Averígüelo, Vargas: 075

Pág. 075 de 109
Averígüelo, Vargas Acto II Tirso de Molina


DIONÍS:

                 (Alma dichosa, ¿qué oís?
                 La infanta está declarada
                 de mi parte y, engañada,
                 pensando que habla conmigo,
                 favorece a mi enemigo;
                 probad, venganza, su espada,
                 pues que su fe habéis probado.)

SANCHA:

                 (Ramiro se adelantó,
                 y habla a la infanta; cesó
                 mi paciencia, y ha llegado
                 mi receloso cuidado
                 a dar muerte a mi sosiego;
                 pero pues tan tarde llego,
                 y ellos se hablan tan despacio,
                 gritemos.) ¡Fuego en palacio!
                 ¡Agua traigan! ¡Fuego, fuego...!
                 (con que se abrasen los dos,
                 como mi pecho se abrasa.)

FELIPA:

                 ¡Ay cielos! ¿Fuego hay en casa?
                 Adiós.

RAMIRO:

                 Voyme.

FELIPA:

                 Adiós.

RAMIRO:

                 Adiós.
 
Quítase doña FELIPA del balcón,
y vase RAMIRO

SANCHA:

                 (El fuego, alma, os quema a vos.)

DIONÍS:

                 (Ya se apartaron. ¡Qué ciego
                 que estoy! Si el desasosiego
                 presente no lo estorbara,
                 Ramiro falso, hoy probara
                 quién sois.)

SANCHA:

                 ¡Agua! ¡Fuego, fuego!
 
FIN DEL ACTO SEGUNDO


Averígüelo, Vargas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III