Averígüelo, Vargas: 097

Pág. 097 de 109
Averígüelo, Vargas Acto III Tirso de Molina
RAMIRO:

                 Yo quiero el nombre por mío;
                 llamadme así, si conviene,
                 pues un mismo nombre tiene,
                 con ser diferente, el río.
                 ¿No es río, señora mía,
                 las aguas y la corriente
                 que lleva? ¿Y no es diferente
                 agua y río cada día?

FELIPA:

                 Claro es.

RAMIRO:

                 ¿No llega a tener
                 cada día nombre nuevo?
                 Pues ansí soy río que llevo
                 al mar de amar y querer
                 mi larga corriente y curso,
                 haciendo con su mudanza
                 más fértil a mi esperanza,
                 y más caudal mi discurso.
                 Nombre pudiera mudar
                 el río y yo cada día;
                 mas si vos, señora mía,
                 el mismo me queréis dar,
                 juzgaréis como prudente
                 que yo soy río, y no quiero
                 mudar el nombre primero,
                 aunque ya soy diferente.
                 Si de este nombre os servís,
                 y en él mis provechos miro,
                 góceos a vos don Ramiro,
                 y llamadme don Dionís.

FELIPA:

                 ¡Qué bien lo decís!

RAMIRO:

                 Señora,
                 perdonadme cuando sea
                 mi pensamiento de aldea;
                 que no la olvido hasta agora.
                 Y mal la pienso olvidar,
                 pues pienso, señora mía,
                 que allá fui un tronco que había
                 en el campo por labrar,
                 y a vos, divino escultor,
                 os parecí de provecho,
                 pues de un leño me habéis hecho
                 un ídolo del amor.