

                 Yo quiero el nombre por mío;
                 llamadme así, si conviene,
                 pues un mismo nombre tiene,
                 con ser diferente, el río.
                 ¿No es río, señora mía,
                 las aguas y la corriente
                 que lleva? ¿Y no es diferente
                 agua y río cada día?

FELIPA:

                 Claro es.

RAMIRO:

                 ¿No llega a tener
                 cada día nombre nuevo?
                 Pues ansí soy río que llevo
                 al mar de amar y querer
                 mi larga corriente y curso,
                 haciendo con su mudanza
                 más fértil a mi esperanza,
                 y más caudal mi discurso.
                 Nombre pudiera mudar
                 el río y yo cada día;
                 mas si vos, señora mía,
                 el mismo me queréis dar,
                 juzgaréis como prudente
                 que yo soy río, y no quiero
                 mudar el nombre primero,
                 aunque ya soy diferente.
                 Si de este nombre os servís,
                 y en él mis provechos miro,
                 góceos a vos don Ramiro,
                 y llamadme don Dionís.

FELIPA:

                 ¡Qué bien lo decís!

RAMIRO:

                 Señora,
                 perdonadme cuando sea
                 mi pensamiento de aldea;
                 que no la olvido hasta agora.
                 Y mal la pienso olvidar,
                 pues pienso, señora mía,
                 que allá fui un tronco que había
                 en el campo por labrar,
                 y a vos, divino escultor,
                 os parecí de provecho,
                 pues de un leño me habéis hecho
                 un ídolo del amor.


Pág. 098 de 109
Averígüelo, Vargas Acto III Tirso de Molina


FELIPA:

                 Vuestra soy, y ansí no os puedo
                 alabar, porque es muy poca
                 la gloria en su misma boca.
                 Gente viene, y tengo miedo;
                 entrad, esposo y señor;
                 que con esa confïanza
                 hoy se muda la esperanza
                 en la posesión de amor.

RAMIRO:

                 Vamos, que vuestra hermosura
                 aumentará el ansia mía,
                 como el agua clara y fría,
                 que aumenta la calentura.
                 Y porque mi amor entiendas,
                 te doy la mano.

FELIPA:

                 Señor,
                 como eres buen pagador,
                 nunca te dolieron prendas.
 
Vanse.
Sale SANCHA, de mujer, en el parque

SANCHA:

                 Permitido es el engaño,
                 conforme a ley de derecho,
                 contra aquél que hubiere hecho
                 por otro engaño algún daño;
                 y si es sola la intención
                 ya dispuesta y prevenida,
                 por ley justa y permitida,
                 puedo robar al ladrón.
                 Don Ramiro ha de venir
                 por la infanta, a quien gozar
                 pretende; aquí me ha de hallar;
                 su dama me he de fingir.
                 Alma, a buen hora venís;
                 ya he entendido la cautela
                 con que su amor se desvela
                 con nombre de don Dionís.
                 Aunque finja aqueste nombre,
                 pues en sus engaños miro,
                 ya sé que con don Ramiro
                 viene encubierto el renombre.


Pág. 099 de 109
Averígüelo, Vargas Acto III Tirso de Molina


Sale don DIONÍS
 
DIONÍS:

                 (La hora es ésta esperada
                 de un alma que aguarda en ella
                 gozar de su infanta bella
                 la posesión deseada.)

SANCHA:

                 (Él es; que no puede ser
                 haber entrado hasta aquí
                 otro galán.)

DIONÍS:

                 ¿Sois vos?

SANCHA:

                 Sí.
                 (¡Oh amor, grande es tu poder!)

DIONÍS:

                 ¿Cómo, mi bien, no venís?

SANCHA:

                 (¡Que mi gloria ha de ser tanta!
                 Pero llámale la infanta
                 por su gusto don Dionís,
                 y ansí le he de llamar yo
                 por gozalle con recato;
                 que es, siendo Ramiro, ingrato,
                 y siendo don Dionís, no.)
 
[Habla] bajo

DIONÍS:

                 Señora, esa dilación
                 me ofende; que descubierto
                 tras de la tormenta el puerto,
                 la gloria tras la pasión,
                 ya parece tiranía
                 dilatarme tanto el bien.

SANCHA:

                 Eso digo yo también.

DIONÍS:

                 Venid, pues, infanta mía;
                 que no soy dueño de mí
                 desde que el alma os miró.

SANCHA:

                 ¿No tenéis voluntad?


Pág. 100 de 109
Averígüelo, Vargas Acto III Tirso de Molina


DIONÍS:

                 No.

SANCHA:

                 ¿Y yo en vuestro nombre?

DIONÍS:

                 Sí.

SANCHA:

                 Pues yo os mando que me deis
                 la mano.

DIONÍS:

                 ¿Mándasme a mí?
                 [.....................-í?]
                 [...................-éis?]
                 Alma y mano vesla aquí,
                 y los brazos, porque entiendas
                 cuán poco me duelen prendas.
                 ¿No soy buen pagador?

SANCHA:

                 Sí.
 
Vanse.
Salen el REY, don PEDRO,
don ALFONSO, y ACOMPAÑAMIENTO

REY:

                 Vengáis con bien, gran prïor.

ALFONSO:

                 Señor, ¿Vuestra Majestad
                 me recibe? ¡Gran favor!,
                 aunque se debe a mi edad,
                 y con mi edad a mi amor.

REY:

                 A los servicios lo debo
                 también, y si es tan debido
                 favor, justa causa llevo,
                 y ansí los brazos os pido
                 para pagaros de nuevo.
                 ¿Cómo llegó mi señora
                 la reina?

ALFONSO:

                 Con mucho gusto
                 de Castilla que la adora,
                 aunque lleva con disgusto,
                 señor, vuestra ausencia agora.
                 Mil regalos os envía,
                 y quisiera mil abrazos.

REY:

                 ¡Ay madre del alma mía!

PEDRO:

                 También esperan mis brazos,
                 prïor, su nueva alegría.


Pág. 101 de 109
Averígüelo, Vargas Acto III Tirso de Molina


ALFONSO:

                 Señor, déme vuestra alteza
                 sus manos.

PEDRO:

                 El rey nos mira.
                 Basta ya.

ALFONSO:

                 De su grandeza
                 la fama misma se admira
                 por su valor y nobleza.

REY:

                 ¿No se dice allá en Castilla
                 el gobierno y la prudencia
                 de mi tío?

ALFONSO:

                 Es maravilla
                 del mundo, que en su presencia
                 no se permite decilla.

PEDRO:

                 Hasta agora, gran señor,
                 no se ha podido mostrar
                 sino la paz y el favor;
                 agora comienza a usar
                 Vuestra Majestad valor;
                 que en la guerra que publica
                 contra el África, sospecho,
                 si envía a quien le suplica,
                 que ha de mostrarle mi pecho
                 una voluntad muy rica.

REY:

                 No quiero yo que vais vos,
                 señor infante, a la guerra,
                 no yendo juntos los dos.

PEDRO:

                 Si por ángel de la tierra
                 y del mar os puso Dios
                 (que el ángel que vio San Juan
                 en mar y tierra mostraba
                 que el buen rey y capitán
                 en tierra y en mar estaba
                 diestro, animoso y galán),
                 bien podéis cuando tengáis
                 edad, salir en persona;
                 pero agora no salgáis;
                 que vuestra edad os perdona
                 por el valor que mostráis.


Pág. 102 de 109
Averígüelo, Vargas Acto III Tirso de Molina


REY:

                 Ya veremos en consejo
                 lo que más conviene. Adiós;
                 bien acompañado os dejo.
                 Dichoso el rey que en los dos
                 tiene su amigo y espejo.
 
Vase con el ACOMPAÑAMIENTO

PEDRO:

                 Divino y raro valor
                 muestra el rey.

ALFONSO:

                 Con tal maestro
                 no puede menos, señor.

PEDRO:

                 Por merecerlo, le muestro
                 tantos estremos de amor;
                 pero de alguna tristeza
                 parece en el rostro noble
                 la señal y la aspereza.
                 Decilda; que siento al doble
                 esa pena.

ALFONSO:

                 Vuestra alteza
                 me ayude a sentir también
                 mi desconsuelo.

PEDRO:

                 ¿Qué ha sido?
                 ¿Quién os ha ofendido?

ALFONSO:

                 ¿Quién
                 sino el cielo? Que he perdido,
                 señor, la mitad del bien.
                 A don Ramiro envié
                 a la corte...

PEDRO:

                 Ya está en ella
                 de suerte que en él se ve
                 ser la más luciente estrella
                 de Portugal.


Pág. 103 de 109
Averígüelo, Vargas Acto III Tirso de Molina


ALFONSO:

                 Ya lo sé;
                 mas doña Sancha, su hermana,
                 a quien yo dejé en la aldea,
                 no parece; que inhumana
                 nuestra fortuna, desea
                 hacer mi esperanza vana.
                 En Momblanco estuve ayer,
                 y no he tenido otro indicio
                 de cuantos pude tener,
                 sino decir que es oficio
                 la mudanza en la mujer.

PEDRO:

                 Ese justo sentimiento
                 no sabré decir, prïor,
                 con cuánto extremo le siento.

ALFONSO:

                 Y yo me espanto, señor,
                 que no me mate el tormento.

PEDRO:

                 De don Ramiro sabré
                 si tiene noticia alguna.

ALFONSO:

                 No se lo digáis...

PEDRO:

                 ¿Por qué?

ALFONSO:

                 ...hasta ver si mi fortuna
                 me ampara y me guarda fe.
 
Salen CABELLO y TABACO
[hablando aparte]

TABACO:

                 ¿Hablas de veras, Cabello?

CABELLO:

                 ¿No te lo dice su cara?

TABACO:

                 ¡Que Sancha es el enanillo!
                 ¡Válgate el diablo por Sancha!
                 Digo que es la piel del diablo.
                 ¿Mas que la corte enmaraña?

CABELLO:

                 No lo has de decir a nadie.

TABACO:

                 No hablaré más que una urraca.
                 Pero ¿el gran prïor no es éste?
                 ¡Oh señor de mis entrañas!
                 Vengas con los buenos años;
                 pon en mi boca esas patas.
                 Triste estás; ¿qué es lo que tienes?


Pág. 104 de 109
Averígüelo, Vargas Acto III Tirso de Molina


ALFONSO:

                 No sé, Tabaco; levanta.

TABACO:

                 Acá está también Cabello.
                 Llega.

CABELLO:

                 (¿Qué haces, diablo? Calla.)

ALFONSO:

                 Cabello, ¿qué haces tú aquí?

TABACO:

                 Pues ¿no sabes lo que pasa?
 
Hácele señas CABELLO de que calle.
                 (No lo diré, si esta vez,
                 a nadie.) Sabrás que Sancha,
                 la pastora de Momblanco,
                 que a todos nos enredaba,
                 y tú, señor, querías tanto,
                 ya no es Sancha, sino Vargas.}}

PEDRO:

                 ¿Qué dices?

TABACO:

                 Lo que éste dice.

CABELLO:

                 ¡Qué bien el secreto guardas!

PEDRO:

                 (Tiene razón. El enano
                 es Sancha; desde que en casa
                 entró, me ha tenido en duda
                 y sospechoso su cara.
                 Bien dije yo que otra vez
                 la había visto.)

TABACO:

                 ¡Hay tal muchacha!

ALFONSO:

                 Pues ¿qué es aqueso, señor?

PEDRO:

                 Que ya ha parecido Sancha
                 por el modo más notable
                 que en este siglo oyó España.

ALFONSO:

                 ¿De qué modo?

PEDRO:

                 Está en palacio
                 y, con la mejor maraña
                 que vio el mundo, sirve al rey,
                 en enano disfrazada.

ALFONSO:

                 ¿Cómo es aquesto, Cabello?


Pág. 105 de 109
Averígüelo, Vargas Acto III Tirso de Molina


CABELLO:

                 (Agora colgarme manda.)
                 Lléveme el diablo, si tengo
                 más culpa yo que una albarda.
                 Murió un enano en Momblanco,
                 vistióme de aquesta traza,
                 y con las enanas ropas,
                 sin saber dó me llevaba,
                 me trujo aquí a Santarén.

ALFONSO:

                 Desde hoy se alegran mis canas.
                 ¡Extraordinario suceso!
                 Vayan a llamarla.

PEDRO:

                 Vayan.
 
Vanse CABELLO y TABACO.
Salen el REY y don DUARTE

REY:

                 ¿Qué alboroto es éste, infante?

PEDRO:

                 Si un rato, señor, aguardas,
                 verás de un agudo ingenio
                 marañas extraordinarias.
 
Vuelven CABELLO y TABACO
con SANCHA, de dama

SANCHA:

                 ¿El gran prïor ha venido?
                 ¡Señor mío!

REY:

                 ¡Vargas!

ALFONSO:

                 ¡Sancha!

REY:

                 ¿De mujer?

SANCHA:

                 Si mujer soy,
                 rey y señor, ¿qué te espantas?

ALFONSO:

                 ¿Qué atrevimiento ha sido éste?

SANCHA:

                 De amor, que como tiene alas,
                 las toma para emprender
                 los imposibles que alcanza.
                 Robóme el alma Ramiro
                 desde mi primera infancia,
                 vínose aquí, y yo tras él
                 vengo en busca de mi alma.
                 Con tu licencia, es mi esposo.


Pág. 106 de 109
Averígüelo, Vargas Acto III Tirso de Molina


ALFONSO:

                 ¿Qué dices?

SANCHA:

                 Agora acaba
                 de consumarse, señor,
                 matrimonio y esperanza.

ALFONSO:

                 ¿Qué dices, loca? ¿No ves
                 que eres de Ramiro hermana?

PEDRO:

                 ¡Jesús mil veces!

SANCHA:

                 ¡Ay cielos,
                 engañóme la ignorancia.
                 Mano me ha dado de esposo,
                 y poniendo su palabra
                 por obra, al fin me gozó.

TABACO:

                 Pues averígüelo Vargas.

PEDRO:

                 Llamad a Ramiro aquí.

SANCHA:

                 Encerrado está en la cuadra,
                 que ha sido de aqueste incesto
                 tercera muda.

DUARTE:

                 ¡Desgracia
                 notable!

SANCHA:

                 Aquéste es que sale.
 
Sale don DIONÍS

SANCHA:

                 ¡Don Dionís!

DIONÍS:

                 Infanta amada...

SANCHA:

                 Luego ¿no eres don Ramiro?

DIONÍS:

                 Luego ¿no eres tú la infanta
                 que, gozando por esposa,
                 aseguró mi esperanza?

PEDRO:

                 ¿Cómo es eso, don Dionís?

DIONÍS:

                 Pudiera ser, ya no es nada.

SANCHA:

                 Señor, lo que pasa es
                 que Ramiro sirve y ama
                 a la infanta, mi señora;
                 supe que habían dado traza
                 de desposarse esta noche,
                 y yo, que celosa estaba,
                 creyendo ser don Ramiro
                 don Dionís, dentro la cuadra
                 de la infanta, como esposo,
                 le di posesión del alma.


Pág. 107 de 109
Averígüelo, Vargas Acto III Tirso de Molina


PEDRO:

                 Del mal lo menos.

DIONÍS:

                 ¿Quién es
                 mujer que a todos engaña?

SANCHA:

                 Yo soy Sancha, una pastora.

DIONÍS:

                 ¡Ay cielos! ¿Mujer tan baja
                 ha de ser mi esposa?

PEDRO:

                 Paso,
                 don Dionís, que es doña Sancha,
                 hija del rey don Düarte,
                 y del rey Alfonso hermana.

DIONÍS:

                 ¡Válgame el cielo!

SANCHA:

                 ¿Qué dices?

PEDRO:

                 La verdad.

ALFONSO:

                 Y confirmada
                 por mí, señor, que a Ramiro
                 y a doña Sancha, la infanta,
                 he crïado en traje humilde,
                 por mandado del rey.

REY:

                 Basta.
                 Dadme, hermana, aquesos brazos.

CABELLO:

                 ¡Válgate el diablo por Vargas!

DIONÍS:

                 Perdonad, infanta hermosa.

SANCHA:

                 Ya doy por bien empleada
                 la burla que me hice a mí,
                 pues sois dueño de mi alma.
 
Sale RAMIRO

RAMIRO:

                 Vos seáis muy bien venido.

ALFONSO:

                 Don Ramiro...


Pág. 108 de 109
Averígüelo, Vargas Acto III Tirso de Molina


RAMIRO:

                 Doy mil gracias
                 al cielo, que ven mis ojos
                 mi contento en esas canas.--
   
[Al Rey]
                 Gran señor, si amor disculpa,
                 si me anima tu privanza
                 y si merece el amor
                 con que al cielo me levantas
                 perdón de un yerro amoroso,
                 sabrás que soy de la infanta
                 tu prima, del infante hija,
                 tu tío...

REY:

                 ¿Qué eres? Acaba.

RAMIRO:

                 Esposo. Dame la muerte.

REY:

                 Los brazos te doy. Levanta.

DIONÍS:

                 ¿Los brazos?

REY:

                 De hermano.

RAMIRO:

                 ¿Cómo?

PEDRO:

                 Y mi sobrino.

RAMIRO:

                 ¿Qué aguarda
                 mi dicha?

PEDRO:

                 Llamad aquí
                 a doña Felipa.


Pág. 109 de 109
Averígüelo, Vargas Acto III Tirso de Molina


Sale doña FELIPA
 
FELIPA:

                 Es tanta
                 mi vergüenza, gran señor...

PEDRO:

                 Ya vuestra vergüenza tarda.
                 Don Ramiro es vuestro esposo,
                 y don Dionís de la infanta
                 doña Sancha.

SANCHA:

                 Tus pies beso.

DUARTE:

                 Si hoy es día de hacer gracias,
                 a doña Inés te suplico
                 que me des.

FELIPA:

                 Inés, mi dama,
                 será, conde, vuestra esposa.

REY:

                 Y yo prometo dotalla.

DUARTE:

                 Vivas infinitos años.

TABACO:

                 Pues que nadie a mí me casa,
                 Cabello, casaos conmigo.

PEDRO:

                 No más enanos en casa.
                 Dad a Felipa, Ramiro,
                 la mano en prendas del alma.

RAMIRO:

                 Si al buen pagador, señor,
                 no le duelen prendas, bastan
                 aquestas para obligarme
                 a darlas con justa paga,
                 como en la parte segunda
                 prometo, si ésta os agrada.
 
FIN DE LA COMEDIA

Fin01.jpg