Averígüelo, Vargas: 103

Pág. 103 de 109
Averígüelo, Vargas Acto III Tirso de Molina
ALFONSO:

                 Ya lo sé;
                 mas doña Sancha, su hermana,
                 a quien yo dejé en la aldea,
                 no parece; que inhumana
                 nuestra fortuna, desea
                 hacer mi esperanza vana.
                 En Momblanco estuve ayer,
                 y no he tenido otro indicio
                 de cuantos pude tener,
                 sino decir que es oficio
                 la mudanza en la mujer.

PEDRO:

                 Ese justo sentimiento
                 no sabré decir, prïor,
                 con cuánto extremo le siento.

ALFONSO:

                 Y yo me espanto, señor,
                 que no me mate el tormento.

PEDRO:

                 De don Ramiro sabré
                 si tiene noticia alguna.

ALFONSO:

                 No se lo digáis...

PEDRO:

                 ¿Por qué?

ALFONSO:

                 ...hasta ver si mi fortuna
                 me ampara y me guarda fe.
 
Salen CABELLO y TABACO
[hablando aparte]

TABACO:

                 ¿Hablas de veras, Cabello?

CABELLO:

                 ¿No te lo dice su cara?

TABACO:

                 ¡Que Sancha es el enanillo!
                 ¡Válgate el diablo por Sancha!
                 Digo que es la piel del diablo.
                 ¿Mas que la corte enmaraña?

CABELLO:

                 No lo has de decir a nadie.

TABACO:

                 No hablaré más que una urraca.
                 Pero ¿el gran prïor no es éste?
                 ¡Oh señor de mis entrañas!
                 Vengas con los buenos años;
                 pon en mi boca esas patas.
                 Triste estás; ¿qué es lo que tienes?