Averígüelo, Vargas: 086

Pág. 086 de 109
Averígüelo, Vargas Acto III Tirso de Molina
RAMIRO:

                 Lo que yo más deseaba
                 era esta nueva, dichosa
                 para quien de ella gozaba;
                 ya mi esperanza engañosa,
                 aleve infanta, se acaba.
                 Antípodas me parece
                 que somos Dionís y yo,
                 pues que, cuando en mí anochece
                 el sol de amor, le salió,
                 y en su ventura amanece.
                 Pero no puedo creer,
                 infanta, tan gran mudanza;
                 engaño debe de ser,
                 o lo será mi esperanza,
                 porque la tengo en mujer.
                 Aunque mi corta ventura
                 y tu nobleza me asombra;
                 pero no hay prenda segura;
                 que es la mujer y la sombra
                 de cualquier color oscura.
                 Mal dije; que mi señora
                 es leal; temor, mentís,
                 pues la memoria no ignora
                 que en nombre de don Dionís
                 os favoreció hasta agora;
                 y con el nombre sin duda
                 de este engañoso recelo
                 mi competidor se ayuda;
                 que es la infanta como el cielo
                 glorioso, que no se muda.
                 Y si es por mí su afición,
                 bien le puedo yo quitar
                 mi hacienda toda al ladrón.
                 La bendición le he de hurtar,
                 pues me llama la ocasión.
 
Vase.