Averígüelo, Vargas: 088

Pág. 088 de 109
Averígüelo, Vargas Acto III Tirso de Molina


SANCHA:

                 Tomar es bellaquería,
                 porque alcahuete por toma
                 no se imagina bien de él,
                 y una mitra de papel
                 le dan sin bulas de Roma;
                 y alcahuete que lo usa
                 por su deleite no más,
                 o no le culpan jamás
                 o no falta quien le escusa.
                 Dadme vos una memoria,
                 porque, o no ha de ser quien es
                 Vargas, o con doña Inés
                 habéis de hacer pepitoria.

DUARTE:

                 Pues, adiós, tercero mío.
 
Vase

SANCHA:

                 La infanta viene; hoy sabré
                 en qué punto está la fe
                 que en don Ramiro confío.
 
Sale doña FELIPA

FELIPA:

                 Vargas, muy quejosa vengo
                 de vuestra prolija ausencia.

SANCHA:

                 Sabe Dios la diligencia
                 que yo en vuestras cosas tengo.

FELIPA:

                 No se me luce, en verdad.

SANCHA:

                 Bien parece, mi señora,
                 que no sabéis vos agora
                 mi cuidado y voluntad.

FELIPA:

                 ¿Es cuidado que os desvela?

SANCHA:

                 Esa palabra me agrada;
                 que viene bien comparada
                 mi diligencia a la vela,
                 pues yo me consumo y quemo
                 para alumbraros a vos;
                 que os sirvo, y bien sabe Dios
                 lo que lo siento y lo temo.