Averígüelo, Vargas: 099

Pág. 099 de 109
Averígüelo, Vargas Acto III Tirso de Molina


Sale don DIONÍS
 
DIONÍS:

                 (La hora es ésta esperada
                 de un alma que aguarda en ella
                 gozar de su infanta bella
                 la posesión deseada.)

SANCHA:

                 (Él es; que no puede ser
                 haber entrado hasta aquí
                 otro galán.)

DIONÍS:

                 ¿Sois vos?

SANCHA:

                 Sí.
                 (¡Oh amor, grande es tu poder!)

DIONÍS:

                 ¿Cómo, mi bien, no venís?

SANCHA:

                 (¡Que mi gloria ha de ser tanta!
                 Pero llámale la infanta
                 por su gusto don Dionís,
                 y ansí le he de llamar yo
                 por gozalle con recato;
                 que es, siendo Ramiro, ingrato,
                 y siendo don Dionís, no.)
 
[Habla] bajo

DIONÍS:

                 Señora, esa dilación
                 me ofende; que descubierto
                 tras de la tormenta el puerto,
                 la gloria tras la pasión,
                 ya parece tiranía
                 dilatarme tanto el bien.

SANCHA:

                 Eso digo yo también.

DIONÍS:

                 Venid, pues, infanta mía;
                 que no soy dueño de mí
                 desde que el alma os miró.

SANCHA:

                 ¿No tenéis voluntad?