Averígüelo, Vargas: 089

Pág. 089 de 109
Averígüelo, Vargas Acto III Tirso de Molina


FELIPA:

                 No sé cómo puede ser,
                 supuesto que vos no amáis
                 al galán por quien terciáis,
                 porque vos no sois mujer.

SANCHA:

                 Es verdad, muy bien decís;
                 pero importa diligencia,
                 como tienen competencia
                 don Ramiro y don Dionís;
                 pues cada cual forma queja
                 y se pretende ofender,
                 y otra fábula ha de ser
                 de la lechuza y corneja,
                 que una a otra se rompía
                 el nido y los huevos de él,
                 y de un rigor como aquél
                 ningún polluelo nacía.

FELIPA:

                 Pues yo, que consideré
                 que en ocasiones de amor
                 quien lo siente habla mejor,
                 por mí misma negocié.
                 Y al fin, pues he negociado
                 por mí misma, yo también
                 quiero conseguir el bien
                 que he por mí misma alcanzado.
                 Con nombre de don Dionís,
                 volvió Ramiro al terrero,
                 y aquesta noche le espero
                 por mi esposo.

SANCHA:

                 ¿Qué decís?

FELIPA:

                 Que queda ya concertado
                 el tiempo en que le he de ver,
                 sin tener que agradecer
                 a vuestro poco cuidado.
 
Vase