Averígüelo, Vargas: 104

Pág. 104 de 109
Averígüelo, Vargas Acto III Tirso de Molina
ALFONSO:

                 No sé, Tabaco; levanta.

TABACO:

                 Acá está también Cabello.
                 Llega.

CABELLO:

                 (¿Qué haces, diablo? Calla.)

ALFONSO:

                 Cabello, ¿qué haces tú aquí?

TABACO:

                 Pues ¿no sabes lo que pasa?
 
Hácele señas CABELLO de que calle.
                 (No lo diré, si esta vez,
                 a nadie.) Sabrás que Sancha,
                 la pastora de Momblanco,
                 que a todos nos enredaba,
                 y tú, señor, querías tanto,
                 ya no es Sancha, sino Vargas.}}

PEDRO:

                 ¿Qué dices?

TABACO:

                 Lo que éste dice.

CABELLO:

                 ¡Qué bien el secreto guardas!

PEDRO:

                 (Tiene razón. El enano
                 es Sancha; desde que en casa
                 entró, me ha tenido en duda
                 y sospechoso su cara.
                 Bien dije yo que otra vez
                 la había visto.)

TABACO:

                 ¡Hay tal muchacha!

ALFONSO:

                 Pues ¿qué es aqueso, señor?

PEDRO:

                 Que ya ha parecido Sancha
                 por el modo más notable
                 que en este siglo oyó España.

ALFONSO:

                 ¿De qué modo?

PEDRO:

                 Está en palacio
                 y, con la mejor maraña
                 que vio el mundo, sirve al rey,
                 en enano disfrazada.

ALFONSO:

                 ¿Cómo es aquesto, Cabello?