Averígüelo, Vargas: 083

Pág. 083 de 109
Averígüelo, Vargas Acto III Tirso de Molina
DIONÍS:

                 ¿Qué decís, señora?
                 ¿Por vos soy desconocido?
                 ¿No era don Dionís agora
                 por vuestro amor admitido?
                 Don Dionís soy; ¿este nombre
                 ignoráis y la ocasión
                 de hablar tan claro el que es hombre
                 por vuestro amor y afición
                 para que el amor se asombre?
                 ¿No me queréis don Dionís?
                 Llamadme, señora mía,
                 otro nombre, si os servís,
                 pues soy Dionís desde el día
                 que aqueste nombre admitís;
                 porque no era yo primero
                 que os quisiese, hermosa infanta,
                 don Dionís, ni caballero,
                 ni tuve el ser que levanta
                 el vuestro a quien tanto quiero.

FELIPA:

                 ¡Qué lisonjero venís!

DIONÍS:

                 "¡Qué verdadero!" diréis.

FELIPA:

                 Bien hacéis a don Dionís.

DIONÍS:

                 Vos, señora, le hacéis,
                 pues el alma le infundís
                 Estábame yo en la aldea
                 de vuestra ausencia (y no hay corte,
                 ausente vos, que lo sea)
                 acerté a ver ese norte,
                 que en dulce tálamo vea;
                 comencé en aquel instante
                 a levantarme del suelo
                 y a ser don Dionís amante,
                 como cuando el sol del cielo
                 levanta su flor gigante.
                 Y ansí, mirándoos a vos,
                 tengo de andar por extremos,
                 hasta que permita Dios
                 que mude el nombre y estemos,
                 flor y sol, juntos los dos.