Averígüelo, Vargas: 086

Pág. 086 de 109
Averígüelo, Vargas Acto III Tirso de Molina


RAMIRO:

                 Lo que yo más deseaba
                 era esta nueva, dichosa
                 para quien de ella gozaba;
                 ya mi esperanza engañosa,
                 aleve infanta, se acaba.
                 Antípodas me parece
                 que somos Dionís y yo,
                 pues que, cuando en mí anochece
                 el sol de amor, le salió,
                 y en su ventura amanece.
                 Pero no puedo creer,
                 infanta, tan gran mudanza;
                 engaño debe de ser,
                 o lo será mi esperanza,
                 porque la tengo en mujer.
                 Aunque mi corta ventura
                 y tu nobleza me asombra;
                 pero no hay prenda segura;
                 que es la mujer y la sombra
                 de cualquier color oscura.
                 Mal dije; que mi señora
                 es leal; temor, mentís,
                 pues la memoria no ignora
                 que en nombre de don Dionís
                 os favoreció hasta agora;
                 y con el nombre sin duda
                 de este engañoso recelo
                 mi competidor se ayuda;
                 que es la infanta como el cielo
                 glorioso, que no se muda.
                 Y si es por mí su afición,
                 bien le puedo yo quitar
                 mi hacienda toda al ladrón.
                 La bendición le he de hurtar,
                 pues me llama la ocasión.
 
Vase.


Averígüelo, Vargas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III