Averígüelo, Vargas: 098

Pág. 098 de 109
Averígüelo, Vargas Acto III Tirso de Molina


FELIPA:

                 Vuestra soy, y ansí no os puedo
                 alabar, porque es muy poca
                 la gloria en su misma boca.
                 Gente viene, y tengo miedo;
                 entrad, esposo y señor;
                 que con esa confïanza
                 hoy se muda la esperanza
                 en la posesión de amor.

RAMIRO:

                 Vamos, que vuestra hermosura
                 aumentará el ansia mía,
                 como el agua clara y fría,
                 que aumenta la calentura.
                 Y porque mi amor entiendas,
                 te doy la mano.

FELIPA:

                 Señor,
                 como eres buen pagador,
                 nunca te dolieron prendas.
 
Vanse.
Sale SANCHA, de mujer, en el parque

SANCHA:

                 Permitido es el engaño,
                 conforme a ley de derecho,
                 contra aquél que hubiere hecho
                 por otro engaño algún daño;
                 y si es sola la intención
                 ya dispuesta y prevenida,
                 por ley justa y permitida,
                 puedo robar al ladrón.
                 Don Ramiro ha de venir
                 por la infanta, a quien gozar
                 pretende; aquí me ha de hallar;
                 su dama me he de fingir.
                 Alma, a buen hora venís;
                 ya he entendido la cautela
                 con que su amor se desvela
                 con nombre de don Dionís.
                 Aunque finja aqueste nombre,
                 pues en sus engaños miro,
                 ya sé que con don Ramiro
                 viene encubierto el renombre.


Averígüelo, Vargas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III