Averígüelo, Vargas: 090

Pág. 090 de 109
Averígüelo, Vargas Acto III Tirso de Molina


SANCHA:

                Espera, enemiga mía,
                 sirena del mar, escucha,
                 pues de la grave tormenta
                 que yo lloro y siento, gustas.
                 ¿Que ya el concierto está hecho?
                 ¿Que ya me llevas y usurpas
                 en un día cuanto el alma
                 abrasada en tantos busca?
                 Suspiros y pensamientos
                 que ya se encuentran y juntan,
                 vientos han de ser que paren
                 en tempestades confusas.
                 Loca estoy; bien estoy loca,
                 que a quien faltó la ventura,
                 falta el jüicio, y no siente
                 el rigor de su fortuna.
                 Jüicios enamorados
                 con facilidad se turban;
                 que como es poca su luz,
                 quedan con un soplo a escuras.
                 ¡Ah de palacio! ¡Hola, gente,
                 guardaos! Que suelta su furia
                 la tormenta de mis celos
                 en el mar de mis injurias.
                 Ayuda, amor, que la tormenta es mucha,
                 mas ¿cómo puede dar un ciego ayuda?
 
Sale CABELLO

CABELLO:

                 ¿Quién da voces por aquí?
                 Vargas o Sancha, ¿qué angustias
                 te obligan a que alborotes
                 la gente que nos escucha?

SANCHA:

                 Tente, necio, no te anegues
                 en el mar donde fluctúan
                 las desdichas que me llevan
                 al puerto de mis locuras;
                 tente, que te mojas, tente.


Averígüelo, Vargas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III