Averígüelo, Vargas: 101

Pág. 101 de 109
Averígüelo, Vargas Acto III Tirso de Molina


ALFONSO:

                 Señor, déme vuestra alteza
                 sus manos.

PEDRO:

                 El rey nos mira.
                 Basta ya.

ALFONSO:

                 De su grandeza
                 la fama misma se admira
                 por su valor y nobleza.

REY:

                 ¿No se dice allá en Castilla
                 el gobierno y la prudencia
                 de mi tío?

ALFONSO:

                 Es maravilla
                 del mundo, que en su presencia
                 no se permite decilla.

PEDRO:

                 Hasta agora, gran señor,
                 no se ha podido mostrar
                 sino la paz y el favor;
                 agora comienza a usar
                 Vuestra Majestad valor;
                 que en la guerra que publica
                 contra el África, sospecho,
                 si envía a quien le suplica,
                 que ha de mostrarle mi pecho
                 una voluntad muy rica.

REY:

                 No quiero yo que vais vos,
                 señor infante, a la guerra,
                 no yendo juntos los dos.

PEDRO:

                 Si por ángel de la tierra
                 y del mar os puso Dios
                 (que el ángel que vio San Juan
                 en mar y tierra mostraba
                 que el buen rey y capitán
                 en tierra y en mar estaba
                 diestro, animoso y galán),
                 bien podéis cuando tengáis
                 edad, salir en persona;
                 pero agora no salgáis;
                 que vuestra edad os perdona
                 por el valor que mostráis.


Averígüelo, Vargas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III