Averígüelo, Vargas: 085

Pág. 085 de 109
Averígüelo, Vargas Acto III Tirso de Molina
DIONÍS:

                 Mil veces seáis bien venido,
                 don Ramiro; que jamás
                 con más gusto he recebido
                 a amigo, ni los demás,
                 respeto de vos, lo han sido.
                 Considerad si en el mar
                 contra un vaso frágil roto,
                 sin prevenir ni pensar
                 tan gran tormenta el piloto,
                 se comienza a levantar,
                 ¡qué gran contento tuviera
                 si entonces saliera el sol,
                 y el norte reconociera,
                 porque del muerto farol
                 las muchas faltas supliera!
                 Yo, amigo, en el mar de amar
                 en vaso harto pequeño
                 comenzaba a navegar;
                 llegó la noche, entró el sueño,
                 turbóse confuso el mar.
                 Era el vaso el corazón,
                 la infanta el mar, la esperanza
                 el farol; y a una ocasión
                 faltaron luz y bonanza,
                 y creció mi confusión.
                 No sabía yo de mí
                 ni estaba cierto de vos;
                 de vuestra lealtad temí;
                 pero vino el sol que Dios
                 crïó y formó para mí;
                 halléme desengañado,
                 reconocí luego el puerto,
                 reparé el vaso quebrado;
                 ya estoy de mi dicha cierto,
                 y de vos muy confïado.
                 Conocí que no os amó
                 la infanta, y no pretendéis
                 su amor, ni ella me ofendió;
                 que esta noche me veréis
                 entrar en su cuarto yo.
                 Voyme; que estoy prevenido
                 para esta noche; que en ella,
                 don Ramiro, he merecido
                 gozar a mi infanta bella.
                 Adiós; el secreto os pido.
 
Vase