Averígüelo, Vargas: 095

Pág. 095 de 109
Averígüelo, Vargas Acto III Tirso de Molina


CABELLO:

                 Sin duda
                 que, como entró por la boca,
                 salió por la puerta sucia.

SANCHA:

                 ¡Ah villano! ya te entiendo;
                 ya sé que esta noche gustas,
                 llevándosele a la infanta,
                 hacer que sea esposa suya.
                 Concierto es de entre los dos;
                 ser su alcahuete procuras.

CABELLO:

                 ¿Quién vio ballena alcahueta
                 por más cuentos o aventuras
                 que haya visto en Amadís?

SANCHA:

                 Ballena infame, no huyas;
                 dámele, pues le tragaste,
                 que es carne, y no tienes bula.

CABELLO:

                 ¡Quedo, con todos los diablos!
                 Que eres de casta de bubas,
                 que me vas pelando todo.
                 Barrabás te aguarde.
 
Vase

SANCHA:

                 Escucha.
                 Mas huye, cruel Ramiro; que aunque huyas,
                 adonde sobra amor, vence la industria.
 
Vase.
Sale doña FELIPA

FELIPA:

                 El que te pintó con alas,
                 Amor, fue su pensamiento
                 decir que en atrevimiento
                 a cualquier monstruo te igualas.
                 Bien te puedes disponer
                 a darme en esto, ocasión,
                 tus alas; que el corazón
                 otras dos ha menester;
                 y con cuatro alas querría
                 ser efimerón de amor,
                 aunque es gusano, en rigor,
                 que nace y muere en un día.